His­to­rias de in­jus­ti­cia

Cambio - - CULTURA - Por Ja­vier Pé­rez

La es­cri­to­ra Da­cia Ma­rai­ni es­tu­vo re­clui­da por dos años en un cam­po de con­cen­tra­ción, en Ja­pón, de ahí que to­da su obra sur­ja de la in­dig­na­ción por to­do ti­po de in­jus­ti­cias, así, su úl­ti­mo li­bro, Pa­sos apre­su­ra­dos, nos na­rra la his­to­ria de ocho mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia

“El ins­tin­to de re­be­lar­se con­tra las in­jus­ti­cias es na­tu­ral, hu­mano –di­ce la es­cri­to­ra ita­lia­na Da­cia Ma­rai­ni (Fie­so­le, 1936)–. Al­gu­nos lo desa­rro­llan y otros no. Me lle­gó es­pon­tá­nea­men­te. Cuan­do era ni­ña tu­ve es­te ins­tin­to de reac­ción a la in­jus­ti­cia”. Y có­mo no ha­bría de te­ner­lo si des­de 1943 es­tu­vo re­clui­da jun­to con sus pa­dres en un cam­po de con­cen­tra­ción en Na­go­ya, Ja­pón, du­ran­te dos años. Así pues, su es­cri­tu­ra (es au­to­ra de un gran nú­me­ro de no­ve­las, li­bros de en­sa­yo, cuen­to y poe­sía, obras de tea­tro y li­bros pa­ra ni­ños) sur­ge de su in­dig­na­ción con­tra to­do ti­po de in­jus­ti­cias.

Aun­que ha de­di­ca­do bue­na par­te de su obra a ha­blar de las in­jus­ti­cias con­tra las mu­je­res, co­mo es el ca­so de Pa­sos apre­su­ra­dos (Abis­mos, 2018), pri­mer li­bro en es­pa­ñol de la au­to­ra pu­bli­ca­do en México gra­cias al tra­ba­jo del la­bo­ra­to­rio de tra­duc­ción li­te­ra­ria co­lec­ti­va Trā­dū­xit, del Ins­ti­tu­to Ita­liano de Cul­tu­ra de la Ciu­dad de México, que coor­di­na Bar­ba­ra Ber­to­ni.

El li­bro es­tá in­te­gra­do, se lee en el dos­sier de pren­sa, por ocho his­to­rias de mu­je­res de di­fe­ren­tes paí­ses, con di­fe­ren­tes re­li­gio­nes y es­ti­los de vi­da, que sin em­bar­go comparten la reali­dad de ser víc­ti­mas de la vio­len­cia, por una tra­di­ción, un ma­tri­mo­nio no desea­do, una fa­mi­lia vio­len­ta, un ex­plo­ta­dor o la dis­cri­mi­na­ción, y cu­ya ubi­ca­ción lo mis­mo es Chi­na que Jor­da­nia, Ni­ge­ria, Ca­li­for­nia o Ita­lia. “El hi­lo con­duc­tor es la vio­len­cia, la opre­sión y el do­lor de mu­je­res ul­tra­ja­das en su per­so­na, dig­ni­dad y li­ber­tad”.

Pa­sos apre­su­ra­dos es­tá es­cri­to ba­jo el for­ma­to de bre­ves mo­nó­lo­gos tea­tra­les por­que, di­ce Da­cia Ma­rai­ni du­ran­te su vi­si­ta a México con mo­ti­vo de la FIL Gua­da­la­ja­ra, pa­ra ella “el tea­tro es el ar­te más so­cial que exis­te. Cuan­do se quie­re de­cir al­go so­cial, el tea­tro es me­jor que la no­ve­la. Qui­se con es­te tex­to dar una idea uni­ver­sal de la vio­len­cia en con­tra de las mu­je­res; de he­cho hay his­to­rias que es­tán si­tua­das en Eu­ro­pa, Me­dio Orien­te, to­do el mun­do. Son his­to­rias ver­da­de­ras que me ofre­ció Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal”.

Las his­to­rias son bru­ta­les, co­mo la de la jo­ven em­ba­ra­za­da que es que­ma­da por su fa­mi­lia, o la de la mu­jer ase­si­na­da por su es­po­so por que­rer tra­ba­jar, o la de la ni­ña ven­di­da por su pa­dre en Eu­ro­pa. “Am­nis­tía re- co­gió los tes­ti­mo­nios en to­do el mun­do; ga­ran­ti­za que son his­to­rias ver­da­de­ras, hay nom­bres y ape­lli­dos. No in­ven­to na­da”.

Pa­ra la au­to­ra que ha ga­na­do el Pre­mio Stre­ga y el Cam­pie­llo, la vio­len­cia ac­tual con­tra las mu­je­res “sur­ge de la eman­ci­pa­ción, es una reac­ción con­tra la eman­ci­pa­ción de las mu­je­res. Las mu­je­res quie­ren hoy es­tu­diar, tra­ba­jar, ser au­tó­no­mas, y eso crea di­fi­cul­ta­des en los hom­bres que quie­ren do­mi­nar a las mu­je­res, que no son to­dos, por su­pues­to. Crea di­fi­cul­ta­des so­bre to­do en los más frá­gi­les, en los más dé­bi­les, que ne­ce­si­tan do­mi­nar”.

El pro­ble­ma so­bre el au­men­to de las di­fe­ren­cias so­cia­les, sos­tie­ne, “de­ri­va de la muer­te de las ideo­lo­gías, del co­mu­nis­mo, el anar­quis­mo, el so­cia­lis­mo. Es­tas eran fuer­zas uni­fi­ca­do­ras que da­ban po­si­bi­li­dad de ha­cer pro­yec­tos en co­mún. Pe­ro aho­ra, sin esas fuer­zas, se cae en el in­di­vi­dua­lis­mo, que es el mal de nues­tra épo­ca”.

La úni­ca po­si­bi­li­dad de con­tra­rres­tar­lo se­ría con la cul­tu­ra por­que “crea con­cien­cia, pa­ra cual­quier pro­yec­to so­cial se ne­ce­si­ta con­cien­cia. Quien es­tá fue­ra de la cul­tu­ra es es­cla­vo de los po­de­ro­sos. La cul­tu­ra no só­lo es un li­bro en un es­tan­te, es or­ga­ni­za­ción, pro­yec­tos pa­ra el fu­tu­ro, es una ma­ne­ra de es­tar en el mun­do, de in­ter­ac­tuar, de crear víncu­los”.

— ¿Cual es la im­por­tan­cia de ser fe­mi­nis­ta hoy?

— La pa­la­bra fe­mi­nis­ta no va­le más hoy, por­que es­ta­ba re­la­cio­na­da a una ideo­lo­gía y a un pro­yec­to pa­ra el fu­tu­ro. Co­mo he di­cho an­tes, las ideo­lo­gías no exis­ten, aun­que el fe­mi­nis­mo sí exis­te en la prác­ti­ca. Sí hay cam­pa­ñas con­tra las in­jus­ti­cias y la vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Voy a me­nu­do a las es­cue­las y las chi­cas de hoy en día son cons­cien­tes y es­tán or­gu­llo­sas de sus de­re­chos y to­do, pe­ro odian la pa­la­bra fe­mi­nis­ta. Pa­ra mí, ser fe­mi­nis­ta es es­tar del la­do de las mu­je­res. Es una eti­que­ta his­tó­ri­ca­men­te vá­li­da, pe­ro pro­ba­ble­men­te hoy ya no lo sea más. Exis­ten las ba­ta­llas, co­mo he di­cho, en la prác­ti­ca, pe­ro la ideo­lo­gía no exis­te más.

— Ac­tual­men­te la so­cie­dad es muy vio­len­ta, lo mues­tra en las his­to­rias que re­co­ge en su li­bro, por ejem­plo; ¿a qué atri­bu­ye es­te in­cre­men­to de la vio­len­cia?

— Tal vez se de­be a la fal­ta de las ideo­lo­gías. La ideo­lo­gía es unión, un ob­je­ti­vo en co­mún; cuan­do los pue­blos tie­nen un ob­je­ti­vo en co­mún, lle­gan a ser me­jo­res; si no, caen en el in­di­vi­dua­lis­mo y en la com­pe­ten­cia exa­cer­ba­da, lo que lle­va al ra­cis­mo y al odio. Hoy en día las re­des es­tán lle­nas de odio, de per­so­nas que se in­sul­tan. El in­di­vi­dua­lis­mo de­sen­fre­na­do es co­mo una en­fer­me­dad de los se­res hu­ma­nos y la me­di­ci­na en mi opi­nión es te­ner un ob­je­ti­vo en co­mún, que me­jo­ra a las per­so­nas.

— Por el con­tra­rio, en vez de te­ner un ob­je­ti­vo en co­mún pa­re­ce que va­mos en re­tro­ce­so.

— El in­di­vi­dua­lis­mo lle­va al re­cha­zo del otro y ha­ce que emer­jan a la su­per­fi­cie los ins­tin­tos sal­va­jes, co­mo por ejem­plo el egoís­mo, que­rer des­truir al otro, que­rer aga­rrar to­do pa­ra sí sin de­jar na­da pa­ra los de­más. El egoís­mo aho­ra se ha vuel­to po­lí­ti­co. Por ejem­plo, con la si­tua­ción ita­lia­na de aho­ra, al­gu­nos po­lí­ti­cos creen que só­lo los ita­lia­nos tie­nen de­re­chos y que los de­más no y pue­den mo­rir aho­ga­dos. Es­ta es una ac­ti­tud an­ti­cris­tia­na, an­ti­po­lí­ti­ca y an­ti­hu­ma­nis­ta. Con Trump, só­lo los es­ta­dou­ni­den­ses im­por­tan, los me­xi­ca­nos y el res­to no. Es la fal­ta de ideo­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.