La ines­ta­bi­li­dad del pla­ne­ta

El cam­bio cli­má­ti­co ha de­mos­tra­do, en los úl­ti­mos años, to­do su po­der de­vas­ta­dor, lo peor es que es ab­so­lu­ta­men­te im­pre­de­ci­ble y sus con­se­cuen­cias po­nen en vi­lo la ple­na rea­li­za­ción de los de­re­chos hu­ma­nos

Cambio - - PANORAMA - POR SE­BAS­TIÁN SE­RRANO

El lu­nes 19 de no­viem­bre ca­yó una me­ga­tor­men­ta en Ara­bia Sau­di­ta que de­jó las im­pre­sio­nan­tes imá­ge­nes don­de vi­mos que las are­nas del de­sier­to es­ta­ban trans­for­ma­das en lo­da­za­les mien­tras los ca­me­llos na­da­ban en ríos de agua. A fi­na­les de oc­tu­bre, vi­mos en México los des­trozos ge­ne­ra­dos en Na­ya­rit y Si­na­loa con el pa­so del hu­ra­cán Wi­lla; tam­bién he­mos re­ci­bi­do las imá­ge­nes de los in­cen­dios ca­da vez más de­vas­ta­do­res e in­con­tro­la­bles en Ca­li­for­nia, con­tras­ta­das con las inun­da­cio­nes y los des­trozos que el hu­ra­cán Flo­ren­ce de­jó en su pa­so por el es­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

En ju­lio, una ola de ca­lor que se ex­pan­dió por el he­mis­fe­rio norte oca­sio­nó que los ter­mó­me­tros al­can­za­rán más de 30 °Cel­sius en la gé­li­da Si­be­ria; y en to­da Eu­ro­pa se ex­ten­die­ron las alar­mas, con in­cen­dios de­mo­le­do­res en Gre­cia y Sue­cia. Ade­más, el 16 de oc­tu­bre, por se­gun­do año en­tró un hu­ra­cán a Eu­ro­pa: Les­lie de­jó des­trozos en Por­tu­gal, Es­pa­ña y Fran­cia, en don­de en una no­che llo­vió lo que sue­le caer en 4 me­ses (180 li­tros por m2). Pa­ra ter­mi­nar, quin­ce días des­pués vi­mos có­mo una su­bi­da del ni­vel del mar de­jó el 75 % de Ve­ne­cia ba­jo el agua. Asia no se que­dó a atrás: en Ja­pón, en ju­lio, una se­rie de llu­vias to­rren­cia­les rom­pie­ron to­dos los re­gis­tros y de­ja­ron 209 muer­tos. En agos­to, una tor­men­ta inun­dó va­rias al­deas en el sur de la In­dia y un Ti­fón arra­só Fi­li­pi­nas, des­tru­yen­do los cul­ti­vos de arroz, prin­ci­pal ali­men­to del país.

Sin lu­gar a du­da, es­te año el cam­bio cli­má­ti­co ha de­mos­tra­do, con to­do su po­der de­vas­ta­dor, que es real, y que sus efec­tos es­tán re­ba­san­do los pro­nós­ti­cos cien­tí­fi­cos; lo peor es que es ab­so­lu­ta­men­te im­pre­de­ci­ble y sus con­se­cuen­cias son más du­ra­de­ras y de­vas­ta­do­ras. En México, los da­ños cau­sa­dos por los desas­tres na­tu­ra­les se han tri­pli­ca­do en­tre el año 2000 y el 2014, los fa­lle­ci­mien­tos pa­sa­ron a un pro­me­dio anual de 186, y las pér­di­das ma­te­ria­les al­can­za­ron 2 147 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún in­for­ma­ción de Pro­tec­ción Ci­vil.

Los da­tos y ci­fras de­mues­tran que el cam­bio cli­má­ti­co re­pre­sen­ta el gran re­to que te­ne­mos en el pre­sen­te co­mo hu­ma­ni­dad. Si to­ma­mos la lis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos, po­dre­mos dar­nos cuen­ta de la vul­ne­ra­bi­li­dad en la que vi­vi­mos hoy en día.

Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pal, el de­re­cho a la vi­da: se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), los desas­tres na­tu­ra­les re­la­cio­na­dos con el cli­ma han cau­sa­do en pro­me­dio más de 60 000 muer­tes al año.

Si­gue otro de­re­cho bá­si­co, la in­te­gri­dad y se­gu­ri­dad per­so­na­les: en la úl­ti­ma dé­ca­da, las tor­men­tas e inun­da­cio­nes han ge­ne­ra­do un des­pla­za­mien­to mun­dial de 21 mi­llo­nes de per­so­nas al año (la po­bla­ción de la zo­na me­tro­po­li­ta­na de la Ciu­dad de México), se­gún un re­por­te de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal de aná­li­sis de da­tos Cen­tro de Mo­ni­to­reo de Des­pla­za­mien­to In­terno.

Y la lis­ta si­gue, pues se han per­di­do cul­ti­vos en­te­ros an­te los cam­bios ex­tre­mos del cli­ma, arries­gan­do el de­re­cho a ali­men­ta­ción. Ca­da vez hay más ries­gos pa­ra la sa­lud por pan­de­mias; ni ha­blar de las se­quías y el pe­li­gro de es­ca­sez de agua de ca­li­dad. Por otra par­te, los cos­tos se am­plían año con año: en la úl­ti­ma dé­ca­da se han re­pre­sen­ta­do pér­di­das ré­cord en to­do el pla­ne­ta que su­pe­ran los 340 000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún la ase­gu­ra­do­ra Mu­nich Re.

Rom­per el equi­li­brio

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­blar con Natalia Le­ver, di­rec­to­ra re­gio­nal de Cli­ma­te Rea­liy Pro­ject, el mo­vi­mien­to fun­da­do por Al Gore con el pro­pó­si­to de in­for­mar a la so­cie­dad lo que sig­ni­fi­ca el cam­bio cli­má­ti­co y có­mo po­de­mos evi­tar que sus efec­tos em­peo­ren. Pa­ra ella, el cam­bio cli­má­ti­co es­tá mo­di­fi­can­do nues­tras di­ná­mi­cas so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. “Vi­vi­mos en un pla­ne­ta que es­ta­ba re­gi­do por un cli­ma es­ta­ble, lo que per­mi­tió que desa­rro­llá­ra­mos la agri­cul­tu­ra, que nos es­ta­ble­cié­ra­mos en ciu­da­des y lo­grá­ra­mos avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Sin em­bar­go, las con­di­cio­nes en las que vi­vi­mos es­tán cam­bian­do y es­to po­ne en ries­go nues­tra pros­pe­ri­dad en mu­chos sen­ti­dos. Lo es­ta­mos vi­vien­do, las con­di­cio­nes no son las mis­mas que ha­ce 10 años”.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial (OMM), los úl­ti­mos cua­tro años han si­do los más ca­lien­tes de la his­to­ria, y el 2018 es­tá en ca­mino de en­gro­sar la lis­ta. No obs­tan­te, he­mos he­cho po­co o na­da por re­ver­tir­lo, y que la con­cen­tra­ción de CO2 en la at­mós­fe­ra si­gue au­men­tan­do. Co­mo van las co­sas, los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co se­rán ca­da vez más di­fí­ci­les de con­tro­lar, con un ma­yor im­pac­to en las vi­das hu­ma­nas y los re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

En es­te sen­ti­do, de­bi­do a su po­si­ción geo­grá­fi­ca –es­tá en­tre dos océa­nos y en la lí­nea de los gran­des de­sier­tos–, México es­tá so­me­ti­do a even­tos cli­má­ti­cos ex­tre­mos: hu­ra­ca­nes, ci­clo­nes tro­pi­ca­les, se­quías, in­cre­men­to del ni­vel del mar, etc. To­das es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes en­tre­la­za­das traen a su vez un efec­to que no se no­ta de for­ma in­me­dia­ta, aun­que es muy pro­fun­do y dra­má­ti­co: la mo­di­fi­ca­ción del ci­clo del agua. In­clu­so sus con­se­cuen­cias pue­den ser con­fu­sas y con­tra­dic­to­rias, co­mo llu­vias más in­ten­sas y se­quías ex­tre­mas.

En gran par­te, México de­pen­de de los hu­ra­ca­nes pa­ra re­ci­bir las llu­vias, que son las que man­tie­nen las tem­po­ra­das agrí­co­las y re­car­gan nues­tras re­ser­vas sub­te­rrá­neas de agua, pe­ro la hu­me­dad en la at­mós­fe­ra y el au­men­to de eva­po­ra­ción en los océa­nos es­tán ge­ne­ran­do hu­ra­ca­nes más po­ten­tes y de­vas­ta­do­res y llu­vias más in­ten­sas que caen en me­nos tiem­po.

Por otra par­te, al au­men­tar las tem­pe­ra­tu­ras y la eva­po­ra­ción, los sue­los se se­can más y re­tie­nen me­nos hu­me­dad, lo cual pro­vo­ca de­ser­ti­fi­ca­ción en los te­rre­nos y, por en­de, la pér­di­da de co­se­chas. Ade­más, las llu­vias to­rren­cia­les in­cre­men­tan es­tos efec­tos, ya que al caer con ma­yor in­ten­si­dad y vio­len­cia afec­tan las co­se­chas y arras­tran los nu­trien­tes del sue­lo. Es­to es no­ta­ble­men­te arries­ga­do pa­ra México, un país cu­ya se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria de­pen­de de la agri­cul­tu­ra de tem­po­ral y de la llu­via que cae en es­tas épo­cas, ca­da vez me­nos mar­ca­das.

El cam­bio cli­má­ti­co re­pre­sen­ta el gran re­to que te­ne­mos en el pre­sen­te co­mo hu­ma­ni­dad. Si to­ma­mos la lis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos, po­dre­mos dar­nos cuen­ta de la vul­ne­ra­bi­li­dad en la que vi­vi­mos hoy en día

To­dos po­de­mos ac­tuar

México es re­co­no­ci­do en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal co­mo lí­der en la im­ple­men­ta­ción de acuer­dos pa­ra fre­nar la cri­sis cli­má­ti­ca; fue uno de los pri­me­ros paí­ses en fir­mar el Acuer­do de Pa­rís, a par­tir del cual se com­pro­me­tió a re­du­cir sus emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en un 25 % pa­ra el 2030. Ade­más, en 2012 pu­bli­có la Ley Ge­ne­ral de Cam­bio Cli­má­ti­co y un año des­pués la Es­tra­te­gia Na­cio­nal so­bre es­te te­ma.

Le co­men­to a Natalia que to­do es­to sue­na muy bien, sin em­bar­go, ¿có­mo se tra­du­ce en ac­cio­nes con re­sul­ta­dos con­cre­tos? “Te­ne­mos que in­vo­lu­crar­nos más en la vi­da pú­bli­ca, no po­de­mos es­pe­rar que to­do lo ha­ga el go­bierno. Ne­ce­si­ta­mos, co­mo so­cie­dad, es­tar in­for­ma­dos y co­no­cer más. No es tri­vial: de­be­mos exi­gir con nues­tro vo­to y con nues­tras de­ci­sio­nes de com­pra”, me res­pon­de, y agre­ga que en­tre más su­me­mos po­dre­mos exi­gir que re­vi­sen los pla­nes, así co­mo las me­tas y los re­sul­ta­dos. “Ade­más de­be­mos desa­rro­llar ac­cio­nes co­lec­ti­vas; las in­di­vi­dua­les no son su­fi­cien­tes. Ne­ce­si­ta­mos ge­ne­rar un mo­vi­mien­to so­cial que nos con­duz­ca ha­cia

una tran­si­ción ener­gé­ti­ca y eco­nó­mi­ca ge­ne­ral. Así es co­mo his­tó­ri­ca­men­te se han ges­ta­do los gran­des cam­bios”.

De acuer­do con Natalia, la tran­si­ción ha­cia la ener­gía lim­pia ha da­do un sal­to muy im­por­tan­te –ca­si tan gran­de co­mo en la apli­ca­ción de la te­le­fo­nía ce­lu­lar, que en me­nos de una dé­ca­da pa­só de ser un ar­tícu­lo de lu­jo a un pro­duc­to in­dis­pen­sa­ble–; es uno de esos mer­ca­dos que ha cre­ci­do más rá­pi­do, en don­de los cos­tos se han re­du­ci­do de ma­ne­ra asom­bro­sa y la tec­no­lo­gía es ca­da vez más efi­cien­te. Por ejem­plo, en la ener­gía so­lar, los pre­cios de las cel­das y ba­te­rías son ca­da vez más ac­ce­si­bles y com­pe­ti­ti­vos; tam­bién se han desa­rro­lla­do más los ca­rros eléc­tri­cos y la mo­vi­li­dad lim­pia en ge­ne­ral.

En México las ener­gías re­no­va­bles re­pre­sen­ta­ron po­co más del 15 % de la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca en el 2016, aun­que el 80 % de la elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­da en el país aún de­pen­de de los com­bus­ti­bles fó­si­les. Los go­bier­nos no es­tán to­man­do de­ci­sio­nes con el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar so­lu­cio­nes, ba­sa­das en efi­cien­cia, aho­rro y me­nos con­ta­mi­na­ción.

Natalia se­ña­la que hay mu­cho di­ne­ro de­trás de los apo­yos po­lí­ti­cos de las em­pre­sas pe­tro­le­ras y del car­bón, ci­fras más gran­des de las que po­de­mos ima­gi­nar. “No hay otra ra­zón pa­ra to­mar es­te ti­po de de­ci­sio­nes. Por eso es fun­da­men­tal exi­gir a los go­bier­nos trans­pa­ren­tar el mer­ca­do, por­que si es­tu­vie­ra real­men­te re­gi­do por la ló­gi­ca del me­jor pre­cio y ma­yor ren­ta­bi­li­dad, sin sub­si­dios ni apo­yos, lo más ló­gi­co es que la prin­ci­pal ener­gía fue­ra la so­lar y eó­li­ca. Tie­ne mu­cho más sen­ti­do eco­nó­mi­co, so­cial y am­bien­tal”. Qui­tar el sub­si­dio a los com­bus­ti­bles fó­si­les todavía es un te­ma com­ple­jo, por­que si no es­tá bien apli­ca­do, co­mo lo he­mos vis­to, gol­pea el bol­si­llo del con­su­mi­dor y de su ca­nas­ta bá­si­ca; es un te­ma en el que se de­ben apli­car es­que­mas in­no­va­do­res con el pro­pó­si­to de ase­gu­rar que sea financieramente via­ble.

Por eso tam­bién es muy im­por­tan­te la fun­ción que desa­rro­lla el sec­tor pri­va­do en es­ta ecua­ción; las in­dus­trias, los ban­cos, los co­mer­cios tam­bién se tie­nen que in­vo­lu­crar. Natalia con­si­de­ra que se de­be pro­mo­ver a ni­vel re­gu­la­to­rio los in­cen­ti­vos fi­nan­cie­ros y fis­ca­les, de­duc­cio­nes pa­ra los no con­ta­mi­nan­tes e in­cen­ti­vos pa­ra la in­ves­ti­ga­ción e in­ver­sión en la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías. “Las so­lu­cio­nes no es­tán tra­ba­jan­do en un tra­mo pa­re­jo, por­que mu­chas ve­ces las ex­ter­na­li­da­des no es­tán con­ta­bi­li­za­das. Dón­de es­tá el pre­cio de la con­ta­mi­na­ción, ese pre­cio lo es­tá pa­gan­do al­guien, no lo pa­ga el que pro­du­ce ni el que com­pra el pro­duc­to. Ahí vuel­ve a ju­gar un fac­tor im­por­tan­te: nues­tra de­ci­sión de com­pra”. Con el fin de que es­to fun­cio­ne, se de­ben apli­car los me­ca­nis­mos pa­ra ase­gu­rar que sea más ren­ta­ble cam­biar y con­ta­mi­nar me­nos, co­mo los bo­nos ver­des y de car­bono.

El re­loj del fin

Pa­ra Natalia, en es­tos úl­ti­mos años la so­cie­dad es­tá un po­co más preo­cu­pa­da; ca­da año ve­mos los efec­tos más la­ten­tes y la gen­te lo vi­ve más de cer­ca. En 2006, Al Gore so­bre­sal­tó al mun­do con Una ver­dad in­có­mo­da, por­que sa­có el te­ma de la aca­de­mia con el ob­je­ti­vo de que la opi­nión pú­bli­ca mun­dial lo co­no­cie­ra y com­pren­die­ra. Con esa ini­cia­ti­va, se for­mó Cli­ma­te Reality Pro­ject, mo­vi­mien­to com­pues­to por lí­de­res que sa­ben de eco­no­mía, po­lí­ti­ca, cien­cia, y que se es­tán acer­can­do pa­ra que el te­ma lle­gue a más per­so­nas e in­ci­da en em­pre­sas y to­ma­do­res de de­ci­sio­nes.

“A to­dos nos de­be in­tere­sar. Si res­pi­ras, co­mes, to­mas agua, te tie­ne que in­tere­sar es­to. Es el le­ga­do que le es­ta­mos de­jan­do a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras”, me di­ce Natalia, y agre­ga que es fun­da­men­tal que se in­cre­men­te el com­pro­mi­so in­ter­na­cio­nal, y ha­cer to­do el es­fuer­zo con el fin de de que se cum­pla la me­ta de que la tem­pe­ra­tu­ra no au­men­te 1.5 gra­dos Cel­sius. Lo mí­ni­mo es que los paí­ses que fir­ma­ron el acuer­do de Pa­rís im­ple­men­ten y cum­plan las me­tas a las que se com­pro­me­tie­ron, pe­ro se re­quie­re una ma­yor vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra im­ple­men­tar las so­lu­cio­nes de for­ma rá­pi­da y efi­cien­te, pues el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co ya es­tá dis­po­ni­ble.

De acuer­do con Natalia, es fun­da­men­tal rea­li­zar un cam­bio de mo­de­lo y de prio­ri­da­des, en don­de vol­va­mos a re­cor­dar lo esen­cial: amar la tie­rra, a no­so­tros mis­mos, a los otros; dis­fru­tar la vi­da. Te­ne­mos lo va­lo­res in­ver­ti­dos, por ello es fun­da­men­tal cam­biar la vi­sión y la for­ma de ha­cer las co­sas.

El cam­bio cli­má­ti­co ha mos­tra­do con to­do su po­der que no es una ocu­rren­cia de 300 cien­tí­fi­cos apo­ca­líp­ti­cos, es una reali­dad de la que so­mos res­pon­sa­bles y a la cual te­ne­mos que en­fren­tar en los años por ve­nir, con to­da la ima­gi­na­ción y re­so­lu­ción que sue­len sa­car los se­res hu­ma­nos an­te las si­tua­cio­nes ex­tre­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.