Los jar­di­ne­ros de La ciu­dad

Con el pa­so de los años, las zo­nas ur­ba­ni­za­das han frac­tu­ra­do el equi­li­brio am­bien­tal, afec­tan­do sus re­cur­sos vi­ta­les y la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes; sin em­bar­go, exis­te una ten­den­cia pa­ra re­ge­ne­rar los ci­clos, co­mo los jar­di­nes in­fil­tran­tes que e

Cambio - - ACTUALIDAD -

To­das las ma­ña­nas, a me­di­da que ca­mino por las ca­lles del cen­tro de Tlal­pan, ob­ser­vo los enor­mes ár­bo­les cen­te­na­rios que con sus lar­gas ra­mas se ex­pen­den ha­cia el cie­lo y me ha­cen sen­tir en una enor­me for­ta­le­za ver­de. La sen­sa­ción au­men­ta cuan­do lle­go a la ca­lle Cal­va­rio: me sien­to co­mo si atra­ve­sa­ra un bos­que, só­lo se es­cu­chan los pá­ja­ros y los in­sec­tos, in­clu­so al pa­sar en in­vierno veo la nie­bla de la ma­ña­na; na­die ima­gi­na­ría que esa ca­lle desem­bo­ca en In­sur­gen­tes.

Por eso cuan­do es­cu­cho al ur­ba­nis­ta Gus­ta­vo Ma­drid de­cir que ca­da ca­lle se pue­de con­ver­tir en un jar­dín y ca­da ban­que­ta en un bos­que, creo que sí es po­si­ble. Me ex­pli­ca que su vi­sión na­ce de com­pren­der que las áreas ur­ba­nas son un há­bi­tat na­tu­ral trans­for­ma­do, in­ter­ve­ni­do, mal­tra­ta­do, que de­be ser re­ge­ne­ra­do y re­cu­pe­ra­do, pa­ra lo cual es fun­da­men­tal con­ce­bir el es­pa­cio pú­bli­co co­mo un sis­te­ma vi­vo.

En gran par­te del mun­do las ciu­da­des em­pie­zan a com­pren­der que las zo­nas ur­ba­ni­za­das han ro­to con el de­li­ca­do equi­li­brio am­bien­tal, afec­tan­do de for­ma di­rec­ta sus re­cur­sos vi­ta­les y la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes. Por eso se ha ge­ne­ra­do una ten­den­cia glo­bal con el fin de desa­rro­llar es­tra­te­gias in­no­va­do­ras que bus­can re­ge­ne­rar los ci­clos am­bien­ta­les y dis­mi­nuir el im­pac­to del desarrollo.

La Ciu­dad de Mé­xi­co y la zo­na que la ro­dea, se desa­rro­lla­ron ocu­pan­do y se­can­do lo que fue­ron tres gran­des la­gos. Esa man­cha de desarrollo se ha ido am­plian­do has­ta de­fo­res­tar y lle­nar de as­fal­to y con­cre­to las zo­nas bos­co­sas y las ba­rran­cas que ro­dean el va­lle. Por si eso fue­ra po­co, tal desarrollo mons­truo­so –por la mag­ni­tud y des­con­trol con el que se ha lle­va­do a ca­bo–, tam­bién ha des­trui­do, con­ta­mi­na­do, en­tu­ba­do y mo­di­fi­ca­do los ríos y los arro­yos que en al­gún mo­men­to ali­men­ta­ron la ur­be. El es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad en el que se en­cuen­tran las fuen­tes de agua que una vez tu­vo es­te fér­til va­lle, ha pro­vo­ca­do que, iró­ni­ca­men­te, es­ta ciu­dad que an­tes fue un la­go, aho­ra ca­rez­ca de agua.

Ade­más, co­mo se ha vis­to, en la CDMX re­ci­bi­mos mu­cha agua de llu­via en even­tos muy pun­tua­les y cor­tos, con una in­ten­si­dad muy fuer­te. Si se tu­vie­ra la in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da, es­tos to­rren­tes de agua que inun­dan las ca­lles po­drían ser re­te­ni­dos y ab­sor­bi­dos por la tie­rra, pa­ra que me­dian­te un pro­ce­so na­tu­ral re­car­ga­ran el acuí­fe­ro, nues­tra prin­ci­pal fuen­te de agua.

Por eso Gus­ta­vo con­si­de­ra que gran par­te de la so­lu­ción es­tá en re­cu­pe­rar esas ca­lles que he­mos me­nos­pre­cia­do, y que pre­ci­sa­men­te te­ne­mos que vol­ver a in­te­grar; re­co­no­cer­las co­mo un eco­sis­te­ma, con sus ár­bo­les, con los há­bi­tats que es­tán ahí y que pue­de ser una in­fra­es­truc­tu­ra ideal con qué re­te­ner y ab­sor­ber el agua en épo­ca de llu­via.

Es­tos pro­yec­tos se pue­den apli­car en ca­me­llo­nes, ban­que­tas, in­clu­so en es­ta­cio­na­mien­tos con el pro­pó­si­to de que in­cre­men­ten la ca­pa­ci­dad permea­ble. “Los jar­di­nes in­fil­tran­tes se pue­den re­pro­du­cir y re­ge­ne­rar eco­sis­te­mas que han si­do ter­gi­ver­sa­dos, re­cons­tru­yen­do há­bi­tats pa­ra que ha­ya abe­jas, in­sec­tos, pá­ja­ros y que vuel­van a nu­trir los sis­te­mas na­tu­ra­les, con to­dos los be­ne­fi­cios que trae un área ver­de: se­gu­ri­dad vial, pai­sa­je, re­ten­ción de agua y mi­ti­ga­ción de inun­da­cio­nes, in­clu­so captura de car­bono”, agre­ga el ur­ba­nis­ta.

AU­TO­RI­DA­DES Y ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO

Me co­men­ta que él em­pe­zó con es­ta la­bor des­de ha­ce más de 10 años en Oa­xa­ca, y que con­ven­cer a las au­to­ri­da­des en un ini­cio era di­fí­cil e im­pli­ca­ba mu­cho tiem­po en reunio­nes y ex­pli­ca­cio­nes. “Tie­nes que te­ner mu­cha pa­cien­cia, dar­te cuen­ta de que no es sen­ci­llo pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en­ten­der es­tas so­lu­cio­nes. Fue un pro­ce­so de rup­tu­ra com­ple­jo pa­ra que apos­ta­ran por ha­cer las co­sas de otro mo­do”.

Sin em­bar­go, la do­ble pro­ble­má­ti­ca ca-

da vez más ge­ne­ra­li­za­da en Mé­xi­co –la fal­ta de agua en las ciu­da­des y las inun­da­cio­nes du­ran­te la tem­po­ra­da de llu­via– ha em­pu­ja­do a las au­to­ri­da­des a fi­jar­se ca­da vez más en es­te ti­po de apli­ca­cio­nes. Pre­ci­sa­men­te a fi­na­les del 2016, la en­ton­ces de­le­ga­ción Mi­guel Hi­dal­go le en­car­gó al ta­ller de Gus­ta­vo, ee­tes­tu­dio, y a un gru­po de ex­per­tos, ela­bo­rar un plan hí­dri­co en don­de ana­li­za­ron el te­rri­to­rio de la de­le­ga­ción y su ci­clo del agua, con el fin de ge­ne­rar una es­tra­te­gia de im­ple­men­ta­ción de pro­yec­tos en las zo­nas sus­cep­ti­bles que pre­sen­ten las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra lle­var a ca­bo in­ter­ven­cio­nes pun­tua­les.

Ese año ini­cia­ron la cons­truc­ción del pri­mer jar­dín in­fil­tran­te en Le­ga­ria que, se­gún la des­crip­ción del proyecto, tie­ne una su­per­fi­cie de 380 m2 apro­xi­ma­da­men­te, de los cua­les 120 son áreas de in­fil­tra­ción, 110 co­rres­pon­den a una pla­za equi­pa­da y el res­to a cir­cu­la­cio­nes. De­be te­ner la ca­pa­ci­dad de ges­tio­nar unos 300 m3 de agua, que en su ma­yo­ría son ab­sor­bi­dos por el sub­sue­lo, lue­go de ser fil­tra­dos. A par­tir de ahí ha ela­bo­ra­do otros seis pro­yec­tos en los cua­les es­tán sus­ti­tu­yen­do ban­que­tas im­permea­bles por otras que son in­fil­tran­tes, la ma­yo­ría a lo lar­go de la co­lo­nia San Mi­guel Cha­pul­te­pec, en la zo­na que se en­cuen­tra en­tre el Cir­cui­to y Cons­ti­tu­yen­tes.

Me co­men­ta Gus­ta­vo que es­tos pro­yec­tos se han am­plia­do en al­gu­nas zo­nas de re­ge­ne­ra­ción ur­ba­na, co­mo en el ba­rrio Gra­na­da. A par­tir de la ini­cia­ti­va de los ve­ci­nos, el apo­yo de la Mi­guel Hi­dal­go y el apor­te de un gru­po in­mo­bi­lia­rio, se in­te­gra­ron es­pa­cios co­mo el mer­ca­do, una can­cha de­por­ti­va y las ca­lles, pa­ra ha­cer un am­bien­te más se­gu­ro y apro­ve­cha­ble por los ha­bi­tan­tes de la co­lo­nia.

Dos te­mas fun­da­men­ta­les a to­mar en cuen­ta si se desea que ten­gan éxi­to es­tos pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na son la ope­ra­ción y el man­te­ni­mien­to. Cuan­do le pre­gun­té a Gus­ta­vo al res­pec­to, me co­men­tó que lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue idear un sis­te­ma que re­qui­rie­ra el mí­ni­mo po­si­ble de re­em­pla­zos, don­de ade­más el man­te­ni­mien­to fue­ra re­du­ci­do y sim­ple –prác­ti­ca­men­te re­co­ger la ba­su­ra y po­dar la ve­ge­ta­ción al mo­men­to que se re­quie­ra–. Sin em­bar­go, pa­ra ase­gu­rar su fun­cio­na­mien­to di­se­ña­ron un ma­nual sen­ci­llo, y an­tes de que ini­cia­ran las obras en la de­le­ga­ción Mi­guel Hi­dal­go, se creó un área de man­te­ni­mien­to en­car­ga­da ex­clu­si­va­men­te de es­ta in­fra­es­truc­tu­ra, con un presupuesto asig­na­do y con ron­das de re­vi­sión pro­gra­ma­das.

PRI­ME­RO LOS ÁR­BO­LES

Co­mo se se­ña­la en el Plan Hí­dri­co de la Mi­guel Hi­dal­go: “Una gran su­per­fi­cie del te­rri­to­rio de la de­le­ga­ción y la ciu­dad mis­ma son sus ca­lles, es­tas ocu­pan apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de la su­per­fi­cie ur­ba­na y con­tie­nen sin du­da al­gu­na la ma­yor masa ve­ge­tal de la ur­be. Son las ca­lles el es­pa­cio pú­bli­co pre­do­mi­nan­te de cual­quier ciu­dad y don­de se pue­den em­pe­zar a ges­tio­nar so­lu­cio­nes”.

Lo me­nos desea­ble, de acuer­do con Gus­ta­vo, es que es­tas apli­ca­cio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra ver­de se con­vier­tan en una mo­da pa­sa­je­ra, que se que­den ato­ra­das y que no se les dé la con­ti­nui­dad y el im­pul­so que re­quie­ren, por eso es­pe­ra que tras­cien­dan con el ob­je­ti­vo de que se con­vier­tan en una política pú­bli­ca y se adop­ten co­mo prác­ti­ca es­tan­da­ri­za­da. Es­pe­ra que ca­da in­ter­ven­ción que se reali­ce en una ca­lle de la Ciu­dad in­clu­ya so­lu­cio­nes in­fil­tran­tes pa­ra ma­ne­jar el agua de llu­via en vez de des­car­gar­la en el dre­na­je de aguas ne­gras. Se­gún él, la in­fra­es­truc­tu­ra ver­de-azul se de­be­ría con­ver­tir en una prác­ti­ca nor­mal, co­mo ins­ta­lar los ca­bles de la luz o del te­lé­fono. “Cons­tan­te­men­te se ha­cen in­ter­ven­cio­nes en las ban­que­tas o las es­qui­nas, se tra­ta de mi­les de me­tros cua­dra­dos de con­cre­to o as­fal­to que se po­drían trans­for­mar en mi­les de me­tros cua­dra­dos de es­pa­cio ver­de permea­ble”.

Es­tas in­ter­ven­cio­nes real­men­te im­pli­ca­rán una me­jo­ra en los lu­ga­res que tran­si­ta­mos en nues­tro día a día, pa­ra con­ver­tir ca­da ban­que­ta en un jar­dín y ca­da ca­me­llón en un par­que. Por eso cuan­do ha­go equi­li­brios con la fi­na­li­dad de pa­sar so­bre las ban­que­tas le­van­ta­das por las raí­ces, o cuan­do ten­go que ha­cer mi pa­ra­guas a un la­do pa­ra es­qui­var una ra­ma, aun­que me mo­je, re­pi­to mi man­tra: “pri­me­ro los ár­bo­les”; por­que ho­nes­ta­men­te con­si­de­ro que te­ne­mos que vol­ver a ge­ne­rar una ciu­dad en don­de los ár­bo­les re­cu­pe­ren su im­por­tan­cia cen­tral pa­ra nues­tra vi­da, nues­tro ai­re, nues­tra agua; son pri­mor­dia­les por en­ci­ma de vías, coches y es­ta­cio­na­mien­tos. Es el pri­mer pa­so si de­sea­mos darle otra for­ma a es­ta ciu­dad y que ca­da ca­lle se trans­for­me en un bos­que.

*La ver­sión ori­gi­nal de es­ta his­to­ria fue es­cri­ta por Sebastián Se­rrano y fue pu­bli­ca­da el 23 de sep­tiem­bre de 2018 en la edición 857 de CAM­BIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.