NACION DESCONECTADO

Mien­tras que tú pi­des la ce­na por Uber Eats, hay un mon­tón de gen­te en México que nun­ca ha usa­do una compu­tado­ra; así de alar­man­te es la di­fe­ren­cia

Cambio - - PANORAMA - POR GIOVANNA FRANZONI

¿Te ima­gi­nas des­per­tar un día y que no ha­ya In­ter­net en la Ciu­dad de México? Si le pre­gun­tá­ra­mos a la ma­yo­ría de los ci­ta­di­nos lo que creen que pa­sa­ría si nos que­dá­ra­mos un día sin red, se­gu­ra­men­te mu­chos de ellos des­cri­bi­rían esas 24 ho­ras co­mo el fin del mun­do.

Y en reali­dad, pa­ra quie­nes es­ta­mos acos­tum­bra­dos al ac­ce­so ili­mi­ta­do a las TIC tal vez sí lo sea, pues po­co a po­co he­mos mi­gra­do nues­tros há­bi­tos de con­su­mo ha­cia es­pa­cios co­mo Fa­ce­book o Ama­zon.

Por otro la­do, la gi­gan­tes­ca de­sigual­dad eco­nó­mi­ca que ha exis­ti­do en nues­tro país a lo lar­go de la his­to­ria ha pro­vo­ca­do que, a di­fe­ren­cia de lo que mu­chos creen, el uso de In­ter­net a tra­vés de compu­tado­ras y smartp­ho­nes sea un pri­vi­le­gio del que go­za me­nos de la mi­tad del país.

A esa im­po­si­bi­li­dad de na­ve­gar en la red co­mo lo ha­ce­mos mu­chos de no­so­tros des­de fi­na­les de los 90 se le co­no­ce co­mo bre­cha di­gi­tal. El con­cep­to na­ció a la par

de las pri­me­ras compu­tado­ras de es­cri­to­rio, y en­glo­ba to­do ti­po de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, in­clu­yen­do la te­le­vi­sión y la ra­dio.

De ma­ne­ra más pre­ci­sa, la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) de­fi­ne el con­cep­to bre­cha di­gi­tal co­mo “la dis­tan­cia exis­ten­te en­tre in­di­vi­duos, áreas re­si­den­cia­les, áreas de ne­go­cios y geo­grá­fi­cas en los di­fe­ren­tes ni­ve­les so­cio­eco­nó­mi­cos en re­la­ción a sus opor­tu­ni­da­des pa­ra ac­ce­der a las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción, así co­mo al uso de In­ter­net, lo que aca­ba re­fle­jan­do di­fe­ren­cias tan­to en­tre paí­ses co­mo den­tro de los mis­mos” .

Por otro la­do, la Unes­co, en 2005 a tra­vés de su do­cu­men­to Ha­cia las so­cie­da­des del co­no­ci­mien­to, de­cre­tó que el ele­men­to cen­tral pa­ra crear so­cie­da­des me­jor in­for­ma­das es el In­ter­net, mis­mo que se con­si­de­ra una ne­ce­si­dad bá­si­ca pa­ra cual­quier país que pre­ten­da evo­lu­cio­nar. A su vez, eso con­vier­te el ac­ce­so a In­ter­net y a las TIC en un de­re­cho hu­mano fun­da­men­tal, ya que el no te­ner ac­ce­so a ellas su­po­ne una inequi­dad so­cial y eco­nó­mi­ca.

Da­do que el In­ter­net es la fuente de cre­ci­mien­to de las so­cie­da­des y México un país con una gran eco­no­mía que no ha sa­bi­do uti­li­zar­lo con el pro­pó­si­to de in­cre­men­tar su uso con mi­ras a una me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra to­dos, la bre­cha di­gi­tal ac­tual­men­te si­gue afec­tan­do a mi­llo­nes de me­xi­ca­nos, quie­nes en su ma­yo­ría tam­bién pa­de­cen po­bre­za y vi­ven en zo­nas ru­ra­les.

En la úl­ti­ma me­di­ción de la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (ITU, por sus si­glas en in­glés) en 2015, México es­ta­ba en el lu­gar nú­me­ro nue­ve den­tro de los paí­ses en Amé­ri­ca La­ti­na con me­jor uso de las TIC –por de­ba­jo de Ecua­dor y Pa­na­má, que no cuen­tan con una ta­lla eco­nó­mi­ca co­mo la nues­tra.

Su­ma­do a es­to, un es­tu­dio del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (2013) co­rro­bo­ró que el país ha per­di­do va­rios lu­ga­res en las cla­si­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de la so­cie­dad de la in­for­ma­ción, y da­ba por he­cho que es­to se de­be a la au­sen­cia de po­lí­ti­cas pú­bli­cas efi­ca­ces en ma­te­ria de las TIC, pe­se a la exis­ten­cia de una eco­no­mía de mer­ca­do que “vi­ve” en la red des­de los años 90 del si­glo pa­sa­do.

Si bien los smartp­ho­nes han ayu­da­do a dis­mi­nuir la bre­cha di­gi­tal en cier­to sen­ti­do –de acuer­do con un es­tu­dio he­cho por el Ine­gi en 2017, el 89 % de los usua­rios de In­ter­net te­nían ac­ce­so a la red por me­dio de un mó­vil– más de la mi­tad de la po­bla­ción en México nun­ca ha usa­do una compu­tado­ra o nun­ca ha apren­di­do a usar­la del to­do.

Los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca con una bre­cha di­gi­tal muy am­plia tam­bién son los que tie­nen más pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con po­bre­za. Tal es el ca­so de Chia­pas, Ta­bas­co y Oa­xa­ca, que do­mi­nan la lis­ta de es­pa­cios den­tro de nues­tro te­rri­to­rio con me­nos ac­ce­so a In­ter­net y otras tec­no­lo­gías.

Es­to se de­be a otra de las gran­des ba­rre­ras que si­gue en­san­chan­do la bre­cha di­gi­tal: la edu­ca­ción en el uso de las TIC, así co­mo la im­ple­men­ta­ción de las mis­mas en es­pa­cios la­bo­ra­les y es­cue­las.

A pe­sar de que es im­po­si­ble que se lo­gre des­apa­re­cer del to­do la bre­cha di­gi­tal en nues­tro país –de­bi­do a que es­ta pro­ble­má­ti­ca es­tá en­te­ra­men­te co­rre­la­cio­na­da con la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y el desa­rro­llo so­cial–, si pu­die­ra exis­tir una fór­mu­la pa­ra acor­tar­la en México se­ría es­ta: ma­yor in­fraes­truc­tu­ra, pla­nes de es­tu­dios en las es­cue­las que in­vo­lu­cren la en­se­ñan­za de las TIC y nue­vas po­lí­ti­cas pú­bli­cas que ga­ran­ti­cen su in­clu­sión so­cial, así co­mo nues­tro de­re­cho a su li­bre ac­ce­so.

La úni­ca for­ma de co­men­zar a ge­ne­rar es­te cam­bio es in­vo­lu­crán­do­nos más en las pro­pues­tas de ley que apun­tan ha­cia ese pa­no­ra­ma, uno en el que la in­for­ma­ción sea un be­ne­fi­cio del que to­dos po­da­mos echar mano y que nos ayu­da­ra a cons­truir una so­cie­dad de co­no­ci­mien­to. Apo­ye­mos es­tos pro­yec­tos des­de con un sha­re, has­ta sa­lir a mar­char con el fin de exi­gir que nues­tro go­bierno ayu­de a cor­tar la im­po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a la red pa­ra aque­llos que la ne­ce­si­tan ca­si tan­to co­mo no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.