Po­lia­mo­ro­sos

En la Ar­gen­ti­na, hay dos or­ga­ni­za­cio­nes que im­pul­san el de­ba­te so­bre es­ta for­ma de vin­cu­lar­se; los pre­jui­cios, los ce­los y la ‘sa­li­da del clo­set’ que im­pli­ca aban­do­nar la mo­no­ga­mia

Cambio - - ACTUALIDAD -

La res­pues­ta de Juan Pa­blo D’or­to a las que­jas de su ma­dre fue in­ge­nio­sa. No se enojó. No hi­zo nin­gún be­rrin­che. No se sin­tió una per­so­na in­com­pren­di­da. De­ci­dió ha­cer hu­mor con las co­sas que le de­cía. Se dis­fra­zó de su ma­dre, creó una cuen­ta en Fa­ce­book (Po­li­tó­xi­cos) y co­men­zó a gra­bar vi­deos. “Si es el fin del mun­do, hay la­va por to­dos la­dos y po­dés sal­var só­lo a una de tus no­vias, ¿a cuál ele­gís?” “¿Có­mo que to­do el mun­do sa­be? Es un es­cán­da­lo que se se­pa que te­nés dos pa­re­jas. Me­jor ha­cé co­mo la gen­te de bien: men­tí y ocul­tá to­do”. “Cuan­do te enamo­res de ver­dad vas a ele­gir una so­la per­so­na, co­mo ha­ce la gen­te adul­ta”.

Al­gu­nos ha­blan de po­li­amor; otros, de re­la­cio­nes abier­tas. Es­tán los que se sien­ten más iden­ti­fi­ca­dos con el tér­mino amor li­bre. “Es de­cir lo mis­mo con di­fe­ren­tes pa­la­bras. Son for­mas dis­tin­tas de re­la­cio­nar­se”, di­ce Juan Pa­blo.

El es­pe­cia­lis­ta en sis­te­mas compu­tacio­na­les es­tá en pa­re­ja con Ce­ci­lia, con quien, di­ce, es muy fe­liz. Un día, de­ci­die­ron abrir su pa­re­ja “pa­ra se­guir sien­do fe­li­ces y co­no­cer a otras per­so­nas”. ¿Cuál es el es­ta­tus amo­ro­so del jo­ven? Él lo ex­pli­ca fá­cil. “Ce­ci­lia y yo te­ne­mos re­la­ción con va­rias per­so­nas. Yo tam­bién sal­go con Sil­vi­na. Ce­ci­lia tam­bién sa­le con Sebastián. To­dos te­ne­mos la ma­yor li­ber­tad del mun­do y no nos con­sul­ta­mos na­da. No re­cuer­do ni una es­ce­na de ce­los en es­tos cua­tro años”, di­ce.

Por su­pues­to que na­die es una is­la, y que no re­sul­ta fá­cil po­ner en el campo las ideas –y los de­seos– que uno tie­ne en la ca­be­za. La ma­yo­ría de la gen­te sa­le co­rrien­do y pien­sa que así le ga­na­rá al de­seo. Hay que ven­cer mu­chos pre­jui­cios. La agru­pa­ción Amor Li­bre Ar­gen­ti­na (ALA) exis­te des­de 2014. Su gru­po de Fa­ce­book tie­ne al­re­de­dor de 17 000 usua­rios, que com­par­ten sus ex­pe­rien­cias en fo­ros y par­ti­ci­pan en los en­cuen­tros So­cia­li­za­la en dis­tin­tos ba­res. Aun­que cla­ro que al­gu­nos con­fun­den las ideas. No fal­tó quien se acer­có in­tere­sa­do en or­ga­ni­zar or­gías o con­fun­dió al gru­po con un club de ci­tas. El mes pró­xi­mo, Juan Pa­blo D’or­to y otras per­so­nas abri­rán –por aho­ra de ma­ne­ra vir­tual– el es­pa­cio Más de Dos, con una idea si­mi­lar.

El con­tex­to pa­ra co­men­zar a dis­cu­tir es­tas ideas co­men­zó a ser fa­vo­ra­ble en la Ar­gen­ti­na de los úl­ti­mos años. Des­de 2010 es­tá vi­gen­te la Ley de Ma­tri­mo­nio Igua­li­ta­rio, que ga­ran­ti­za a los ho­mo­se­xua­les los mis­mos de­re­chos con­yu­ga­les que a los he-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.