pa­ra el cam­bio Las co­lec­cio­nis­tas de­mez­cli­lla

Ins­pi­ra­das por la tra­di­ción de las abue­las que con hi­lo, agu­ja y de­dal en mano re­pa­ra­ban la ro­pa des­gas­ta­da, dos jó­ve­nes de Barcelona se de­di­can a res­ca­tar mi­les de ki­los de mez­cli­lla pa­ra con­fec­cio­nar nue­vas pren­das o ac­ce­so­rios

Cambio - - ACTUALIDAD -

En el sec­tor de la mo­da, el mo­de­lo de usar y ti­rar na­ci­do en Oc­ci­den­te se ha con­ver­ti­do en una prác­ti­ca que ya se re­pli­ca en los paí­ses más ha­bi­ta­dos del mun­do; In­dia y Chi­na con­su­men 6.5 ki­los de ro­pa por per­so­na al año y si es­te úl­ti­mo al­can­za los 1 450 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en 2030, co­mo pre­vé la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­lud, es­to se tra­du­ci­ría en un mer­ca­do de ca­si 19 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pren­das, una bar­ba­ri­dad.

Es­te mo­de­lo es­tá eli­mi­nan­do la cos­tum­bre y men­ta­li­dad eco­ló­gi­ca de las abue­las, que con hi­lo, agu­ja y de­dal en mano, se de­di­ca­ban has­ta ha­ce po­co a re­pa­rar pie­zas de ro­pa des­gas­ta­da o trans­for­mar la ro­ta en tra­pos de co­ci­na o fun­das de al­moha­da. Na­da se ti­ra­ba.

Ins­pi­ra­das por es­ta prác­ti­ca, pe­ro con una vi­sión re­no­va­da y orien­ta­da ha­cia el di­se­ño y la crea­ción de un pro­ce­so de con­fec­ción más sis­te­ma­ti­za­do, Nú­ria Nu­bio­la y Mon­tse Ba­yen fun­dan en 2013 By my Eco, una aso­cia­ción de Barcelona que en sus ini­cios co­men­zó or­ga­ni­zan­do ta­lle­res y ac­ti­vi­da­des don­de em­plea­ban par­te de los re­si­duos ge­ne­ra­dos in si­tu co­mo he­rra­mien­ta de sen­si­bi­li­za­ción so­bre nues­tros há­bi­tos de con­su­mo.

“En es­tos ta­lle­res, los re­si­duos se con­ver­tían en un pro­duc­to de downcy­cling o in­fra-re­ci­cla­je –el pro­ce­so que con­vier­te ma­te­ria­les de desecho en nue­vos ma­te­ria­les o pro­duc­tos de me­nor ca­li­dad– aun­que el in­con­ve­nien­te es que tie­nen una du­ra­bi­li­dad li­mi­ta­da”, ex­pli­ca Nu­bio­la. Con es­to en men­te, las dos mu­je­res em­pe­za­ron a dar vuel­tas a la idea de crear un pro­duc­to que fue­ra de upcy­cling o su­pra­rre­ci­cla­je, que es la trans­for­ma­ción de un ob­je­to sin uso o des­ti­na­do a ser un re­si­duo en otro de igual o ma­yor uti­li­dad y va­lor.

Se ha­bla mu­cho de lo da­ñino que es pa­ra el me­dio am­bien­te el plás­ti­co o la in­dus­tria cár­ni­ca, pe­ro de he­cho, la tex­til es la se­gun­da más con­ta­mi­nan­te; su pro­duc­ción ge­ne­ra el 3 % de to­do el dió­xi­do de car­bono del pla­ne­ta, unas 850 mi­llo­nes de to­ne­la­das, se­gún el in­for­me Ti- meout for fast fas­hion de Green­pea­ce. En Es­pa­ña, se ti­ran 326 000 to­ne­la­das de ro­pa al año y Es­ta­dos Uni­dos se lle­va la pal­ma con 13 mi­llo­nes.

APUES­TA CIR­CU­LAR

En su pro­ce­so de sis­te­ma­ti­zar el upcy­cling, las em­pren­de­do­ras pro­ba­ron va­rios te­ji­dos. Al fi­nal de­ci­die­ron apos­tar por la te­la va­que­ra por­que es un ma­te­rial re­sis­ten­te, que to­do el mun­do tie­ne en su ar­ma­rio y que se desecha en gran­des can­ti­da­des.

Su mo­men­to eu­re­ka lle­gó cuan­do la ma­dre de Ba­yen le re­ga­ló un bol­so he­cho por ella mis­ma y con­fec­cio­na­do en es­te te­ji­do, ins­pi­rán­do­las a lan­zar va­rias lí­neas de ro­pa y ac­ce­so­rios con va­que­ros no ap­tos pa­ra la ven­ta. En 2016 crean una mar­ca pro­pia lla­ma­da Back to Eco, que cuen­ta con una tien­da fí­si­ca en Barcelona, otra en lí­nea y un ta­ller en el que tra­ba­jan dos cos­tu­re­ras, Ha­na­ne y Bessy. Bou­ba, el úni­co hom­bre del equipo, se en­car­ga de cor­tar las te­las a má­qui­na. Los tres pro­vie­nen de pro­gra­mas de in­ser­ción la­bo­ral del Ayun­ta­mien­to de Barcelona y de la or­ga­ni­za­ción Cá­ri­tas. Ade­más de rea­li­zar sus ta­reas, los tres par­ti­ci­pan ha­bi­tual­men­te de las juntas, don­de apor­tan sus ideas so­bre los di­se­ños y los pa­tro­nes de la co­lec­ción.

Los va­que­ros los ob­tie­nen de So­li­da­nça, una en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro y miem­bro de Ro­ba Ami­ga, una federación de aso­cia­cio­nes que se de­di­can al re­ci­cla­je tex­til e in­clu­sión so­cial en Ca­ta­lun­ya. “Ellos nos traen en­tre 500 y 1 000 ki­los de pie­zas en ca­mión y en vez de pa­gar­les co­mo ha­cía­mos al prin­ci­pio aho­ra pro­du­ci­mos las cor­ti­nas de sus tien­das”, ex­pli­ca Nu­bio­la. Es­te ti­po de pan­ta­lón, so­bre to­do el que es­tá ro­to, tie­ne po­ca sa­li­da en el mer­ca­do. So­li­da­nça ven­de otras par­ti­das a Pa­quis­tán, don­de los tri­tu­ran con el fin de con­ver­tir­los en te­ji­do. La di­fi­cul­tad de la te­la va­que­ra ra­di­ca en el nú­me­ro de ma­te­ria­les mez­cla­dos que la com­po­nen y su di­fi­cul­tad pa­ra se­pa­rar­los, lo que pro­vo­ca que po­cos se en­fren­ten a la ta­rea de sis­te­ma­ti­zar un pro­ce­so de upcy­cling que alar­gue su vi­da útil.

Una vez en el lo­cal, se­pa­ran aque­llos que tie­nen elas­ti­na de los que no, ya que tra­ba­jan con te­las más rí­gi­das. Tam­bién des­car­tan los que es­tán man­cha­dos o son de ta­lla in­fan­til. Tras la­var­los y cor­tar­los, las cos­tu­re­ras con­fec­cio­nan di­fe­ren­tes pren­das y com­ple­men­tos co­mo bol­sos, mo­chi­las, de­lan­ta­les o fun­das de al­moha­da si­guien­do va­rios pa­tro­nes que fue­ron crea­dos por dos di­se­ña­do­res que con­tra­ta­ron cuan­do arran­ca­ron el proyecto. Tam­bién ha­cen en­car­gos in­di­vi­dua­les y pa­ra em­pre­sas, y mu­chas de las ideas las ob­tie­nen de sus clien­tes, que les pi­den des­de fun­das pa­ra compu­tado­ras por­tá­ti­les has­ta col­chas.

“He­mos lo­gra­do im­ple­men­tar un pro­ce­so de con­fec­ción más sis­te­ma­ti­za­do que re­cuer­da más a un mo­de­lo in­dus­trial que a uno ar­te­sano. Cor­ta­mos y co­se­mos en tan­das de vein­te, por ejem­plo, con la fi­na­li­dad de no per­der mu­cho tiem­po. Es­to nos per­mi­te ofre­cer unos pre­cios más ajus­ta­dos y que el ne­go­cio sea via­ble. Es­ta es nues­tra ob­se­sión; que nues­tros pro­duc­tos sean ac­ce­si­bles pa­ra el gran pú­bli­co”, ar­gu­men­ta Nu­bio­la. Nú­ria cuen­ta con la ca­rre­ra de Cien­cias Am­bien­ta­les mien­tras Ba­yen es bió­lo­ga. Es­ta úl­ti­ma di­ri­gió pre­via­men­te una con­sul­to­ra am­bien­tal mien­tras que la pri­me­ra cuen­ta con ex­pe­rien­cia en la ges­tión de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro.

CE­RRAR EL CÍRCU­LO

De mo­men­to han “sal­va­do” 5 400 ki­lo­gra­mos de va­que­ros. Si­guien­do el cri­te­rio de la eco­no­mía cir­cu­lar, ofre­cen tam­bién a sus clien­tes re­pa­rar sus pan­ta­lo­nes ro­tos o asis­tir a al­gu­nos de los ta­lle­res que con­ti­núan rea­li­zan­do a cam­bio de sus pan­ta­lo­nes ro­tos. Si es­tas op­cio­nes no los con­ven­ce, les ofre­cen un euro de des­cuen­to pa­ra gas­tar en la tien­da.

Ade­más, com­par­te Nu­bio­la, tie­nen en­tre ma­nos aca­bar de desa­rro­llar e im­ple­men­tar el proyecto de in­no­va­ción REFILA by Back to Eco, fi­nan­cia­do por la Agen­cia de Re­si­duos de Ca­ta­lun­ya, y con el que quie­ren crear un nue­vo te­ji­do re­ci­cla­do. “Cuan­do re­ci­bi­mos los va­que­ros, una par­te se des­ti­na al upcy­cling mien­tras que el res­to, bien sea por­que son res­tos de cor­tes o por­que es un pro­duc­to nues­tro, cu­yo ci­clo de vi­da ha ter­mi­na­do, lo tri­tu­ra­mos pa­ra con­ver­tir­lo en un hi­lo, que mez­cla­do con fi­bras vír­ge­nes ve­ge­ta­les co­mo el al­go­dón or­gá­ni­co, fi­bras de eu­ca­lip­to o de pino, se trans­for­ma en un te­ji­do eco­ló­gi­co re­ci­cla­do”, ex­pli­ca. Con el pro­pó­si­to de desa­rro­llar el proyecto, cuen­tan con un so­cio de re­nom­bre co­mo es la aus­tria­ca Len­zing, una mar­ca que es re­fe­ren­te mun­dial en fi­bras tex­ti­les or­gá­ni­cas.

“La idea es que el va­que­ro se con­vier­ta en una pie­za, y cuan­do es­ta ya no pue­da uti­li­zar­se más, el cliente nos la de­vuel­va pa­ra que le sa­que­mos las pie­zas me­tá­li­cas y lo en­vie­mos a tri­tu­rar con el fin de con­ver­tir­lo en es­te nue­vo te­ji­do con el que ha­re­mos una co­lec­ción. El día que es­té ro­to o vie­jo nos lo de­vuel­ves y lo vol­ve­mos a tri­tu­rar pa­ra com­ple­tar así el círcu­lo”, di­ce Nu­bio­la.

Par­te de su éxi­to se lo de­ben a la for­ma­ción con­ti­nua. Nu­bio­la ha re­ci­bi­do ase­so­ra­mien­to co­mo par­te de un pro­gra­ma pa­ra em­pren­de­do­res de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, que le abrió los ojos res­pec­to a la im­por­tan­cia de con­tar con un ta­ller pro­pio dón­de ges­tio­nar me­jor los pro­ce­sos y que abrie­ron el año pa­sa­do. Ade­más tie­nen un ase­sor de la es­cue­la de ne­go­cios ESA­DE en Barcelona, con el que se reúnen pe­rió­di­ca­men­te con el ob­je­ti­vo de que su mo­de­lo de ne­go­cio es­té al día.

La muestra de que es­tán ha­cien­do bien las co­sas es la se­lec­ción de Nu­bio­la co­mo una de las 300 lí­de­res de opi­nión de Es­pa­ña en ma­te­ria de eco­no­mía cir­cu­lar e in­no­va­ción. El 6 de ju­lio asis­tió a la Cum­bre In­no­va­ción Tec­no­ló­gi­ca y Eco­no­mía Cir­cu­lar en Ma­drid, or­ga­ni­za­da por la Fun­da­ción Ad­van­ced Lea­ders­hip (ALF) y la Fun­da­ción INCYDE, una jor­na­da de for­ma­ción que con­tó con la pre­sen­cia de Ba­rack Oba­ma, sir Ch­ris­top­her A. Pis­sa­ri­des y Finn Kyd­land, ga­lar­do­na­dos con el No­bel de Eco­no­mía en 2010 y 2004, res­pec­ti­va­men­te, y Barry Ba­rish, No­bel de Fí­si­ca de 2017.

Am­bas es­tán muy so­li­ci­ta­das en los fo­ros de mo­da sos­te­ni­ble y dan cla­ses en la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Barcelona. El cur­so que vie­ne lo ha­rán en la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra, don­de com­par­ti­rán con los alum­nos su vi­sión y mo­de­lo de ne­go­cio.

El año que vie­ne, di­ce Nu­bio­la, es­pe­ran com­ple­tar el pro­ce­so de sis­te­ma­ti­za­ción de REFILA y con­tra­tar más per­so­nal que les per­mi­ta cre­cer pa­ra ex­pan­dir­se in­ter­na­cio­nal­men­te.

*La ver­sión ori­gi­nal de es­ta his­to­ria fue es­cri­ta por Lu­cía Bur­bano y fue pu­bli­ca­da el 15 de ju­lio de 2018 en la edición 847 de CAM­BIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.