No to­dos los hé­roes lle­van ca­pa

Cambio - - TENDENCIAS - Por Lau­ra Cor­de­ro

Gra­cie­la no se asu­mía co­mo de­fen­so­ra de los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro al bus­car a su hi­ja y a cua­tro fa­mi­lia­res más, no só­lo ha­lló más per­so­nas que vi­ven con el mis­mo va­cío, tam­bién en­con­tró com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de lu­cha que le en­se­ña­ron có­mo de­fen­der­se y de­fen­der a los de­más

La ONU de­fi­ne a una per­so­na de­fen­so­ra de de­re­chos hu­ma­nos co­mo aque­lla que ac­túa en fa­vor de un de­re­cho hu­mano (o va­rios) de un in­di­vi­duo o un gru­po. Si adop­ta­mos es­ta de­fi­ni­ción, en México hay mi­les de de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, aun­que el con­tex­to del país nos cam­bia un po­co el sen­ti­do de có­mo es que se for­man es­tas per­so­nas en nues­tra na­ción.

En es­te país, mu­chas de las per­so­nas que son de­fen­so­ras de los de­re­chos hu­ma­nos lo son por­que la vi­da los ori­lló a ser­lo, me di­ce Ix­chel Cis­ne­ros, di­rec­to­ra del Cen­tro Na­cio­nal de Co­mu­ni­ca­ción So­cial (Cen­cos). Y es que mu­chas de ellas se con­vir­tie­ron en ac­ti­vis­tas y de­fen­so­res por­que en al­gún mo­men­to de su vi­da se vie­ron obli­ga­das a de­fen­der su tie­rra, a bus­car a sus des­apa­re­ci­dos o in­clu­so a exi­gir jus­ti­cia por sus muer­tos.

Sin em­bar­go, per­so­nas víc­ti­mas de al­gu­na vio­la­ción no son las úni­cas in­tere­sa­das en de­fen­der sus de­re­chos, tam­bién hay abo­ga­dos o ac­ti­vis­tas que cuen­tan con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial y de­ci­den de­di­car su vi­da o pro­fe­sión a de­fen­der a los de­más. “Se die­ron cuen­ta de que son par­te de un eco­sis­te­ma, y que lo que ha­cían en su pro­fe­sión ser­vi­ría más si lo apli­ca­ran a fa­vor de cier­tas per­so­nas, y eso me pa­sa a mí”, di­ce Ix­chel.

Du­ran­te 14 años fue pe­rio­dis­ta de te­mas cul­tu­ra­les y es­ti­lo de vi­da, pe­ro en su agen­da y su ser los te­mas so­cia­les siem­pre es­ta­ban pre­sen­tes. Su pa­pá tam­bién es de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos, y eso la acer­có a ese ca­mino, ade­más de que no po­día ser in­di­fe­ren­te an­te la si­tua­ción que vi­ve el país.

Lue­go de un aná­li­sis in­tros­pec­ti­vo, se dio cuen­ta que no po­día echar por la bor­da el in­te­rés por los de­re­chos hu­ma­nos, ni el ta­len­to que te­nía pa­ra con­tac­tar a me­dios de co­mu­ni­ca­ción. “Yo po­día ser el víncu­lo –di­ce– en­tre los mo­vi­mien­tos so­cia­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les. Te­nía la ex­pe­rien­cia de los dos la­dos y es lo que ha­ce­mos en Cen­cos”.

En abril pró­xi­mo Ix­chel cum­pli­rá cin­co años en Cen­cos. Des­de 2016 di­ri­ge es­ta or­ga­ni­za­ción que bus­ca vi­si­bi­li­zar a aque­llos sec­to­res de la po­bla­ción que no tie­nen a su al­can­ce a los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción. A su lle­ga­da, des­cu­brió que no era ne­ce­sa­rio sa­lir pa­ra te­ner no­ti­cias; lle­ga­ban so­las por­que las per­so­nas ne­ce­si­ta­ban un es­pa­cio don­de las es­cu­cha­ran y re­pro­du­je­ran sus men­sa­jes. “La gen­te lle­ga y te pre­sen­ta sus ca­sos tan alar­ma­dos y tre­men­dos que pe­rio­dís­ti­ca­men­te tie­nen mu­cho va­lor”.

EL TULIPAN

El 14 de agos­to de 2012, Mily­na­li, hi­ja de Gra­cie­la Pé­rez, sus pri­mos Jo­sé Ar­tu­ro, Ale­xis y Al­do de Jesús, ade­más de su tío Ig­na­cio, fue­ron víc­ti­mas de des­apa­ri­ción en el mu­ni­ci­pio de El Man­te, en Ta­mau­li­pas. Los cin­co re­gre­sa­ban por ca­rre­te­ra ha­cia Ta­muín, San Luis Po­to­sí, lue­go de un via­je a Es­ta­dos Uni­dos; pe­ro nin­guno lle­gó a ca­sa.

Nue­ve días des­pués de la des­apa­ri­ción de su fa­mi­lia, en la Po­li­cía Mi­nis­te­rial en Ciu­dad Vic­to­ria le di­je­ron que no po­dían se­guir con la bús­que­da de su fa­mi­lia por la vio­len­cia en la zo­na. A par­tir de ese mo­men­to Gra­cie­la sa­bía lo que te­nía que ha­cer: bus­car por cuen­ta pro­pia a su hi­ja, sus so­bri­nos y su her­mano.

En la bús­que­da, se en­te­ró de que a mu­chos de los des­apa­re­ci­dos los ma­ta­ban y los en­te­rra­ban en fo­sas clan­des­ti­nas; eran los me­nos a los que li­be­ra­ban. Lue­go de dos años de bús­que­da, dos ex­per­tos me­xi­ca­nos de la Uni­ver­si­dad de Dur­ham, en In­gla­te­rra, la in­vi­ta­ron a to­mar cur­sos con el pro­pó­si­to de que ella, jun­to con más fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos, usa­ran téc­ni­cas fo­ren­ses pa­ra la bús­que­da de sus se­res que­ri­dos.

Con los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos, fun­dó la or­ga­ni­za­ción Cien­cia Fo­ren­se Ciu­da­da­na, y crea­ron el pri­mer re­gis­tro na­cio­nal ciu­da­dano de des­apa­re­ci­dos en México, así co­mo el pri­mer bio­ban­co ciu­da­dano de mues­tras de ADN.

Gra­cie­la no se asu­mía co­mo de­fen­so­ra de de­re­chos hu­ma­nos, só­lo bus­ca­ba a su fa­mi­lia, pe­ro en el ca­mino en­con­tró más per­so­nas co­mo ella, y al con­tar­les so­bre su tra­ba­jo, to­dos le di­je­ron que eso era lo que ha­cía un de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos.

“Yo te­nía una vi­da nor­mal; tra­ba­ja­ba. Pe­ro lue­go de la des­apa­ri­ción me pu­se a bus­car­los, y en el ca­mino fui en­con­tra­do a otras per­so­nas co­mo yo, con mie­do y de­s­es­pe­ran­za y cho­cá­ba­mos con la in­di­fe­ren­cia del go­bierno. Mu­chas ve­ces no tu­ve ga­nas de sa­lir, pe­ro las per­so­nas se acer­ca­ban a mí, y en es­ta lu­cha es­ta­mos tra­tan­do de que nos es­cu­chen a to­dos. Nos uni­mos y co­men­za­mos a al­zar la voz. Ahí es cuan­do nos ha­ce­mos más fuer­tes y en el ca­mino he­mos apren­di­do mu­cho”, me cuen­ta por te­lé­fono des­de San Luis Po­to­sí.

Gra­cie­la co­no­ció la so­li­da­ri­dad con las per­so­nas que tam­bién tie­nen a fa­mi­lia­res des­apa­re­ci­dos. To­dos com­par­tían sus co­no­ci­mien­tos, por­que el ob­je­ti­vo era el mis­mo: ha­llar a su gen­te, aun­que tam­bién comparten el do­lor. “En el ca­so de las fa­mi­lias con des­apa­re­ci­dos, sa­be­mos lo que se sien­te, lo que due­le. Yo sí le pue­do de­cir a la otra ma­dre que es­tá a mi la­do que sé lo que ella es­tá sin­tien­do, por­que es su hi­jo y sen­ti­mos exac­ta­men­te lo mis­mo”.

Cin­co años des­pués de que ini­ció la bús­que­da de su fa­mi­lia, Gra­cie­la re­ci­bió una lla­ma­da: le anun­cia­ban que es­ta­ba en la ter­na fi­nal pa­ra re­ci­bir el Tu­li­pán de los De­re­chos Hu­ma­nos que otor­ga el go­bierno de Ho­lan­da, re­co­no­ci­mien­to que se da a de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos que adop­tan un en­fo­que in­no­va­dor con el fin de pro­mo­ver los de­re­chos hu­ma­nos. El 2 de no­viem­bre de 2017, ella re­sul­tó ga­na­do­ra. Sí, hu­bo emo­ción, pe­ro tam­bién mu­cha tris­te­za, me cuen­ta. “Es­tos re­co­no­ci­mien­tos no de­ben exis­tir. No quie­ro acos­tum­brar­me al do­lor, al mie­do, a la dis­cri­mi­na­ción, a la in­jus­ti­cia. No pue­de ser que vi­va­mos así y que pa­ra ello ten­ga­mos que ser re­co­no­ci­dos. El mun­do es muy gran­de y to­dos de­be­ría­mos te­ner el mis­mo ob­je­ti­vo: vi­vir, so­la­men­te vi­vir en paz y de ma­ne­ra cor­dial”.

Gra­cie­la acep­tó el pre­mio por to­das las fa­mi­lias víc­ti­mas, y con el pro­pó­si­to de vi­si­bi­li­zar la des­apa­ri­ción en nues­tro país, por­que “los que he­mos es­ta­do en es­ta cir­cuns­tan­cia que­re­mos que se vea, por­que nos da­mos cuen­ta de que a ni­vel in­ter­na­cio­nal se cuen­ta só­lo lo que el go­bierno quie­re. En­ton­ces esa era la ma­ne­ra de de­cir que en México hay una cri­sis de des­apa­ri­ción, era una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra vi­si­bi­li­zar el fe­nó­meno que pa­de­ce­mos cien­tos de fa­mi­lia. Lo fui a re­ci­bir con to­do el do­lor de mi co­ra­zón por­que yo hu­bie­ra pre­fe­ri­do en­con­trar a mi ni­ña, en lu­gar de ese re­co­no­ci­mien­to”.

¿QUIÉN los DE­FIEN­DE?

La res­pues­ta es sim­ple: ellos mis­mos. Ix­chel me cuen­ta que per­so­nas de or­ga­ni­za­cio­nes, que tam­bién son de­fen­so­res, de­fien­den a pe­rio­dis­tas, ac­ti­vis­tas o de­fen­so­res. “Han te­ni­do que cons­truir re­des pa­ra de­fen­der­se por­que nos he­mos da­do cuen­ta de que ni el Es­ta­do ni las ins­ti­tu­cio­nes nos pro­te­gen”; lo peor es que la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral tam­po­co lo es­tá ha­cien­do, por ello, son per­so­nas cons­cien­tes quie­nes en­tien­den la im­por­tan­cia de las per­so­nas de­fen­so­ras y pe­rio­dis­tas.

An­te es­ta cri­sis de apo­yo, la di­rec­to­ra de Cen­cos re­co­mien­da co­no­cer el tra­ba­jo y la im­por­tan­cia, no só­lo de los de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, tam­bién de los pe­rio­dis­tas, por­que de no ser por am­bos “no se hu­bie­ran en­con­tra­do las fo­sas de Ve­ra­cruz, o no se es­ta­rían in­ves­ti­gan­do ca­sos de co­rrup­ción que sa­lie­ron a la luz lue­go de di­ver­sos re­por­ta­jes”.

Gra­cie­la coin­ci­de, y ade­más se­ña­la que el go­bierno que con­clu­yó el pa­sa­do 30 de no­viem­bre de­jó una deu­da im­pre­sio­nan­te a las fa­mi­lias da­ña­das, in­cré­du­las, frus­tra­das, pe­ro tam­bién a las y los de­fen­so­res. “¿Cuán­tos han si­do ase­si­na­dos? Re­pa­rar a ca­da uno de los ha­bi­tan­tes afec­ta­dos de es­te país es im­pen­sa­ble; es una gran re­to que tie­ne el nue­vo go­bierno. No só­lo que­re­mos sa­ber la ver­dad, tam­bién se de­be ga­ran­ti­zar jus­ti­cia, aun cuan­do no se­pa­mos de qué ma­ne­ra nos pue­dan re­pa­rar, por­que las fa­mi­lias es­ta­mos muy da­ña­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.