Acu­sa­da

Gon­za­lo To­bal di­ri­ge una cin­ta que ge­ne­ra el de­ba­te y des­pier­ta un mon­tón de pre­gun­tas que nos po­nen en un lu­gar mo­ral y com­ple­jo

Cambio - - CINE & SERIES - POR JU­LIE­TA SÁN­CHEZ

Do­lo­res (la ac­triz y can­tan­te ar­gen­ti­na La­li Es­pó­si­to), una jo­ven uni­ver­si­ta­ria de cla­se aco­mo­da­da, es acu­sa­da por ho­mi­ci­dio en un jui­cio muy me­diá­ti­co. La víc­ti­ma es su me­jor ami­ga, quien fue apu­ña­la­da bru­tal­men­te des­pués de una no­che de juer­ga don­de hu­bo al­cohol y dro­gas pe­ro no ce­lu­la­res, pues fue­ron prohi­bi­dos por los or­ga­ni­za­do­res. Dos años des­pués, Do­lo­res, re­clui­da en su ca­sa pa­ra es­ca­par del es­cru­ti­nio pú­bli­co, vi­ve un pun­to de quie­bre que po­dría echar por la bor­da la es­tra­te­gia de sus de­fen­so­res cuan­do el jui­cio es­tá por co­men­zar.

Acu­sa­da (Ar­gen­ti­na, 2018) for­mó par­te de la se­lec­ción ofi­cial del Fes­ti­val de Ci­ne de Ve­ne­cia y em­pe­zó a ges­tar­se ha­ce cua­tro años, cuan­do el rea­li­za­dor Gon­za­lo To­bal sin­tió cu­rio­si­dad por los ca­sos po­li­cia­les, “el mo­do de cu­brir­los y na­rrar­los de par­te de los me­dios, y có­mo el pú­bli­co es­tá fas­ci­na­do, co­mo si fue­ran reality shows. Al me­nos así pa­sa acá en Ar­gen­ti­na y, por lo que he vis­to, tam­bién en México. De ahí sur­gió la idea de con­tar un ca­so a par­tir de una fa­mi­lia, es de­cir, cru­zar el gé­ne­ro po­li­cial des­de el la­do ín­ti­mo de una fa­mi­lia que es­tá vi­vien­do una si­tua­ción así”.

El ci­neas­ta, ade­más, op­tó por otra par­ti­cu­la­ri­dad: con­tar la his­to­ria a par­tir de la mi­ra­da de una jo­ven. “Me pa­re­ce que es lo que la vuel­ve atrac­ti­va e in­tere­san­te y po­de­ro­sa, en el sen­ti­do que la pe­lí­cu­la es eso, el es­tar muy cer­ca de al­guien a quien nor­mal­men­te ve­ría­mos a tra­vés de la te­le­vi­sión y nos ha­ría­mos la pre­gun­ta: ‘¿lo hi­zo o no?’ Así es ver­lo de cer­ca”.

Co­mo pro­ta­go­nis­ta eli­gió a La­li Es­pó­si­to, ac­triz y can­tan­te ar­gen­ti­na de 27 años, muy co­no­ci­da en su país por ha­cer ca­rre­ra des­de ni­ña en te­le­no­ve­las, co­mo can­tan­te pop, y re­cien­te­men­te por aga­rrar­se a be­sos con J Bal­vin en un vi­deo de Ricardo Mon­ta­ner. “El tra­ba­jo con La­li fue muy bueno –di­ce To­bal–. Ella ve­nía de un back­ground muy di­fe­ren­te, y es­te pro­yec­to es el sal­to ha­cia el dra­ma, un pa­pel muy os­cu­ro y muy dis­tin­to a lo que ha he­cho. Pe­ro ella de­mos­tró to­da su ca­pa­ci­dad ac­to­ral y hu­ma­na. El diá­lo­go que tu­vi­mos siem­pre fue ge­nial: fui­mos bus­can­do al per­so­na­je en con­jun­to des­de la lec­tu­ra del guion, la char­la y mu­cho en­sa­yo pre­vio, to­do ese tra­ba­jo nos per­mi­tió en­con­trar­lo muy bien”.

En Acu­sa­da, el te­ma de la fa­mi­lia es im­por­tan­te. “Lo fa­mi­liar me in­tere­sa mu­cho. Mi pe­lí­cu­la an­te­rior te­nía que ver con lo fa­mi­liar al igual que to­dos los tra­ba­jos que ha­go. En es­te ca­so ha­blo de un ca­so po­li­cial a tra­vés de la fa­mi­lia: el ojo es­tá pues­to en esas re­la­cio­nes, en qué pa­sa en esa ca­sa o qué pue­den pen­sar los pa­dres so­bre qué pu­do ha­ber he­cho su hi­ja, has­ta dón­de pue­de lle­gar el amor por un hi­jo o la pro­tec­ción y to­dos los se­cre­tos que se pue­den es­con­der en­tre ellos. Le da potencia y sin­gu­la­ri­dad a la pe­lí­cu­la. Plan­tea va­rios di­le­mas mo­ra­les, pues di­fí­cil­men­te los es­pec­ta­do­res han es­ta­do en esa si­tua­ción, pe­ro sí re­co­no­cen esas re­la­cio­nes y víncu­los fa­mi­lia­res y eso me permite la iden­ti­fi­ca­ción y acer­car­me mu­cho y ha­cer pre­gun­tas co­mo ¿qué ha­ría yo en esa si­tua­ción?, ¿có­mo ha­bla­ría con mi hi­ja?, y un mon­tón de pre­gun­tas de ese es­ti­lo que nos po­nen en un lu­gar mo­ral y com­ple­jo, y ge­ne­ran el de­ba­te”.

To­bal, ade­más, ha­bla de la com­ple­ji­dad de una reali­dad que va ca­da vez más rá­pi­do. “Es di­fí­cil pen­sar en pa­rar un mo­men­to y en­ten­der al­go de la com­ple­ji­dad, de có­mo en­ten­der es­tas nue­vas tec­no­lo­gías que van tan rá­pi­do y que afec­tan nues­tras re­la­cio­nes, y un mon­tón de vin­cu­la­cio­nes hu­ma­nas que an­tes dá­ba­mos por sentadas tam­bién que­dan to­tal­men­te tras­to­ca­das; sien­to que es­ta cues­tión es di­fí­cil de en­ten­der. Hay al­go de eso en la pe­lí­cu­la por­que una de las co­sas que es­tá en cri­sis tie­ne que ver con la ver­dad y la idea que te­nía­mos de la ver­dad, que en el pre­sen­te es­tá en cri­sis. Eso en es­te ca­so po­li­cial es muy im­por­tan­te”.

En Acu­sa­da, la mú­si­ca es del me­xi­cano Ro­ge­lio So­sa, quien se ca­rac­te­ri­za por su en­fo­que ex­pe­ri­men­tal. “Me in­tere­só mu­cho tra­ba­jar con al­guien así por­que la mú­si­ca co­mo clí­max de la pe­lí­cu­la de al­gu­na ma­ne­ra te­nía que mos­trar esa at­mós­fe­ra, esa co­sa ro­ta a tra­vés de Do­lo­res, al igual que con la fa­mi­lia y en esa ca­sa. Sen­tía que ha­bía una so­no­ri­dad ro­ta y va­cía, las co­sas no es­tán en su lu­gar. Es­tu­ve tra­ba­jan­do con Ro­ge­lio, que es muy crea­ti­vo, en la bús­que­da de es­tas so­no­ri­da­des. Es un tra­ba­jo es­pec­ta­cu­lar”.

Otro me­xi­cano que par­ti­ci­pa es el ac­tor Gael Gar­cía Ber­nal, quien in­ter­pre­ta a un ma­le­di­cen­te con­duc­tor de TV. “Mal­va­do o no tie­ne una cuo­ta de reali­dad, es­tá ha­cien­do su tra­ba­jo”. Pa­ra Gon­za­lo es im­por­tan­te “con­tar his­to­rias y mi­rar el mun­do en el que vi­vi­mos. Se tra­ta de po­der cap­tu­rar al­go de lo que nos ro­dea, del mo­men­to que atra­ve­sa­mos co­mo so­cie­dad y re­tra­tar esos con­tex­tos tam­bién y las pa­ra­do­jas y com­ple­ji­da­des en el mun­do que vi­vi­mos. Es una de las co­sas que

bus­co ha­cer, y al mis­mo tiem­po con­tar his­to­rias atra­pan­tes que nos per­mi­tan ver en el ci­ne y al mis­mo tiem­po que nos per­mi­tan pen­sar y de­ba­tir”.

A él le gus­ta­ría que quie­nes vean la pe­lí­cu­la “pue­dan re­fle­xio­nar so­bre el mun­do en que es­ta­mos vi­vien­do; que tam­bién pa­sen un buen ra­to en el ci­ne y se sal­gan un ra­to de sus vi­das pa­ra ver des­de otra mi­ra­da. Es mo­des­to el po­ner­se en otros za­pa­tos, mi­rar el mun­do con otros an­te­ojos un ra­to, eso te abre un ra­to la ca­be­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.