Los res­ca­tis­tas de arre­ci­fes

¿De qué ha­blas con tus ami­gos en una tar­de de ca­lor y cer­ve­zas? Tal vez del amor o el desamor, del dra­ma de vi­vir en la friend­zo­ne o qui­zá de có­mo el mun­do es­tá he­cho una por­que­ría. Es­tos cua­tro jó­ve­nes se que­ja­ban –co­mo es cos­tum­bre pa­ra la ma­yo­ría–, has

Cambio - - ACTUALIDAD -

Co­mo to­da bue­na his­to­ria, es­ta co­mien­za con cer­ve­za. Pa­blo Ahu­ja, un bió­lo­go ma­rino de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en los Ángeles, y que vi­ve en La Paz, Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, es­ta­ba con cua­tro ami­gos más –to­dos bió­lo­gos– fren­te a una al­ber­ca un do­min­go de ju­lio de 2015. La plá­ti­ca ame­na co­men­zó a su­bir de tono por­que “siem­pre que juntas a bió­lo­gos nos co­men­za­mos a que­jar de to­do y so­bre to­do del mar y de có­mo es­tá em­peo­ran­do la si­tua­ción. Hay me­nos peces y me­nos de to­do, pe­ro siem­pre hay ba­su­ra, el mar siem­pre es­tá im­pac­ta­do por la ba­su­ra que hay”, me cuen­ta.

Ma­ria­na, Pe­pe, Ro­nal­do y Pa­blo pla­ti­ca­ban aque­lla tar­de so­bre el arre­ci­fe San Ra­fae­li­to, el más cer­cano a La Paz y, por en­de, el más afec­ta­do por la pes­ca. Cual­quier per­so­na con un bar­co lle­ga a esa zo­na y pes­ca. La plá­ti­ca con­ti­nuó has­ta que Pa­blo se en­fa­dó, to­mó su ce­lu­lar, obli­gó a los otros tres a sa­car el su­yo y fi­jó el 22 de ju­lio con el fin de vi­si­tar el lu­gar, aun­que no pre­ci­sa­men­te pa­ra pes­car, sino pa­ra lim­piar­lo.

Esa mis­ma no­che Pa­blo com­par­tió el plan en su Fa­ce­book; al lu­nes si­guien­te, ama­ne­ció con la res­pues­ta de más de 12 bu­zos que que­rían ayu­dar, e in­clu­so va­rios pres­ta­do­res de ser­vi­cios tu­rís­ti­cos es­ta­ban dis­pues­tos a pro­por­cio­nar pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes y la ga­so­li­na que es­tas uti­li­za­ran.

Lle­gó el 22 de ju­lio, y la con­vo­ca­to­ria fue un éxi­to. 50 bu­zos, 8 pan­gas y un ve­le­ro los es­pe­ra­ban.

“Fue una gran res­pues­ta. No éra­mos cua­tro, sino que mu­cha gen­te de la zo­na y que, apro­ve­chan­do sus ha­bi­li­da­des, es­ta­ban dis­pues­tas a lim­piar el lu­gar”, cuen­ta Pa­blo. De­bi­do a que eran tan­tas per­so­nas, acu­die­ron a una se­gun­da zo­na, a la Is­la Ga­vio­ta, don­de tam­bién re­co­gie­ron mu­cha ba­su­ra.

La lim­pie­za fue un éxi­to, y a pro­pues­ta ex­pre­sa se di­jo que lo po­drían rea­li­zar una vez al año, pe­ro sur­gió una idea me­jor: “De­be­mos pa­gar­le una ren­ta men­sual a la Pa­cha­ma­ma. Hay co­sas que ha­ce­mos ca­da mes. Pa­ga­mos el te­lé­fono, la luz, el agua, la ren­ta. To­dos esos pa­gos que ha­ce­mos son men­sual­men­te ¿por qué no ha­ce­mos una pa­ga a la Pa­cha­ma­ma, a la na­tu­ra­le­za?”; y así de­ter­mi­na­ron que lo ha­rían ca­da mes. Ade­más, el proyecto ad­qui­rió el nom­bre: Mar Li­bre, res­ca­tan­do nues­tros arre­ci­fes y man­gla­res.

En tres años –su­man ya 36 lim­pias–, el proyecto no se ha li­mi­ta­do a la lim­pie­za de arre­ci­fes, tam­bién tra­ba­jan en pla­yas y man­gla­res. Por­que no to­das las per­so­nas que los ayu­dan son bu­zos, tam­bién hay ciu­da­da­nos co­mu­nes o per­so­nas que do­mi­nan el ka­yac o que sa­ben es­nor­que­lear. To­das las ha­bi­li­da­des son bien­ve­ni­das a la ho­ra de lim­piar.

En su se­gun­da lim­pia acu­die­ron a un lu­gar que se lla­ma El Mo­go­te, fren­te a La Paz, don­de hay mu­chos man­gla­res. Pa­blo me cuen­ta que en ellos pue­des en­con­trar to­do ti­po de ba­su­ra, in­clui­dos te­le­vi­so­res y re­fri­ge­ra­do­res y sí, má­qui­nas de fax. “Mu­chos lo uti­li­zan co­mo un re­lleno sa­ni­ta­rio. Van ahí y ti­ran to­do ahí por­que una vez que lo dejan, que­da fue­ra de su vi­sión, ya no es su pro­ble­ma”.

ECO­SIS­TE­MAS COM­PLE­TOS

Los arre­ci­fes y los man­gla­res son ele­men­ta­les pa­ra la vi­da ma­ri­na. Los pri­me­ros cuen­tan con una es­truc­tu­ra tri­di­men­sio­nal muy com­ple­ja en la que ha­bi­tan mi­les de es­pe­cies. De acuer­do con la doc­to­ra en Eco­lo­gía Ma­ri­na, Jenny Ro­drí­guez Vi­lla­lo­bos, prác­ti­ca­men­te to­das las es­pe­cies

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.