Los re­co­lec­to­res de llu­via

Es­te jo­ven, ma­te­má­ti­co de la UNAM, ha crea­do un sis­te­ma de re­co­lec­ción plu­vial sim­ple, ac­ce­si­ble y sus­ten­ta­ble pa­ra que los agri­cul­to­res del su­r­es­te me­xi­cano cu­bran sus ne­ce­si­da­des de rie­go

Cambio - - ACTUALIDAD -

Un día cual­quie­ra te le­van­tas apre­su­ra­do por­que ya es tar­de pa­ra ir a tu tra­ba­jo. Te me­tes a ba­ñar y no sa­le agua de la re­ga­de­ra. Eno­ja­do, sales se­mi­des­nu­do rum­bo a la co­ci­na, pe­ro tam­po­co sa­le agua del fre­ga­de­ro. No tie­nes cis­ter­na. Ter­mi­nas ba­ñán­do­te con el agua fría del ga­rra­fón. ¿Te ha pa­sa­do eso al­gu­na vez? Si eres ha­bi­tan­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, se­gu­ra­men­te sí. La fal­ta de agua arrui­nó tu día.

Aho­ra ima­gi­na qué pa­sa con los agri­cul­to­res que no tie­nen agua en sus cul­ti­vos y de­pen­den de ellos no só­lo pa­ra sus in­gre­sos eco­nó­mi­cos, sino pa­ra so­bre­vi­vir, ya que mu­chos siem­bran y co­se­chan con mi­ras al au­to­con­su­mo. Ese pro­ble­ma, que afec­ta di­rec­ta­men­te a los pro­duc­to­res y a no­so­tros los con­su­mi­do­res, lle­vó a Pa­blo Gon­zá­lez Moc­te­zu­ma, ma­te­má­ti­co por la UNAM, a bus­car una so­lu­ción.

Se dio cuen­ta de que uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de los cam­pe­si­nos era la cap­ta­ción de agua pa­ra sus mil­pas. Por ello, en 2015 creó Kool ja, una es­pe­cie de pi­le­ta don­de se al­ma­ce­na agua de llu­via que des­pués, me­dian­te una man­gue­ra, se usa­rá en los cul­ti­vos. El proyecto arran­có en la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, es­pe­cial­men­te en el mu­ni­ci­pio de Fe­li­pe Ca­rri­llo Puer­to. Ahí, dos pro­duc­to­res de­ci­die­ron pro­bar du­ran­te año y me­dio el pro­to­ti­po.

El Kool ja, cuen­ta Pa­blo, no es más que una pe­que­ña cis­ter­na de cin­co me­tros de diá­me­tro por 1.4 me­tros de al­tu­ra, muy fá­cil de trans­por­tar, ro­dea­da por un te­cho de lá­mi­nas que dre­na el agua de llu­via ha­cia la cis­ter­na, cu­bier­ta por una ma­lla que sir­ve co­mo fil­tro pa­ra que no en­tren ho­jas o in­sec­tos.

El me­ca­nis­mo se co­lo­ca en la par­te al­ta de la mil­pa con el pro­pó­si­to de que el agua ba­je has­ta el sem­bra­dío. La ra­zón: el sue­lo yu­ca­te­co só­lo tie­ne unos 30 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, aba­jo de eso to­do es pie­dra, por ello, es ca­si im­po­si­ble per­fo­rar un po­zo – se ne­ce­si­ta­ría rom­per, qui­zá con di­na­mi­ta, 18 me­tros de pie­dra, lo que ge­ne­ra­ría bas­tan­tes da­ños al en­torno am­bien­tal.

Pe­se a que es un me­ca­nis­mo bas­tan­te rús­ti­co, el Kool ja re­sul­ta efi­cien­te: tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 30 000 li­tros de agua y se pue­de car­gar con fa­ci­li­dad, a di­fe­ren­cia de

las cis­ter­nas co­mer­cia­les cu­ya ca­pa­ci­dad es de 10 000 li­tros y son muy pe­sa­das.

Des­pués de 18 me­ses de tra­ba­jar con el Kool ja –sig­ni­fi­ca en ma­ya ‘agua de la mil­pa’– la di­ná­mi­ca pro­duc­ti­va cam­bió sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te pa­ra los pro­duc­to­res de­bi­do a que por fin con­ta­ban con agua en sus par­ce­las: pa­sa­ron del des­abas­to del lí­qui­do a te­ner 30 000 li­tros. Y aun­que re­gar una hec­tá­rea de cual­quier cul­ti­vo re­quie­re unos 200 000 li­tros de agua, el pro­to­ti­po les ha ayu­da­do bas­tan­te en sus mil­pas de ca­la­ba­za, maíz, fri­jol y hor­ta­li­zas.

Sin em­bar­go, no só­lo los agri­cul­to­res se han in­tere­sa­do en el proyecto, tam­bién los api­cul­to­res bus­ca­ron el pro­to­ti­po de­bi­do a los pro­ble­mas que tie­nen pa­ra abas­te­cer de agua a las abe­jas, y pa­ra el uso du­ran­te el ci­clo pro­duc­ti­vo en la re­co­lec­ción de la miel.

EN­FREN­TAR LA REALI­DAD

De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción de la Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO), a fi­na­les del si­glo pa­sa­do, la agri­cul­tu­ra em­plea­ba el 70 por cien­to del agua que se uti­li­za­ba en el mun­do, y es­ti­ma que du­ran­te el año 2030, ese sec­tor use cer­ca del 85 por cien­to. No obs­tan­te, ad­vier­te la or­ga­ni­za­ción, la es­ca­sez de agua se­rá ca­da vez ma­yor en al­gu­nos lu­ga­res, y en al­gu­nas re­gio­nes li­mi­ta­rá la pro­duc­ción lo­cal de ali­men­tos.

Por ello, la FAO re­co­mien­da em­plear “sis­te­mas ba­ra­tos y en pe­que­ña es­ca­la de re­co­lec­ción del agua, de rie­go y dre­na­je pa­ra las pe­que­ñas co­mu­ni­da­des ru­ra­les, las cua­les es po­si­ble que cuen­ten úni­ca­men­te con me­dios ma­nua­les y de trac­ción ani­mal”. Es pre­ci­sa­men­te lo que es­tá ha­cien­do Pa­blo con Kool ja.

—¿El me­ca­nis­mo de cap­ta­ción de agua es ami­ga­ble con la na­tu­ra­le­za?

—To­tal­men­te. Se han sus­ti­tui­do ma­te­ria­les con re­cur­sos que la sel­va nos pro­vee. Un ejem­plo es cam­biar el tu­bo gal­va­ni­za­do, que de por sí es ca­rí­si­mo, por ma­de­ras de cier­tos ár­bo­les que fun­cio­nan de ma­ne­ra si­mi­lar. Nues­tro pro­duc­to evo­lu­cio­na a par­tir de es­cu­char a los pro­duc­to­res, ellos nos re­co­mien­dan qué ti­po de ins­tru­men­tos po­de­mos uti­li­zar pa­ra no afec­tar el eco­sis­te­ma. Por esa ra­zón, el Kool ja si­gue per­fec­cio­nán­do­se.

Tam­bién, jun­to con la cis­ter­na, se van a co­lo­car be­be­de­ros pa­ra la fau­na sil­ves­tre del lu­gar, por­que mu­chos ani­ma­les mue­ren de sed, o por bus­car agua se ven obli­ga­dos a sa­lir a los pue­blos y pue­den ser atro­pe­lla­dos. Los Kool ja con­for­man un proyecto pa­ra apro­ve­char los re­cur­sos am­bien­ta­les que fo­men­ta y pro­mue­ve el cui­da­do del eco­sis­te­ma. —¿Cuán­tos han im­ple­men­ta­do? —Has­ta el mo­men­to son 12. Dos ya tra­ba­jan­do y 10 com­ple­tan­do el pro­ce­so de ins­ta­la­ción que se­rán usa­dos en es­ta tem­po­ra­da de llu­vias. Nues­tra idea es ex­pan­dir­nos al orien­te de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán.

El desarrollo del proyecto pro­vo­có que Pa­blo, quien tam­bién cuen­ta con una maes­tría en Ges­tión del Desarrollo Ru­ral por la Uni­ver­si­dad de Cha­pin­go, fue­ra con­tra­ta­do por el In­ter­na­tio­nal Re­ne­wa­ble Re­sour­ces Ins­ti­tu­te (IRRI), una or­ga­ni­za­ción que pro­mue­ve ini­cia­ti­vas que pro­duz­can bie­nes y ser­vi­cios sus­ten­ta­bles pa­ra ayu­dar a re­du­cir la de­pen­den­cia hu­ma­na de los com­bus­ti­bles fó­si­les.

Pa­blo ac­tual­men­te coor­di­na las la­bo­res de IRRI en la pe­nín­su­la y, des­de la or­ga­ni­za­ción, bus­ca apo­yar a las co­mu­ni­da­des ru­ra­les y de ba­jos in­gre­sos con la fi­na­li­dad de me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da me­dian­te la ge­ne­ra­ción, el desarrollo y la con­ser­va­ción de los re­cur­sos lo­ca­les. —¿Qué fa­llas tie­ne el proyecto? —Va­rias. Una de ellas es que aún tar­da­mos mu­cho en pro­du­cir los Kool ja, apro­xi­ma­da­men­te ocho me­ses. Tam­po­co te­ne­mos mu­chos so­cios lo­ca­les que nos ha­gan lle­gar el pro­duc­to de ma­ne­ra in­me­dia­ta a las co­mu­ni­da­des. Es de­cir, no te­ne­mos mu­cha ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va pa­ra su fa­bri­ca­ción e ins­ta­la­ción.

—¿Có­mo vi­sua­li­zas el proyecto a lar­go pla­zo?

—Creo que re­sol­vien­do al­gu­nos de sus pro­ble­mas po­de­mos crear sis­te­mas in­te­gra­les en el ma­ne­jo del agua en va­rias co­mu­ni­da­des. As­pi­ra­mos a te­ner más con­tac­to con los pro­duc­to­res con el fin de ayu­dar­los a re­sol­ver su ges­tión del agua tan­to en el sec­tor agro­pe­cua­rio co­mo en los ho­ga­res. Se­ría ge­nial que a me­diano o lar­go pla­zo nues­tros pro­duc­to se pudiera ven­der en las fe­rre­te­rías o tien­das es­pe­cia­li­za­das pa­ra que más gen­te tu­vie­ra ac­ce­so al apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos que nos brin­da el me­dio am­bien­te.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que en los pró­xi­mos años la es­ca­sez de agua se­rá uno de los ma­yo­res pro­ble­mas a ni­vel mun­dial, qui­zá pro­yec­tos co­mo el de Pa­blo, que fun­cio­na en sin­to­nía con las co­mu­ni­da­des y el me­dio am­bien­te, sean la res­pues­ta a la cri­sis lí­qui­da que se ave­ci­na.

*La ver­sión ori­gi­nal de es­ta his­to­ria fue es­cri­ta por Ro­ger Ve­lay fue pu­bli­ca­da el 15 de ju­lio de 2018 en la edición 847 de CAM­BIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.