RODANDO HA­CIA TI

Un guion que a pri­me­ra vis­ta pa­re­cie­ra irre­ve­ren­te e irres­pe­tuo­so, no es sino un in­te­li­gen­te vehícu­lo pa­ra re­ve­lar­nos la vi­da de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y ge­ne­rar em­pa­tía con ellos, y no pre­ci­sa­men­te por la vía de la con­des­cen­den­cia ni de la lás­ti­ma

Cambio - - CINE & SERIES - POR ALE­JAN­DRO ALE­MÁN

En Tout le mon­de de­bout (To­dos de pie, se­gún su tra­duc­ción li­te­ral del fran­cés; Rodando ha­cia ti, de acuer­do con el tí­tu­lo asig­na­do en es­pa­ñol), Jo­celyn (Franck Du­bosc) es el tí­pi­co mu­je­rie­go fran­cés: un hom­bre ma­du­ro, mi­llo­na­rio y due­ño de su pro­pia em­pre­sa de za­pa­tos de­por­ti­vos. Jo­celyn no de­ja tí­te­re con ca­be­za y con­quis­ta a to­da chi­ca que le gus­ta, aun­que pa­ra ello ten­ga que men­tir de las ma­ne­ras más asom­bro­sas.

Es jus­to lo que su­ce­de con Ma­rie (El­sa Zyl­bers­tein), la muy atrac­ti­va y re­cién lle­ga­da ve­ci­na quien por una con­fu­sión cree que Jo­celyn es pa­ra­plé­ji­co y, co­mo tal, es­tá con­de­na­do a vi­vir en una si­lla de rue­das. El mi­tó­mano de ma­rras, cons­cien­te de la lás­ti­ma que pro­du­ce en la chi­ca y del re­to que la si­tua­ción re­pre­sen­ta en su cu­rrí­cu­lum de li­gues mi­tó­ma­nos, de­ja co­rrer la men­ti­ra con tal de sa­lir con la chi­ca. El tru­co fun­cio­na, has­ta que a Ma­rie se le ocu­rre pre­sen­tar a Jo­celyn con su familia; es ahí don­de co­no­ce a Flo­ren­ce (Ale­xan­so­bre dra Lamy), la gua­pí­si­ma her­ma­na de Ma­rie quien, efec­ti­va­men­te, tie­ne que usar una si­lla de rue­das lue­go de que en un ac­ci­den­te de au­to per­die­ra la mo­vi­li­dad de las pier­nas.

Jo­celyn que­da to­tal­men­te pren­da­do de la jo­ven, por lo que es­tá dis­pues­to a se­guir con la far­sa con tal de con­quis­tar a Flo­ren­ce, con to­do y el di­le­ma mo­ral de fin­gir que es mi­nus­vá­li­do con al­guien que efec­ti­va­men­te de­pen­de de una si­lla de rue­das pa­ra so­bre­vi­vir.

Es­cri­ta, di­ri­gi­da y pro­ta­go­ni­za­da por el pro­pio Du­bosc, la ópe­ra pri­ma de es­te ac­tor y co­me­dian­te sue­na, en pa­pel, a una te­rri­ble idea que in­clu­so po­dría ra­yar en un hu­mor po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, aun­que el ca­ris­ma del pro­pio Du­bosc y la au­tén­ti­ca química en pan­ta­lla con la muy atrac­ti­va y ele­gan­te Ale­xan­dra Lamy pro­vo­can que es­ta pe­lí­cu­la fun­cio­ne de ma­ra­vi­lla.

El guion de Du­bosc, que a pri­me­ra vis­ta pa­re­cie­ra irre­ve­ren­te e irres­pe­tuo­so, no es sino un in­te­li­gen­te vehícu­lo pa­ra dar luz la vi­da de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y ge­ne­rar em­pa­tía con ellos, no por la vía de la con­des­cen­den­cia ni de la lás­ti­ma, sino mos­tran­do que son per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes que lle­van una vi­da nor­mal. Jo­celyn li­te­ral­men­te se po­ne en los za­pa­tos de las per­so­nas en es­ta con­di­ción y vi­ve la com­ple­ji­dad que re­quie­re tras­la­dar­se con una si­lla de rue­das.

Por su par­te, Flo­ren­ce es pre­sen­ta­da co­mo una mujer que no se de­jó ven­cer por la tra­ge­dia que re­pre­sen­tó su ac­ci­den­te y que si­guió adelante por y a pe­sar de to­do: es una pro­fe­sio­nis­ta exi­to­sa, to­ca el vio­lín en una or­ques­ta, es una te­nis­ta pro­fe­sio­nal y una mujer que se per­mi­te con­quis­tar por los hom­bres, por lo que su se­xua­li­dad tam­po­co es­tá can­ce­la­da por el he­cho de mo­ver­se en una si­lla de rue­das.

“Ella pien­sa más rá­pi­do, va más rá­pi­do, vi­ve más que no­so­tros”, di­ce un enamo­ra­do Jo­celyn a su me­jor ami­go y con­fi­den­te, Max (Gé­rard Dar­mon), quien lo ur­ge a ter­mi­nar con la far­sa an­tes de que la men­ti­ra si­ga cre­cien­do cual bo­la de nie­ve y que al fi­nal las­ti­me a to­do el mun­do.

Po­co a po­co, el guion en­can­ta a un pú­bli­co que al prin­ci­pio pue­de mos­trar­se es­cép­ti­co por lo dis­pa­ra­ta­do –e in­clu­so cur­si– de la tra­ma, pe­ro la cin­ta inevi­ta­ble­men­te pro­vo­ca al me­nos una fran­ca son­ri­sa cuan­do, ya rum­bo al fi­nal, uno se enamo­ra de es­ta pa­re­ja y es­pe­ra que, a pe­sar de la men­ti­ra, ter­mi­nen jun­tos y to­do sal­ga bien.

To­da una sor­pre­sa en una co­me­dia ro­mán­ti­ca sui gé­ne­ris, que si bien no pier­de la opor­tu­ni­dad de mos­trar la vi­da de las per­so­nas que de­pen­den de una si­lla de rue­das, no lo ha­ce des­de la lás­ti­ma o la con­des­cen­den­cia, sino des­de la in­te­li­gen­cia y, ¿por qué no?, des­de el amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.