Ciu­dad de se­den­ta­rios

Cambio - - ACTUALIDAD -

En el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo se en­cuen­tra arrai­ga­do el tér­mino“die­ta” co­mo un pro­ce­so por el cual la gen­te de­be pa­sar al res­trin­gir cier­tos ali­men­tos con el ob­je­ti­vo de per­der pe­so.

La reali­dad de es­te tér­mino va más allá de res­tric­ción pues el pro­ce­so de pér­di­da de pe­so in­vo­lu­cra más fac­to­res que só­lo de­jar de co­mer.

La pa­la­bra “die­ta”, in­de­pen­dien­te­men­te de esta erró­nea aso­cia­ción, es el con­jun­to de ali­men­tos ais­la­dos y pla­ti­llos que una per­so­na con­su­me en el día; es de­cir, sin im­por­tar la ca­li­dad de los ali­men­tos, to­do lo que se co­me en el día es par­te de tu die­ta, y por lo tan­to to­dos los se­res hu­ma­nos lle­van una die­ta.

Pa­ra ser más es­pe­cí­fi­cos, esta pa­la­bra pro­vie­ne del grie­go diai­ta que sig­ni­fi­ca “for­ma de vi­da”, lo que per­mi­te re­la­cio­nar que ca­da per­so­na tie­ne de­ter­mi­na­da die­ta que for­ma par­te de su es­ti­lo de vi­da.

Es por esta ra­zón que la die­ta no de­be con­fun­dir­se con aque­lla ima­gen men­tal que te­ne­mos so­bre el ré­gi­men

Re­fi­rió que las lar­gas ca­mi­na­tas pa­ra co­no­cer mu­seos, ca­lles, ciu­da­des o es­pa­cios na­tu­ra­les, son ac­ti­vi­da­des que me­jo­ran el rit­mo car­dia­co.

Ade­más, du­ran­te los viajes se pue­den ex­pe­ri­men­tar emo­cio­nes, al ser la fe­li­ci­dad la más co­mún. Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Bre­da en Ho­lan­da, arro­jó que de 1 500 per­so­nas, 974 mos­tra­ron que su fe­li­ci­dad in­cre­men­ta al pla­near un via­je.

Ex­pu­so que se­gún los re­sul­ta­dos del es­tu­dio, du­ran­te el via­je, las per­so­nas re­fuer­zan el sis­te­ma in­mu­ne gra­cias a ex­pe­rien­cias y mo­men­tos, ya sea so­los, con fa­mi­lia­res o ami­gos.

A su vez, re­sal­ta que via­jar ayu­da a dis­mi­nuir los ni­ve­les de es­trés. Un es­tu­dio rea­li­za­do a mu­je­res por la Clí­ni­ca Marsh­fiel de Wis­con­sin, arro­jó que quie­nes via­jan una vez ca­da dos años son más pro­pen­sas a su­frir de de­pre­sión y es­trés, que las mu­je­res que sa­len de va­ca­cio­nes al me­nos dos ve­ces al año.

Lo an­te­rior, de­bi­do a ten­sio­nes de la vi­da diaria que ha­cen que el cuer­po li­be­re una hor­mo­na lla­ma­da cor­ti­sol, que en ex­ce­so ge­ne­ra el es­trés y en­fer­me­da­des de­ri­va­das. Cuan­do se via­ja, las per­so­nas se ol­vi­dan, al me­nos por unos días, de sus pro­ble­mas y el aje­treo dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.