To­dos so­mos per­so­nas

Cambio - - CULTURA - POR Lau­ra COR­DE­RO

Oli­ver Jef­fers es­cri­be una car­ta a su hi­jo re­cién na­ci­do. Quie­re explicarle el mun­do, qué lo con­for­ma y tam­bién qué hay afue­ra del pla­ne­ta; so­bre to­do, desea que se­pa que no es­tá so­lo, por­que hay más de 7 000 mi­llo­nes de per­so­nas afue­ra que lo pue­den orien­tar

Ha­rold ho­jea un li­bro nue­vo. Es el año 2017, y con ayu­da de su pa­pá co­mien­za a se­ña­lar las fi­gu­ras que dis­tin­gue: “Es la lu­na, una es­tre­lla… una ba­lle­na, un bo­te ¡Es el pin­güino, y ya vie­ne el ni­ño!”, di­ce emo­cio­na­do. Oli­ver Jef­fers son­ríe. Lo lo­gró. Ese li­bro que co­men­zó en 2015, co­mo una se­rie de bre­ves no­tas pa­ra explicarle có­mo fun­cio­na el mun­do a su pe­que­ño re­cién na­ci­do, cum­plió su ob­je­ti­vo. Con tan só­lo dos años, Ha­rold ya re­co­no­ce mu­chos ele­men­tos, pe­ro sor­pren­de más la re­la­ción que es­ta­ble­ce con otro li­bro de su pa­pá, Per­di­do y en­con­tra­do.

En aquel año, el pri­mer día que Oli­ver lle­gó con Ha­rold en bra­zos a ca­sa, an­tes de en­trar al de­par­ta­men­to pro­nun­ció las pa­la­bras: “Aquí es­ta­mos”, y una vez en el in­te­rior, co­men­zó a pre­sen­tar­le el de­par­ta­men­to. “Es­ta es la sa­la, es­ta es la co­ci­na...” en ese mo­men­to, el ir­lan­dés se dio cuen­ta: su hi­jo no sa­bía ab­so­lu­ta­men­te na­da de la vi­da, mu­cho me­nos del pla­ne­ta; es por ello que Jef­fers de­di­có los dos pri­me­ros me­ses de vi­da de Ha­rold a es­cri­bir­le una car­ta con el fin de tra­tar de que el mun­do fue­ra más com­pren­si­ble pa­ra él.

Aquí es­ta­mos, no­tas pa­ra vi­vir en el pla­ne­ta Tie­rra es el li­bro en el que más tiem­po se ha tar­da­do en es­cri­bir, y es que pa­ra ha­cer­lo se de­di­có a ano­tar en li­bre­tas y pe­que­ños pe­da­zos de pa­pel las co­sas que se le cru­za­ban en su día a día, y que con­si­de­ra­ba re­le­van­tes pa­ra Ha­rold. Las jun­tó e hi­zo una es­pe­cie de car­ta.

Oli­ver que­ría de­cir­le a su hi­jo lo úni­co y es­pe­cial que es, sin omi­tir que es só­lo uno más en­tre los ca­si 7 000 mi­llo­nes y me­dio de per­so­nas que vi­ven en el pla­ne­ta. De he­cho, en el li­bro tam­bién le re­cuer­da que an­te tal can­ti­dad de gen­te, de­be ser ama­ble y, so­bre to­do, que to­dos los ha­bi­tan­tes de la tie­rra vie­nen “en mu­chas for­mas, ta­ma­ños y co­lo­res. Tal vez to­dos nos vea­mos di­fe­ren­te, ac­tue­mos di­fe­ren­te y ha­ble­mos di­fe­ren­te… pe­ro no te con­fun­das, to­dos so­mos per­so­nas”.

El ilus­tra­dor sa­be que el mun­do en el que vi­vi­mos hoy es un po­co caó­ti­co. La gen­te es­tá muy di­vi­di­da, por ello Aquí es­ta­mos es un li­bro que nos en­se­ña que to­dos es­ta­mos he­chos de la mis­ma ma­ne­ra y, par­ti­cu­lar­men­te, que vi­vi­mos en el mis­mo lu­gar. Él tie­ne fe en la ju­ven­tud, es­pe­ra que “la voz de los jó­ve­nes re­sue­ne y se vuel­va más po­de­ro­sa, por­que pa­re­ce que ellos es­tán en­ten­dien­do to­do”. Qui­zás en el fu­tu­ro, sus hi­jos, ya sea Ha­rold o Ma­ri, ten­gan esa for­tu­na.

Con más de 20 li­bros ilus­tra­dos, tra­du­ci­dos a más de 30 idio­mas y más de 10 mi­llo­nes de cuen­tos ven­di­dos por to­do el pla­ne­ta, Oli­ver afir­ma que si­gue sin en­con­trar­se a él mis­mo, co­mo lo lle­gó a ha­cer el pin­güino de Per­di­do y en­con­tra­do – obra con la que sal­tó al es­tre­lla­to y por la que ga­nó el Blue Pe­ter Book Award, uno de los más im­por­tan­tes re­co­no­ci­mien­tos li­te­ra­rios en el mun­do de los li­bros ju­ve­ni­les y que es otor­ga­do por un ju­ra­do de ni­ños y ni­ñas–; Oli­ver di­ce que aún tie­ne cu­rio­si- dad por él mis­mo. “Creo que el mo­men­to en que te en­cuen­tras a ti mis­mo, y te con­for­mas con eso, de­jas de ser in­tere­san­te. Yo es­toy en un cons­tan­te des­cu­bri­mien­to de mí mis­mo”.

Es­ta no es la pri­me­ra vez que Oli­ver Jef­fers pi­sa México; de he­cho, ca­da que vie­ne dis­fru­ta una tra­di­ción que nos dis­tin­gue en to­do el mun­do, la ma­ne­ra en que ce­le­bra­mos la muer­te. Y es que ha­ce 20 años per­dió a su ma­má, y en el fu­ne­ral con­me­mo­ra­ron la vi­da de ella. Con­ta­ron his­to­rias so­bre su ma­dre y fue me­nos di­fí­cil car­gar con su au­sen­cia. No obs­tan­te, las co­sas no fue­ron si­mi­la­res pa­ra uno de sus ami­gos, quien tam­bién per­dió a un ser que­ri­do y nun­ca lo­gró su­pe­rar­lo. Am­bas ex­pe­rien­cias, la de él y la de su ami­go, fue­ron su ins­pi­ra­ción pa­ra es­cri­bir uno de sus li­bros más os­cu­ros, El co­ra­zón y la bo­te­lla, que ha­bla so­bre la muer­te y el di­fí­cil pro­ce­so de su­pe­rar es­to.

Aquí es­ta­mos es, qui­zás, el li­bro fa­vo­ri­to –del mo­men­to– de Oli­ver, pe­ro afir­ma no te­ner al­guno pre­fe­ri­do por­que es co­mo si tu­vie­ra que ele­gir a cuál de sus hi­jos quie­re más; aun­que es­ta obra es la más cer­ca­na a su co­ra­zón. “Es un li­bro que es­cri­bí en el mo­men­to co­rrec­to, un li­bro que pre­sen­ta los fun­da­men­tos de la hu­ma­ni­dad”, y una vez que lo ter­mi­nó, tam­bién se dio cuen­ta de que es una car­ta pa­ra él mis­mo, pa­ra sa­ber dón­de es­tá.

So­bre sus per­so­na­jes, Oli­ver tam­bién di­ce que el pin­güino es muy es­pe­cial, so­bre to­do por­que “no ha­ce na­da y la gen­te pue­de pro­yec­tar cual­quier co­sa so­bre él”, y se no­ta su pre­fe­ren­cia. Es­ta ave apa­re­ce en va­rios de sus li­bros, y, en efec­to, el pin­güino no ha­ce na­da en la ma­yo­ría de ellos, só­lo es­pe­ra a que lle­gue el ni­ño, tal co­mo lo re­co­no­ce Ha­rold de dos años en un vi­deo que el mis­mo Oli­ver subió a su cuen­ta de Ins­ta­gram el día que le re­ga­ló el li­bro a su hi­jo.

No sa­be­mos qué ma­te­rial es­tá pre­pa­ran­do el ilus­tra­dor pa­ra el fu­tu­ro, pe­ro a la pre­gun­ta si vol­ve­rá a re­to­mar te­mas co­mo la pér­di­da y la muer­te, el ir­lan­dés afir­ma que no pue­de de­cir mu­cho al res­pec­to. Oli­ver pien­sa to­mar­se el pró­xi­mo año con el pro­pó­si­to de via­jar con sus hi­jos. Ade­más, ne­ce­si­ta acla­rar su men­te pa­ra pen­sar más. “He tra­ba­ja­do por mu­cho tiem­po. Ne­ce­si­to un des­can­so”.

El ilus­tra­dor sa­be que el mun­do en el que vi­vi­mos hoy es un po­co caó­ti­co. La gen­te es­tá muy di­vi­di­da, por ello Aquí es­ta­mos es un li­bro que nos en­se­ña que to­dos es­ta­mos he­chos de la mis­ma ma­ne­ra y, par­ti­cu­lar­men­te, que vi­vi­mos en el mis­mo lu­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.