Miguel*, 34 años

Cambio - - MUNDO -

Ac­tual­men­te soy re­fu­gia­do po­lí­ti­co en Li­ma. Ten­go prohi­bi­do por el go­bierno que me dio asi­lo pla­ti­car so­bre la si­tua­ción que me tra­jo acá (al me­nos dan­do mi ca­ra y nom­bre).

La vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la es al­go que ra­ya en lo ab­sur­do y co­mún. Si goo­gleas “Ve­ne­zue­la, vio­la­ción y de­re­chos hu­ma­nos” te sal­drá una can­ti­dad de in­for­ma­ción gi­gan­te. El go­bierno lo nie­ga, pe­ro hay or­ga­nis­mos que se de­di­can ex­clu­si­va­men­te a lle­var no­ta de es­to, por­que esa es una ma­ne­ra muy efec­ti­va del go­bierno en in­vi­si­bi­li­zar la cri­sis y los afec­ta­dos; jus­to co­mo ha­cen con las ci­fras de in­fla­ción ofi­cia­les: sen­ci­lla­men­te no las dan.

Sa­lí de Ve­ne­zue­la per­se­gui­do por los mi­li­ta­res, en ca­rre­te­ra, hu­yen­do por la fron­te­ra. Que­rían cul­par­me de que yo era una de las per­so­nas res­pon­sa­bles de or­ga­ni­zar las ma­ni­fes­ta­cio­nes. Plan­ta­ron prue­bas, in­ter­vi­nie­ron mi te­lé­fono y el de mis ami­gos más cer­ca­nos. Ya mi ca­sa no era se­gu­ra y no exis­tía pri­va­ci­dad al­gu­na. Co­que­tea­ban con lle­var­me pre­so y ca­da cier­to tiem­po se po­día ob­ser­var en las afue­ras de mi ca­sa fun­cio­na­rios de la po­li­cía o un par de guar­dias na­cio­na­les; era una es­pe­cie de psi­co­te­rror bien fuer­te, has­ta que un día pa­só lo inevi­ta­ble: me sa­ca­ron de mi ho­gar a las tres de la ma­ña­na y es­tu­vie­ron cin­co días tor­tu­rán­do­me psi­co­ló­gi­ca y fí­si­ca­men­te pa­ra que “con­fe­sa­ra” mis de­li­tos.

Es­tu­ve des­apa­re­ci­do, me in­co­mu­ni­ca­ron con mi fa­mi­lia y se pen­só que es­ta­ba muer­to. Eso fue en ma­yo de 2017, un mo­men­to en don­de la re­pre­sión lle­gó a ni­ve­les his­tó­ri­cos: ma­ta­ron a mu­chos es­tu­dian­tes y re­pri­mie­ron a cual­quier per­so­na que pu­die­sen ver sos­pe­cho­sa. Las ór­de­nes que te­nían esos guar­dias na­cio­na­les eran des­apa­re­cer las mar­chas y ma­ni­fes­ta­cio­nes. In­clu­so po­de­mos ver có­mo has­ta a Juan Re­que­sens, dipu­tado de la Asam­blea Na­cio­nal, fue dro­ga­do y ex­hi­bi­do en pú­bli­co con su ro­pa in­te­rior lle­na de ex­cre­men­to, “con­fe­san­do” que él es­tu­vo de­trás del aten­ta­do con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro. Si así tra­tan a un dipu­tado elec­to, ima­gi­nen có­mo pue­den tra­tar a es­tu­dian­tes o per­so­nas de a pie.

Tu­ve que pe­dir asi­lo po­lí­ti­co por­que ya mi vi­da co­rría pe­li­gro real, no eran tor­tu­ras o ame­na­zas, y es que esa es la me­jor for­ma que tie­ne ac­tual­men­te el go­bierno de Ve­ne­zue­la pa­ra di­si­par cual­quier ac­to de ma­ni­fes­ta­ción an­te la te­rri­ble cri­sis que se vi­ve: lle­var al pi­so tus de­re­chos hu­ma­nos y ha­cer­te sen­tir que el Es­ta­do es quién de­ci­de si vi­ves o no: fas­cis­mo to­tal.

*Los nom­bres de las per­so­nas fue­ron cam­bia­dos pa­ra pro­te­ger su iden­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.