El mal que­rer

Con tan só­lo 25 años, Ro­sa­lía se me­tió en to­das las con­ver­sa­cio­nes de so­bre­me­sa, y es que es­ta jo­ven es­pa­ño­la se atre­vió a crear un dis­co con ba­se en el fla­men­co, aun­que tam­bién pi­sa la ca­lle de los rit­mos ur­ba­nos

Cambio - - MÚSICA - Por Ju­lián Ve­rón

¿Por qué nos in­tere­sa real­men­te sa­ber to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do de al­gún dis­co o una obra? Es co­mo si tu­vié­se­mos una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de es­tar en lo co­rrec­to, to­mar al ar­tis­ta por el cue­llo, ama­rrar­lo y gri­tar­le a la ca­ra que sa­be­mos lo que quie­re ha­cer con no­so­tros y que no so­mos nin­gu­nos pen­de­jos, que te­ne­mos los ojos bien abier­tos y no nos va a en­ga­ñar.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con El mal que­rer de Ro­sa­lía. Ca­si to­das las per­so­na que lo han es­cu­cha­do han da­do su ver­sión del mis­mo, y eso real­men­te es­tá bien; no hay pro­ble­ma. El arte de­ja de ser del ar­tis­ta en el mo­men­to en el que sa­le de sus ma­nos; im­pli­ca ce­rrar un ci­clo. El ar­tis­ta crea la obra, y el re­cep­tor le da un úl­ti­mo sig­ni­fi­ca­do cuan­do lo es­cu­cha, lo ve o lo que sea.

Ro­sa­lía es si­nó­ni­mo de am­bi­ción, lle­va más de 13 años es­tu­dian­do de pies a ca­be­za lo que sig­ni­fi­ca el fla­men­co. La cri­ti­can por “apro­pia­ción cul­tu­ral”, aun­que es al­go bas­tan­te es­tú­pi­do. El fla­men­co es un gé­ne­ro muy ce­rra­do, lo sa­be­mos des­de la épo­ca de Camarón. El pro­ble­ma con Ro­sa­lía es que se atre­vió a crear un dis­co con ba­se en el fla­men­co, pe­ro ter­mi­na más bien pi­san­do la ca­lle de los rit­mos ur­ba­nos. Y cla­ro que es un dis­co con­cep­tual, ca­da can­ción es­tá hi­la­da y se sien­te que es par­te de al­go ma­yor; es un men­sa­je que es­tá pen­sa­do pa­ra dar­se a co­no­cer por ca­pí­tu­los: to­do es­to ba­sa­do en una no­ve­la del si­glo XIII, El ro­man­ce de la fla­men­ca (por eso ca­da can­ción tie­ne el nom­bre de un ca­pí­tu­lo).

Ro­sa­lía no es ni se­rá la úl­ti­ma per­so­na en el pla­ne­ta en crear un dis­co de es­te es­ti­lo. Vi­vi­mos en la épo­ca de los sen­ci­llos, en la que ca­si no te­ne­mos tiem­po pa­ra es­cu­char un dis­co, y mu­chí­si­mo me­nos si se tra­ta de uno con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Afor­tu­na­da­men­te, el mun­do aún tie­ne tiem­po pa­ra obras que ne­ce­si­tan ser oí­das y, ade­más, tu­vo unos sen­ci­llos muy fuer­tes (“Ma­la­men­te”, “Pien­so en tu mi­rá”) que lo­gra­ron crear una ex­pec­ta­ti­va gi­gan­te. El ve­re­dic­to del or­be en­te­ro fue ca­si uná­ni­me: El mal que­rer era pro­ba­ble­men­te el dis­co del año, y Ro­sa­lía aca­ba de vol­tear la mú­si­ca po­pu­lar es­pa­ño­la de una for­ma que no veía­mos, qui­zás, des­de el pri­mer Ale­jan­dro Sanz.

Ha­ce días tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar­la. Mi pri­me­ra im­pre­sión es la de una ar­tis­ta que gra­bó un dis­co, y no sa­bía que iba a lo­grar co­nec­tar con tan­tí­si­ma gen­te; y ojo, no me ma­lin­ter­pre­ten acá: siem­pre quie­res que el men­sa­je lle­gue a la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas po­si­ble, pe­ro pen­sar es­te éxi­to tan rá­pi­do y gi­gan­te ni ella mis­ma lo te­nía en la ca­be­za.

El mal que­rer rue­da de co­mien­zo a fin co­mo si fue­se una pe­lí­cu­la. Es una de­fi­ni­ción bá­si­ca y qui­zás ton­ta, pe­ro ¿por qué bus­car otro sig­ni­fi­ca­do si tie­ne ese cro­nó­me­tro que ha­ce sen­tir que to­do es­tá or­de­na­di­to, jus­to don­de tie­ne que es­tar? Tie­ne tres pun­tos cla­ves: “Ma­la­men­te” (que la po­ne más cer­ca de Rihan­na que de Ale­jan­dro Sanz), “Bag­dad”, can­ción que pa­ra mí es la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.