Ser­vi­cios am­bien­ta­les de la cuen­ca Ama­nal­co­va­lle de Bravo

Cambio - - ACTUALIDAD -

am­bien­tal, y seis más na­cio­na­les. El ma­ne­jo fo­res­tal co­mu­ni­ta­rio in­clu­ye la pla­nea­ción de la extracción de ma­de­ra con­tem­plan­do la ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­ra­ción del bos­que y las prác­ti­cas ne­ce­sa­rias, a fin de pro­te­ger los sue­los, el agua y la bio­di­ver­si­dad. Me­dian­te es­te tra­ba­jo se man­tie­nen 9 000 hec­tá­reas de bos­ques, que tie­nen la con­ser­va­ción co­mo eje.

Mu­je­res del Maíz

Maíz, fri­jol, que­li­tes y chi­la­ca­yo­te son los pro­duc­tos más co­mu­nes en las mil­pas. Aun­que las mil­pas son tra­ba­ja­das por hom­bres y mu­je­res por igual, es ape­nas aho­ra que las mu­je­res co­mien­zan a par­ti­ci­par en la to­ma de de­ci­sio­nes.

En 1970, só­lo 31 459 mu­je­res eran re­co­no­ci­das co­mo eji­da­ta­rias, hoy la ci­fra lle­ga a 719 000, se­gún datos de la Se­cre­ta­ría de Desarrollo Agra­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano (Se­da­tu).

En la vi­da ru­ral, co­mo en la ur­ba­na, las mu­je­res lle­van la ma­yor par­te de la car­ga del tra­ba­jo. Lo mis­mo siem­bran que cul­ti­van, re­co­lec­tan le­ña, cui­dan a los hi­jos y ha­cen las ta­reas do­més­ti­cas.

Gra­cias a los pro­gra­mas de equi­dad en las 20 co­mu­ni­da­des don­de tra­ba­ja el CCMSS, se ha lo­gra­do que cin­co ór­ga­nos go­ber­nan­tes ten­gan re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na: “Es un nue­vo ré­cord. Ge­ne­ral­men­te, aun­que las due­ñas sean las mu­je­res, no par­ti­ci­pan tan­to en los asun­tos co­mu­ni­ta­rios”, di­ce Ma­drid.

Y es que una ma­yor par­ti­ci­pa­ción e in­clu­sión de las mu­je­res re­per­cu­te de ma­ne­ra po­si­ti­va en la eco­no­mía fa­mi­liar. De acuer­do con un es­tu­dio rea­li­za­do por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desarrollo Eco­nó­mi­cos (OCDE), en 2012: “el au­men­to de la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la fuer­za de tra­ba­jo –o una re­duc­ción de la dis­pa­ri­dad en­tre la par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res y hom­bres en la fuer­za la­bo­ral– pro­du­ce un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más rá­pi­do”; de­bi­do, en par­te, a que la ma­yo­ría de los in­gre­sos per­ci­bi­dos por las mu­je­res son in­ver­ti­dos en el bie­nes­tar fa­mi­liar.

Por ello, re­co­no­cer la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la vi­da ru­ral –de ma­ne­ra ofi­cial y no só­lo de fac­to– po­dría ele­var • Al­re­de­dor del 10 % del agua que se con­su­me en la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de la Ciu­dad de Mé­xi­co pro­vie­ne de la cuen­ca.

Tie­ne más de 35 000 hec­tá­reas de bos­ques que pro­veen ma­te­rias pri­mas co­mo ma­de­ra, le­ña, hon­gos y plan­tas.

Los bos­ques de la cuen­ca cap­tu­ran, en pro­me­dio, 208 410 to­ne­la­das de CO2 por año, el equi­va­len­te a lo emi­ti­do por 83 364 au­tos.

Los pai­sa­jes de la cuen­ca con­vo­can a más de 200 000 tu­ris­tas al año, de­jan­do una de­rra­ma eco­nó­mi­ca de apro­xi­ma­da­men­te 250 mi­llo­nes de pe­sos anua­les.

Es el ho­gar de la ma­ri­po­sa mo­nar­ca y otros cien­tos de es­pe­cies de flo­ra y fau­na. • • • •

aún más el desarrollo de las co­mu­ni­da­des cam­pe­si­nas.

“En el campo, las mu­je­res son un tra­ba­ja­dor más. Sin ellas se­ría im­po­si­ble pen­sar en la co­mu­ni­dad, en la pro­duc­ción ali­men­ta­ria co­mo la co­no­ce­mos aho­ra. No se po­dría pen­sar en el proyecto co­mo es­tá he­cho, has­ta don­de lo he­mos lle­va­do”, ase­gu­ra Lu­cía Ma­drid.

la Mil­pa

Los sis­te­mas agrí­co­las po­seen una gran ri­que­za en te­mas de bio­di­ver­si­dad, ade­más de cul­tu­ral y de pro­duc­ción ali­men­ta­ria. “Lo que no­so­tros bus­ca­mos ge­ne­rar con es­te proyecto es crear pai­sa­jes com­ple­jos, con una bio­di­ver­si­dad de usos de sue­lo que sean ar­mó­ni­cos. Bus­car la ar­mo­nía en­tre bos­ques, agri­cul­tu­ra e in­clu­so desarrollo ur­bano”, se­ña­la Lu­cía.

A es­ta in­te­gra­ción ar­mó­ni­ca se le de­no­mi­na sil­vi­cul­tu­ra, es de­cir, un con­jun­to de ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con el cul­ti­vo, el cui­da­do y la ex­plo­ta­ción de los bos­ques y los mon­tes. Mé­xi­co tie­ne un campo de opor­tu­ni­dad enor­me pa­ra desa­rro­llar la sil­vi­cul­tu­ra co­mu­ni­ta­ria, ya que de los 55.3 mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­ques y sel­vas que hay en el país, 80 % per­te­ne­cen a la pro­pie­dad pri­va­da, ba­jo las fi­gu­ras de 8 500 eji­dos y co­mu­ni­da­des, de acuer­do con la Se­da­tu.

Las mil­pas –sis­te­mas agrí­co­las di­ver­si­fi­ca­dos– y la agri­cul­tu­ra en ge­ne­ral han con­se­gui­do que los due­ños de los te­rri­to­rios se con­vier­tan en guar­dia­nes de los bos­ques, an­te amenazas por cam­bio del uso de sue­lo, ta­la­mon­tes ile­ga­les, in­cen­dios, pla­gas.

“Ac­tual­men­te los bos­ques no pue­den so­bre­vi­vir sin el ser hu­mano. Ne­ce­si­tan de él pa­ra po­der so­bre­vi­vir”, di­ce Ma­drid, y agre­ga: “Per­mi­tir la agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble, no in­dus­trial, ayu­da a que los bos­ques es­tén pro­te­gi­dos”.

Fi­nal­men­te, ca­be re­cor­dar que la fau­na lo­cal tam­bién ha for­ja­do su so­bre­vi­ven­cia en­tre el bos­que y las mil­pas; se ali­men­tan de uno y van al otro.

*La ver­sión ori­gi­nal de es­ta his­to­ria fue es­cri­ta por Ga­brie­la Gu­tié­rrez M. y fue pu­bli­ca­da el 11 de mar­zo de 2018 en la edición 829 de CAM­BIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.