pa­ra el cam­bio Los agri­cul­to­res ma­yas

¿Sabías que Tu­lum y su iden­ti­dad po­drían re­cu­pe­rar­se gra­cias a la agri­cul­tu­ra ma­ya? Si­gue le­yen­do, pues las co­mu­ni­da­des ya es­tán ha­cien­do su par­te, y tú co­mo via­je­ro tam­bién de­bes po­ner tu gra­ni­to de are­na

Cambio - - ACTUALIDAD -

Una pla­ya per­fec­ta pa­ra pos­tal, una ri­que­za na­tu­ral im­pre­sio­nan­te y una re­gión ri­ca en tra­di­cio­nes ma­yas. Tu­lum es un pa­raí­so es­con­di­do en el su­r­es­te de nues­tro país que a lo lar­go de los años se ha for­ja­do fa­ma co­mo uno de los des­ti­nos más atrac­ti­vos, so­bre to­do pa­ra vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros.

Tan­to que, co­mo pa­sa en Can­cún, los ho­te­les, res­tau­ran­tes y lu­ga­res de en­tre­te­ni­mien­to se en­fo­can en man­te­ner sus ser­vi­cios en ten­den­cia glo­bal con el fin de se­guir co­bran­do en dó­la­res, aun cuan­do eso pon­ga en ries­go la iden­ti­dad y la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal del des­tino por­que, ¿aca­so no has sen­ti­do que sí, to­do es muy bo­ni­to, pe­ro en reali­dad no pa­re­ce Mé­xi­co?

Y es que Tu­lum, ese pa­raí­so que al­gu­na vez ha­bi­ta­ron los ma­yas y que es una de las pla­yas más her­mo­sas de nues­tro país, se ha con­ver­ti­do en un des­tino que ofre­ce una fa­cha­da de eco­tu­ris­mo, aun­que en reali­dad se ha trans­for­ma­do en la pe­sa­di­lla eco­ló­gi­ca de cual­quier ac­ti­vis­ta.

Con más de 2.4 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes re­gis­tra­dos en 2017, ca­da vez son más los em­pre­sa­rios in­tere­sa­dos en cons­truir ho­te­les, clubs de pla­ya y es­pa­cios de en­tre­te­ni­mien­to en Tu­lum.

To­do, ba­jo la fal­sa pro­me­sa que sus ser­vi­cios es­tán pen­sa­dos pa­ra ser ami­ga­bles con la na­tu­ra­le­za, cuan­do en reali­dad lo que es­tán oca­sio­nan­do es un da­ño se­ve­ro al te­rri­to­rio por la gran de­man­da tu­rís­ti­ca que exis­te y la fal­ta de aten­ción que se le da a los pro­ble­mas ge­ne­ra­dos.

Es­to ha pro­vo­ca­do en la re­gión que la eco­no­mía lo­cal per­ma­nez­ca re­za­ga­da, que el sub­sue­lo de la zo­na es­té al­ta­men­te con­ta­mi­na­do por re­si­duos de aguas ne­gras y sus ce­no­tes es­tén en pe­li­gro por el mal ma­ne­jo de los des­per­di­cios.

Preo­cu­pa­do por el gran im­pac­to de la con­ta­mi­na­ción en Tu­lum, Juan Pa­blo Inés, un gas­tró­no­mo ori­gi­na­rio del Es­ta­do de Mé­xi­co, de­ci­dió em­pa­car to­das sus co­sas pa­ra lle­gar a vi­vir cer­ca de es­tas pla­yas en Quin­ta­na Roo y ayu­dar a com­ba­tir el pro­ble­ma.

La idea sur­gió lue­go de co­no­cer los ser­vi­cios que brin­da­ban en Slow Food, una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal que bus­ca ge-

ne­rar so­be­ra­nía so­cial y ce­ro des­per­di­cio de ali­men­tos. Juan Pa­blo tra­ba­jó un tiem­po den­tro de es­ta red y lue­go de­ci­dió apli­car los mis­mos va­lo­res, pe­ro con el pro­pó­si­to de crear un ci­clo den­tro de su co­mu­ni­dad que be­ne­fi­cie a quie­nes han vi­vi­do y cui­da­do Tu­lum, mu­cho an­tes de que se vol­vie­ra lu­gar obli­ga­do pa­ra grin­gos o eu­ro­peos.

El re­sul­ta­do es Wóo­lis, un proyecto que bus­ca re­du­cir el des­per­di­cio de ba­su­ra, ela­bo­rar com­pos­tas con la fi­na­li­dad de re­ge­ne­rar el sue­lo y re­cu­pe­rar la agri­cul­tu­ra ma­ya de la zo­na, así co­mo dis­tri­buir a pre­cios jus­tos los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos por las co­mu­ni­da­des.

Wóo­lis sig­ni­fi­ca ‘ci­clo’ en ma­ya, y es jus­ta­men­te co­mo es­tá ma­pea­do el proyecto: un círcu­lo que co­mien­za y ter­mi­na en la tie­rra, be­ne­fi­cian­do a quien la tra­ba­ja.

La pri­me­ra fa­se de Wóo­lis co­men­zó en 2016, cuan­do Juan Pa­blo y un ami­go su­yo de­ci­die­ron co­men­zar un ser­vi­cio de re­co­lec­ción de ba­su­ra orgánica pa­ra, con ella, pro­du­cir com­pos­tas ma­si­vas pa­ra los plan­tíos de las co­mu­ni­da­des.

El si­guien­te pa­so con­sis­tió en acer­car­se a las co­mu­ni­da­des con el ob­je­ti­vo de ofre­cer­les com­pos­ta, el ser­vi­cio de co­lo­ca­ción de sus pro­duc­tos a un pre­cio jus­to y ta­lle­res con el fin de re­cu­pe­rar las cos­tum­bres de agri­cul­tu­ra ma­ya en la zo­na. Con ello, tan­to Juan Pa­blo co­mo las co­mu­ni­da­des in­vo­lu­cra­das bus­can re­vi­vir la eco­no­mía lo­cal, ayu­dar a dis­mi­nuir el im­pac­to de desechos y ge­ne­rar una cul­tu­ra que res­pe­te los pro­ce­sos, que bus­que con­su­mir no só­lo pro­duc­tos or­gá­ni­cos, sino tam­bién me­xi­ca­nos.

Den­tro de los mé­to­dos que han re­cu­pe­ra­do de la agri­cul­tu­ra ma­ya es­tán las ca­mas ele­va­das y el po­li­cul­ti­vo, ade­más de la plan­ta­ción de in­gre­dien­tes tí­pi­cos de la re­gión co­mo to­ma­te mil­pa, pe­pino lo­cal y ár­bo­les fru­ta­les.

Juan Pa­blo cree que alen­tar a las co­mu­ni­da­des a lu­char por man­te­ner sus tie­rras con plan­tíos de fru­tos y ve­ge­ta­les lo­ca­les ge­ne­ra­rá, de ma­ne­ra pau­la­ti­na, que las fa­mi­lias que tra­ba­jen el campo ten­gan una me­jor ca­li­dad de vi­da, lo que, ade­más, es­tá en ar­mo­nía con nues­tro pla­ne­ta.

Has­ta aho­ra, se tra­ba­ja con más de 15 fa­mi­lias den­tro de la zo­na, que se de­di­can a la agri­cul­tu­ra; por otro la­do se re­co­lec­ta al­re- de­dor de una to­ne­la­da dia­ria de ba­su­ra orgánica pa­ra las com­pos­tas.

Sin em­bar­go, en el fu­tu­ro de Wóo­lis ha­brá in­ver­na­de­ros que le per­mi­tan a las co­mu­ni­da­des te­ner una ma­yor pro­duc­ción, un res­tau­ran­te que sirva co­mo fo­ro pa­ra los pro­duc­tos de la zo­na; con­ve­nios con los ho­te­les con el ob­je­ti­vo de dis­tri­buir ali­men­tos or­gá­ni­cos y una red ca­da vez más gran­de de re­co­lec­ción de ba­su­ra.

Con el pro­pó­si­to de lo­grar­lo, de acuer­do con Juan Pa­blo, si bien es im­por­tan­te cap­tar la aten­ción del go­bierno y los gran­des re­sort, tam­bién lo es in­vo­lu­crar a los tu­ris­tas, quie­nes mu­chas ve­ces no es­tán real­men­te in­tere­sa­dos en lo que con­su­men du­ran­te sus va­ca­cio­nes.

“Tu­lum de cier­ta for­ma es una far­sa. De los ne­go­cios y ho­te­les que se en­cuen­tran en la zo­na y se di­cen eco­ló­gi­cos, só­lo un 10 % lo es. La cues­tión es que, co­mo es­tá de mo­da, al po­ner que un pro­duc­to es or­gá­ni­co se pue­de ven­der al do­ble. La reali­dad es que la so­cie­dad es­tá di­vi­di­da en­tre el pue­blo y la pla­ya. Quie­nes só­lo vi­si­tan la pla­ya, no es­tán al tan­to de las ver­da­de­ras con­di­cio­nes en las que es­tá el pue­blo”.

Así co­mo Juan Pa­blo, hay va­rios pro­yec­tos den­tro de Tu­lum que bus­can com­ba­tir los pro­ble­mas que aque­jan el te­rri­to­rio, pe­ro es ta­rea de to­dos lo­grar un ver­da­de­ro cam­bio. Por eso, en tu pró­xi­mo via­je a Tu­lum o a cual­quier otro lu­gar, ase­gú­ra­te de co­no­cer el ori­gen de los pro­duc­tos o ser­vi­cios que con­su­mas, más allá de su etiqueta eco­ló­gi­ca.

No só­lo se tra­ta de hos­pe­dar­te en un ho­tel que se di­ga eco­friendly, sino co­no­cer a dón­de va su dre­na­je, qué ti­po de pro­duc­tos usan pa­ra la lim­pie­za, a dón­de va a pa­rar su ba­su­ra y de qué ser­vi­cios lo­ca­les se ven be­ne­fi­cia­dos.

Si los tu­ris­tas exi­gi­mos es­tos cam­bios, los gran­des em­pre­sa­rios que de­ci­die­ron to­mar co­mo es­tan­dar­te la fa­cha­da eco­ló­gi­ca, se ve­rán obli­ga­dos a real­men­te preo­cu­par­se por su te­rri­to­rio, por re­no­var ese Tu­lum tan pa­ra­di­sia­co que exis­tía an­tes de que ellos lle­ga­ran.

*La ver­sión ori­gi­nal de es­ta his­to­ria fue es­cri­ta por Gio­van­na Fran­zo­ni y fue pu­bli­ca­da el 29 de ju­lio de 2018 en la edición 849 de CAM­BIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.