Mú­si­ca so­cial

Jes­se Baez es un ti­po al­to y re­la­ja­do, no se preo­cu­pa por sus de­trac­to­res de la mú­si­ca ur­ba­na, él se va por es­truc­tu­ras sen­ci­llas y con co­ros que re­cuer­das por lo me­ló­di­cos que son y por­que no te di­cen que eres el me­jor, sino que pue­des ser la me­jor ver­si

Cambio - - MÚSICA - POR JA­VIER PÉ­REZ

Jes­se Baez se ha abier­to ca­mino en el gé­ne­ro ur­bano. Aun­que na­ció en Es­ta­dos Uni­dos, des­de los 6 años vi­vió en Gua­te­ma­la, don­de se for­ja­ron sus gus­tos e in­fluen­cias mu­si­ca­les y don­de em­pe­zó su ca­rre­ra an­tes de que en 2012 se vol­vie­ra vo­ca­lis­ta de la ban­da Easy Easy, quin­te­to que mez­cla­ba rap e in­die rock con R&B. En 2016 su ca­rre­ra so­lis­ta na­ció ofi­cial­men­te con B. A. E. Z., EP de sie­te te­mas en el que ho­me­na­jeó las in­fluen­cias de su in­fan­cia: de The Weeknd a The Tem­pta­tions, pa­san­do por Tory La­nez. Aho­ra pro­mue­ve Tur­bo, otro EP.

An­tes, tu­vo que en­con­trar un ca­mino en un país que, di­ce, ca­re­ce de in­dus­tria mu­si­cal. De he­cho, ape­nas en sep­tiem­bre pa­sa­do tu­vo lo que lla­ma pri­mer show co­mo so­lis­ta se­rio en Gua­te­ma­la. “Pe­ro me tu­ve que ir pa­ra que me pu­sie­ran aten­ción. Pen­sás en mú­si­ca en Gua­te­ma­la y to­do mun­do te di­ce Ar­jo­na, pe­ro él no tu­vo éxi­to has­ta que se vino pa­ra Mé­xi­co, ha­ce 20, 25 años, y las co­sas cam­bia­ron mu­chí­si­mo”.

Jes­se tam­bién via­jó a Mé­xi­co, lue­go se mo­vió a Los Ángeles, ciu­dad don­de ra­di­ca ac­tual­men­te. “En Gua­te­ma­la nos en­fo­ca­mos mu­cho en gus­tar­le a la gen­te de Gua­te­ma­la, pe­ro vos mis­mo te es­tás li­mi­tan­do a un pú­bli­co muy pe­que­ño. Siem­pre le di­go a to­do mun­do que hay que ha­cer mú­si­ca pa­ra el In­ter­net, que le pue­da gus­tar a to­dos”.

Aun­que le pa­re­ce cu­rio­so que los me­dios de su país pon­gan a prue­ba su per­te­nen­cia, con en­tre­vis­tas don­de le piden que dé el sig­ni­fi­ca­do de re­gio­na­lis­mos gua­te­mal­te­cos, él en­fa­ti­za que es de Gua­te­ma­la “pa­ra que la mis­ma gen­te del país se la crea un po­qui­to más. Yo lo veo así: yo sir­vo pa­ra que la gen­te vea que tam­bién pue­de. Tra­to de ser bien sin­ce­ro con to­do mun­do y me gus­ta mu­cho mo­ti­var a la gen­te por­que sien­to que to­dos tie­nen la ca­pa­ci­dad den­tro de ellos, y no só­lo gen­te que ha­ce mú­si­ca. Mis can­cio­nes no di­cen ‘eres el me­jor’, pe­ro tra­to de que cuan­do es­toy uno a uno con la gen­te se la crea y se­pa que pue­de ser la me­jor ver­sión de sí mis­ma”.

Jes­se, un ti­po al­to y re­la­ja­do, ase­gu­ra que no ha pa­de­ci­do tan­to a los de­trac­to­res de la lla­ma­da mú­si­ca ur­ba­na. “No ha­go reggaetón en es­pe­cí­fi­co, así que nun­ca me han ti­ra­do tan­to ha­te en ese sen­ti­do. No to­do es pa­ra to­dos, no to­do tie­ne que gus­tar, pe­ro lo que no me pa­re­ce son las ‘ra­zo­nes’ que da la gen­te: ‘es que di­cen co­sas muy feas’, di­cen, pe­ro to­da la mú­si­ca pue­de de­cir co­sas muy feas, pe­ro tal vez en unos gé­ne­ros es me­nos ob­vio que en otros, y en el rock hay gen­te que pue­de de­cir co­sas igual de fuer­tes pe­ro de for­ma más su­til”. En Gua­te­ma­la, ejem­pli­fi­ca, “yo iba a un co­le­gio fre­sa y lo que me da ri­sa es que to­dos lo es­cu­cha­ban: lo po­nían en la pe­da, pe­ro na­die acep­ta­ba que le gus­ta­ba. Has­ta de­cían ‘pon las mu­cas’, la mu­ca es lo na­co. Y de adul­to pa­só lo mis­mo”.

A Jes­se le pa­re­ce que la sen­ci­llez es la cla­ve del éxi­to mun­dial del gé­ne­ro. “Es muy pe­ga­jo­so, las es­truc­tu­ras son bien sen­ci­llas, los co­ros te los pue­des re­cor­dar por­que son muy me­ló­di­cos, y es mú­si­ca muy so­cial: la aso­cias a la pe­da, de cier­ta for­ma, o a es­tar con más per­so­nas. Es más fá­cil ex­pan­dir­la pues de un cuen­ta­zo mu­cha gen­te la es­cu­cha al mis­mo tiem­po, por ejem­plo, en un an­tro, la sha­za­mea y ya es­tá”. Sin em­bar­go, que una can­ción sea sim­ple no im­pli­ca que sea fá­cil de ha­cer. “A ve­ces, las es­truc­tu­ras sen­ci­llas las ha­cen pa­re­cer muy su­per­fi­cia­les, pe­ro no es así. Lo más sim­ple es a ve­ces lo que más cues­ta. Cuan­do es­cri­bo cui­do que no sue­ne cur­si, y que lo que di­ga ten­ga sen­ti­do en es­pa­ñol, que me re­fle­je”.

El can­tan­te, que aca­ba de co­la­bo­rar con el dj y pro­duc­tor es­ta­dou­ni­den­se Di­llon Francis en el sen­ci­llo “Quie­ro sa­ber”, con­si­de­ra que la mú­si­ca de­be acom­pa­ñar­se de un as­pec­to vi­sual atra­yen­te y cui­da­do. “Te da otra di­men­sión y ha­ce que la gen­te te per­ci­ba de otra for­ma cuan­do ven que tus can­cio­nes es­tán acom­pa­ña­das de co­sas con un po­co más de in­ten­ción. Y la mú­si­ca que ha­go no es tan ex­plo­ra­da, al me­nos en La­ti­noa­mé­ri­ca, al me­nos en es­ta ge­ne­ra­ción, y eso ha­ce que la gen­te se sien­ta iden­ti­fi­ca­da: no tie­ne es­truc­tu­ra de pos­rock, no son can­cio­nes de sie­te mi­nu­tos, no hay so­los, van al grano. Por eso le pon­go mu­cho en­fo­que a los co­ros y las me­lo­días, por­que es lo que más me re­cuer­do de una can­ción siem­pre”.

Jes­se es­tá con­ven­ci­do de que la for­ma de crear mú­si­ca no ha cam­bia­do tan­to co­mo la de dis­tri­buir­la. “Co­mo es mu­cho más ca­len­da­ri­za­do to­do, hay que to­mar cier­tos pa­sos pa­ra que la mú­si­ca pue­da sa­lir. Pe­ro el pro­ce­so crea­ti­vo es el mis­mo: hay días que nos sa­len can­cio­nes, hay días que apun­ta­mos ideas y hay días que asa­mos car­ne. El producto siem­pre va a ser co­mo un re­fle­jo sin­ce­ro de lo que a mí me gus­ta”.

A pe­sar de que ya es co­no­ci­do, Jes­se to­da­vía no cree es­tar don­de qui­sie­ra en cues­tión de ex­po­si­ción. Pa­ra él, en una épo­ca don­de se pon­de­ra lo efí­me­ro, no tie­ne ca­so gra­bar ele­pés. “Sol­tar de un so­lo cuen­ta­zo quin­ce can­cio­nes no be­ne­fi­cia al ar­tis­ta por­que no to­da la gen­te se to­ma el tiem­po de es­cu­char to­do, só­lo tus fans de ver­dad, y si sa­cas quin­ce can­cio­nes así, en dos me­ses ya fue. Y tal vez fue un año de tra­ba­jo. En­ton­ces sien­to que po­der­lo ir dis­tri­bu­yen­do por epés ha­ce más sen­ti­do, al me­nos pa­ra mí aho­ri­ta, por­que ayu­da a que la gen­te pue­da ir di­gi­rien­do el con­te­ni­do de una for­ma más do­si­fi­ca­da”.

Pa­ra él es muy ló­gi­co que ar­tis­tas de otros gé­ne­ros, prin­ci­pal­men­te del pop, aho­ra com­pon­gan can­cio­nes del gé­ne­ro ur­bano. “To­do ha cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos cin­co años. Sin em­bar­go, hay gen­te que lo ha­ce de una for­ma sin­ce­ra y sen­sa­ta, y bus­can­do apren­der có­mo fun­cio­na la pro­duc­ción y cuá­les son las co­sas que ha­cen que eso sea exi­to­so, y hay per­so­nas que se no­ta que lo ha­cen por­que les to­có. Creo que hay que ser sen­sa­to cuan­do uno es­té in­ves­ti­gan­do eso, que real­men­te seas co­mo un es­tu­dian­te y no só­lo lo uses pa­ra el be­ne­fi­cio per­so­nal”.

En Tur­bo, Jes­se ya no bus­ca en­fa­ti­zar sus in­fluen­cias, quie­re “ex­pan­dir el ran­go que pue­do te­ner y no ale­jar­me, pe­ro tal vez no en­ca­si­llar­me en al­go es­pe­cí­fi­co. Se tra­ta de ha­cer las co­sas co­mo las he es­ta­do ha­cien­do, pe­ro me­ter­le más ga­lle­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.