¿Y los de­re­chos hu­ma­nos, se­ñor pre­si­den­te?

No ca­be du­da de que el nue­vo go­bierno re­ci­bió un país en nú­me­ros ro­jos en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos. La lis­ta de pro­ble­mas por re­sol­ver es lar­ga, y sí, to­dos son igual de prio­ri­ta­rios

Cambio - - TENDENCIAS - POR RO­GER VE­LA

El pa­sa­do 1 de di­ciem­bre, el Zó­ca­lo de la Ciu­dad de México lu­ció aba­rro­ta­do por mi­les de per­so­nas que acu­die­ron a es­cu­char el pri­mer dis­cur­so de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo pre­si­den­te de la na­ción. Ros­tros ale­gres, mi­ra­das es­pe­ran­za­do­ras, men­sa­jes de alien­to, car­te­les don­de ex­pre­sa­ban su con­fian­za. Fue una ci­ta his­tó­ri­ca: no hay un re­cuer­do en años re­cien­tes de un man­da­ta­rio me­xi­cano arro­pa­do de esa ma­ne­ra por las ma­sas. Ha­bía mú­si­ca, com­par­sas, fol­klo­re y bai­le; to­do era una ce­le­bra­ción. Era ape­nas su pri­mer día de tra­ba­jo, pe­ro ¿qué pa­sa­rá du­ran­te su se­xe­nio? Na­die lo sa­be. Lo que sí po­de­mos ade­lan­tar son los te­mas pen­dien­tes en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos que de­be­rá aten­der el nue­vo go­bierno en un país la­ce­ra­do por la vio­len­cia.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que en los úl­ti­mos dos se­xe­nios la vio­len­cia en México al­can­zó ni­ve­les preo­cu­pan­tes pa­ra la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, y, so­bre to­do, pa­ra las y los me­xi­ca­nos. Aun­que no es el úni­co pro­ble­ma por re­sol­ver, pues a es­te se su­man los mi­les de des­pla­za­dos por el cri­men or­ga­ni­za­do, los fe­mi­ni­ci­dios, las des­apa­ri­cio­nes, las agre­sio­nes con­tra pe­rio­dis­tas, el po­co ac­ce­so a la jus­ti­cia, la im­pu­ni­dad y una lar­ga lis­ta de asun­tos prio­ri­ta­rios en los que tam­bién fi­gu­ra la cri­sis mi­gran­te.

Es de­cir, te­mas qué aten­der so­bran, no obs­tan­te, días des­pués de que ga­nó la elec­ción, la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH) pu­so al­gu­nos en or­den; le en­tre­gó a Ló­pez Obra­dor una Agen­da Bá­si­ca de De­re­chos Hu­ma­nos pa­ra guiar su ad­mi­nis­tra­ción en esa ma­te­ria. El do­cu­men­to cons­ta de 10 pun­tos y to­ca asun­tos bas­tan­tes po­lé­mi­cos.

¿Qué di­ce la cndh?

La CNDH so­li­ci­ta al nue­vo go­bierno la con­clu­sión de asun­tos que han mar­ca­do el de­ba­te pú­bli­co, co­mo los ca­sos de Ayot­zi­na­pa, Tlatla­ya, Apat­zin­gán, San Fer­nan­do y No­chixtlán, en­tre otros. Tam­bién exi­ge la re­de­fi­ni­ción de las es­tra­te­gias de se­gu­ri­dad pú­bli­ca con el pro­pó­si­to de que las fuer­zas ar­ma­das re­gre­sen a sus cuar­te­les, e im­ple­men­tar un Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción y de fis­ca­lías au­tó­no­mas de ma­ne­ra trans­pa­ren­te.

Ade­más, la ins­ti­tu­ción au­tó­no­ma pro­po­ne es­cla­re­cer ca­sos de eje­cu­ción ar­bi­tra­ria, des­apa­ri­ción for­za­da y tor­tu­ra, y des­ti­nar re­cur­sos pre­su­pues­ta­les pa­ra ope­rar me­ca­nis­mos que ayu­den a re­sol­ver­los. Asi­mis­mo so­li­ci­ta es­cla­re­cer los ho­mi­ci­dios y agre­sio­nes su­fri­das por pe­rio­dis­tas, co­mu­ni­ca­do­res y de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, y re­vi­sar o re­plan­tear los me­ca­nis­mos con el fin de pro­te­ger­los.

En cues­tio­nes de gé­ne­ro, la CNDH exi­ge el es­cla­re­ci­mien­to de los ca­sos de ho­mi­ci­dio do­lo­so en con­tra de mu­je­res o de fe­mi­ni­ci­dios, y re­vi­sar el Me­ca­nis­mo de Aler­ta de Gé­ne­ro por Vio­len­cia en con­tra de la Mu­jer pa­ra for­ta­le­cer­lo y op­ti­mi­zar­lo. Fi­nal­men­te, la Co­mi­sión pro­po­ne ga­ran­ti­zar la au­to­no­mía de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos de pro­tec­ción y de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

¿Qué di­cen los de­fen­so­res?

Esos son los te­mas prio­ri­ta­rios a re­sol­ver pa­ra la prin­ci­pal ins­ti­tu­ción de de­re­chos hu­ma­nos en el país, pe­ro no son to­dos. De­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos su­man otros a la lis­ta. Adrián Ramírez, pre­si­den­te de la Li­ga Me­xi­ca­na en De­fen­sa de los De­re­chos Hu­ma­nos (Li­meddh), se­ña­la que uno de los pri­me­ros asun­tos por re­sol­ver es me­jo­rar las con­di­cio­nes sa­la­ria­les y pres­ta­cio­nes de to­dos los tra­ba­ja­do­res del país, con el ob­je­ti­vo de que a par­tir de ahí los de­re­chos de los ciu­da­da­nos co­mien­cen a ser res­pe­ta­dos de ma­ne­ra in­te­gral y ha­ya ac­ce­so a la jus­ti­cia.

“Tam­bién es im­por­tan­te el te­ma del res­pe­to de los usos y cos­tum­bres de los

pue­blos ori­gi­na­rios, y la par­ti­ci­pa­ción de es­tos en el desa­rro­llo y en la apli­ca­ción de los pro­gra­mas de go­bierno en sus co­mu­ni­da­des. No se pue­de man­te­ner un mo­de­lo en el que las em­pre­sas se be­ne­fi­cien de los re­cur­sos na­tu­ra­les de los pue­blos in­dí­ge­nas”, ex­pli­ca el de­fen­sor.

Asi­mis­mo, men­cio­na que es im­por­tan­te aten­der el pro­ble­ma de los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos; es to­do un re­to que te­ne­mos en México. Pe­ro no só­lo aquí hay una cri­sis, pues de­be­mos ve­lar por los de­re­chos de los me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos, por eso te­ne­mos que ata­car el pro­ble­ma de raíz, apo“so­la­men­te yar al cam­po y a los pe­que­ños pro­duc­to­res pa­ra ir sol­ven­ta­do la cri­sis mi­gra­to­ria.

En ese sen­ti­do, de acuer­do con Iván Báez, tam­bién de­fen­sor de de­re­chos hu­ma­nos, el te­ma prio­ri­ta­rio de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos es la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. Pa­ra él, se de­ben es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos reales por los cua­les se pue­da in­ves­ti­gar y es­cla­re­cer lo que ha ocu­rri­do en los ca­sos de vio­la­cio­nes gra­ves a esos de­re­chos, así co­mo de­ter­mi­nar las res­pon­sa­bi­li­da­des, las san­cio­nes y la re­pa­ra­ción in­te­gral de los da­ños.

a tra­vés de la lu­cha ca­bal con­tra la im­pu­ni­dad y la co­rrup­ción po­de­mos re­ver­tir ca­sos co­mo Ayot­zi­na­pa, así co­mo el in­cre­men­to de fe­mi­ni­ci­dios y las vio­la­cio­nes a sec­to­res de la po­bla­ción, co­mo pe­rio­dis­tas y de­fen­so­res. Es­te ti­po de asun­tos son una mues­tra cla­ra de la gran de­fi­cien­cia que hay en México; mar­can una agen­da pri­mor­dial al nue­vo go­bierno pa­ra com­ba­tir es­tos fla­ge­los y brin­dar a la so­cie­dad en su con­jun­to un pleno es­ta­do de de­re­cho”, ase­gu­ra Báez.

— ¿Qué otros te­mas se de­ben to­mar en cuen­ta?

— En México de­ben for­ta­le­cer­se los me­ca­nis­mos de trans­pa­ren­cia y ac­ce­so a la in­for­ma­ción; es de­cir, se de­be do­tar a la so­cie­dad de in­for­ma­ción re­le­van­te so­bre el de­re­cho a la ver­dad, y dar a co­no­cer la si­tua­ción que se tie­ne en el go­bierno res­pec­to a la in­ves­ti­ga­ción de ca­sos que afec­tan a la ciu­da­da­nía, así co­mo otor­gar he­rra­mien­tas pa­ra la fis­ca­li­za­ción efec­ti­va de con­tra­ta­cio­nes o ejer­ci­cios pú­bli­cos.

Nú­me­ros fríos

Las ci­fras siem­pre han si­do el re­fle­jo de una reali­dad que ex­po­ne un pro­ble­ma; en es­te país son va­rios. Por ejem­plo, la or­ga­ni­za­ción México Eva­lúa ase­gu­ra que en el se­xe­nio de En­ri­que Pe­ña Nie­to se re­gis­tra­ron 90 ase­si­na­tos al día, más de 100 000 en to­do su man­da­to.

Ade­más, se­gún da­tos de la Fis­ca­lía Es­pe­cial en In­ves­ti­ga­ción del De­li­to de Tor­tu­ra, hay 4 201 ex­pe­dien­tes in­ves­ti­ga­dos por ese de­li­to; mien­tras que la CNDH ase­gu­ra que des­de 2007 se han lo­ca­li­za­do 1 307 ce­men­te­rios clan­des­ti­nos con al me­nos 3 906 cuer­pos.

En ma­te­ria de des­apa­ri­cio­nes, el Re­gis­tro Na­cio­nal de Da­tos de Per­so­nas Ex­tra­via­das o Des­apa­re­ci­das ha con­ta­bi­li­za­do un apro­xi­ma­do de 34 000 ca­sos de per­so­nas ex­tra­via­das en el país.

La Co­mi­sión Eje­cu­ti­va de Aten­ción a Víc­ti­mas se­ña­lan que 1 394 per­so­nas han su­fri­do des­apa­ri­ción for­za­da –des­apa­ri­cio­nes que son co­me­ti­das por mi­li­ta­res, ma­ri­nos, po­li­cías o fun­cio­na­rios pú­bli­cos–, y tres cuar­tas par­tes de los ca­sos han ocu­rri­do en cin­co es­ta­dos: Gue­rre­ro, Ve­ra­cruz, Si­na­loa, Ta­mau­li­pas y Za­ca­te­cas.

en cues­tio­nes de gé­ne­ro, la CNDH exi­ge el es­cla­re­ci­mien­to de los ca­sos de ho­mi­ci­dio do­lo­so en con­tra de mu­je­res o de fe­mi­ni­ci­dios, y re­vi­sar el Me­ca­nis­mo de Aler­ta de Gé­ne­ro por Vio­len­cia en con­tra de la Mu­jer pa­ra for­ta­le­cer­lo y op­ti­mi­zar­lo.

No só­lo eso, la Red Na­cio­nal de Or­ga­nis­mos Ci­vi­les por los De­re­chos pa­ra To­dos y To­das (Red TDT) in­di­có que al me­nos 161 de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos y 40 pe­rio­dis­tas fue­ron ase­si­na­dos en ac­tos de re­pre­sa­lia por su tra­ba­jo y la­bor du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­ña Nie­to.

Fi­nal­men­te, el Ob­ser­va­to­rio Ciu­da­dano Na­cio­nal del Fe­mi­ni­ci­dio ase­gu­ra que en­tre 2014 y 2017 fue­ron ase­si­na­das 8 904 mu­je­res, aun­que só­lo una cuar­ta par­te de es­tos ca­sos fue­ron in­ves­ti­ga­dos co­mo fe­mi­ni­ci­dios.

Pro­pues­tas de amlo

No ca­be du­da: el nue­vo go­bierno re­ci­bió un país en nú­me­ros ro­jos en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro ¿có­mo pien­sa en­fren­tar es­ta cri­sis? En su pri­mer in­for­me co­mo pre­si­den­te, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor anun­ció su pro­gra­ma de go­bierno, una lis­ta de 100 pun­tos, con el pro­pó­si­to de me­jo­rar el país.

El pun­to 90 se­ña­la que se res­pe­ta­rá la li­ber­tad de ex­pre­sión y que nun­ca el go­bierno apli­ca­rá cen­su­ra a pe­rio­dis­tas o me­dios. Ho­ras an­tes, en su to­ma de pro­tes­ta en el Con­gre­so, ase­gu­ró que an­te el pro­ble­ma de la in­se­gu­ri­dad lo per­ti­nen­te es aten­der las cau­sas que ori­gi­nan la vio­len­cia.

“An­te la in­efi­cien­cia de las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­les y el gra­ve au­men­to de ho­mi­ci­dios, ro­bos, se­cues­tros, fe­mi­ni­ci­dios y otros crí­me­nes, es­toy so­li­ci­tan­do al Con­gre­so, con ca­rác­ter ur­gen­te, la apro­ba­ción de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que nos per­mi­ta crear –con la in­te­gra­ción de la Po­li­cía Mi­li­tar, la Po­li­cía Na­val y la Po­li­cía Fe­de­ral– una Guar­dia Na­cio­nal pa­ra rea­li­zar fun­cio­nes de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, con pleno res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos”, ex­pre­só an­te los le­gis­la­do­res.

No fue la pri­me­ra vez que ha­bló de la po­lé­mi­ca Guar­dia Na­cio­nal, una pro­pues­ta que no es vis­ta con bue­nos ojos por or­ga­ni­za­cio­nes y de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, pues ase­gu­ran que su im­ple­men­ta­ción vio­la­rá los de­re­chos de los ciu­da­da­nos al man­te­ner al Ejér­ci­to en las ca­lles.

Por ello, a fi­na­les de no­viem­bre, más de 500 or­ga­ni­za­cio­nes re­cha­za­ron en una car­ta la pro­pues­ta del aho­ra pre­si­den­te.

“Re­cha­za­mos la pro­pues­ta de crear una Guar­dia Na­cio­nal mi­li­ta­ri­za­da con ran­go cons­ti­tu­cio­nal por­que sig­ni­fi­ca una fal­sa sa­li­da a la cri­sis de in­se­gu­ri­dad por la que atra­vie­sa el país […] Es­ta­mos cons­cien­tes de la gra­ve cri­sis de se­gu­ri­dad en la que nos en­con­tra­mos, y va­lo­ra­mos la la­bor de las Fuer­zas Ar­ma­das, pe­ro arrai­gar es­ta fun­ción, que de­be ser tem­po­ral y ex­tra­or­di­na­ria, en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal, re­pre­sen­ta una afren­ta a un ré­gi­men re­pu­bli­cano y de­mo­crá­ti­co que as­pi­ra a con­so­li­dar sus ins­ti­tu­cio­nes ci­vi­les, y los de­re­chos y gara­ntías in­di­vi­dua­les de to­dos los me­xi­ca­nos”, se­ña­la el do­cu­men­to.

Si bien se vi­ve un mo­men­to his­tó­ri­co en el país con la lle­ga­da del nue­vo go­bierno, y la gran es­pe­ran­za ciu­da­da­na des­bor­da­da ha­cia el pre­si­den­te, que no se ha­bía vi­vi­do ha­ce dé­ca­das, en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos hay bas­tan­te des­con­fian­za so­bre el fu­tu­ro.

Ha­brá que es­pe­rar si el nue­vo go­bierno to­ma en cuen­ta la opi­nión de de­fen­so­res, or­ga­ni­za­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes o con­ti­núa con un mo­de­lo que ha de­ja­do a es­te país cu­bier­to de san­gre.

La po­lé­mi­ca Guar­dia Na­cio­nal, una pro­pues­ta que no es vis­ta con bue­nos ojos

por or­ga­ni­za­cio­nes y de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, pues ase­gu­ran que su im­ple­men­ta­ción vio­la­rá los de­re­chos de los ciu­da­da­nos al man­te­ner al Ejér­ci­to en las ca­lles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.