Agua Reen­cau­zar el

Es­te 2019, el cui­da­do del agua de­be ser una ver­da­de­ra prio­ri­dad. El go­bierno tie­ne un gran re­to por de­lan­te, pe­ro no­so­tros tam­bién de­be­mos to­mar con­cien­cia y co­men­zar a mo­di­fi­car nues­tros ma­los há­bi­tos al uti­li­zar es­te re­cur­so que ca­da vez es más es­ca­so

Cambio - - TENDENCIAS - POR SE­BAS­TIÁN SE­RRANO

Du­ran­te los úl­ti­mos 70 años, en Mé­xi­co he­mos des­pil­fa­rra­do más de la ter­ce­ra par­te de las re­ser­vas de agua que te­ne­mos. Se­gún da­tos de la Co­na­gua, pa­sa­mos de 17 742 m3 por ha­bi­tan­te por año en 1950, a 4 689 m3, y esa can­ti­dad si­gue de­cre­cien­do. En gran par­te, es­to se de­be al desa­rro­llo in­dus­trial y ur­bano del país, sos­te­ni­do por un muy mal ma­ne­jo del agua.

En Mé­xi­co, vi­vi­mos 119.9 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, de los cua­les el 66 % ha­bi­ta en te­rri­to­rios de­sér­ti­cos o se­mi­de­sér­ti­cos, en don­de hay me­nos dis­po­ni­bi­li­dad de agua y en don­de se ge­ne­ra el 87 % de la pro­duc­ción del país. Por otra par­te, el desa­rro­llo in­dus­trial y co­mer­cial lle­vó a que ca­da vez más gen­te aban­do­na­ra el campo, y en la ac­tua­li­dad, 50.4 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos vi­vi­mos en ciu­da­des que ca­da vez con­su­men más agua.

Se­gún el li­bro El agua en Mé­xi­co. Cau­ces y en­cau­ces, cu­ya editora prin­ci­pal es la nue­va di­rec­to­ra de Co­na­gua, Blan­ca Ji­mé­nez, la prin­ci­pal fuen­te de agua pa­ra abas­te­cer el campo, la in­dus­tria y el 70 % del su­mi­nis­tro de las ciu­da­des es­tá con­for­ma­da por las re­ser­vas sub­te­rrá­neas de agua. Sin em­bar­go, 40 mi­llo­nes de per­so­nas vi­vi­mos en zo­nas don­de se ex­trae mu­cha más agua de la que se re­car­ga de for­ma na­tu­ral; en otras palabras, es­ta­mos se­can­do nues­tros po­zos.

Ya hay acuí­fe­ros so­brex­plo­ta­dos que re­pre­sen­tan ca­sos crí­ti­cos, em­pe­zan­do por la Ciu­dad de Mé­xi­co y su zo­na me­tro­po­li­ta­na, en don­de si no cui­da­mos nues­tra re­ser­va sub­te­rrá­nea, no va­mos a po­der sa­car una go­ta des­pués de 2040. Pe­ro otras zo­nas co­mo la re­gión de La La­gu­na (Coahui­la-du­ran­go), así co­mo Aguas­ca­lien­tes, Guanajuato y Que­ré­ta­ro tam­bién tie­nen una gra­ve si­tua­ción de ago­ta­mien­to de las re­ser­vas acuí­fe­ras. No obs­tan­te, lo más preo­cu­pan­te es que no exis­ten es­tu­dios pre­ci­sos so­bre el fun­cio­na­mien­to del agua sub­te­rrá­nea y la ver­da­de­ra dis­po­ni­bi­li­dad.

En los úl­ti­mos 30 años, la po­lí­ti­ca del agua se ha en­fo­ca­do en ver­la co­mo un re­cur­so pa­ra la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca, y se ha cen­tra­do en man­te­ner la ofer­ta en vez de re­gu­lar la de­man­da. In­clu­so mu­chos po­zos que an­tes se uti­li­za­ban en ac­ti­vi­da­des agrí­co­las han ce­di­do sus de­re­chos con el fin de desa­rro­llar las ciu­da­des o el sec­tor in­dus­trial, en mu­chas oca­sio­nes man­te­nien­do pre­cios ba­jos de ex­trac­ción y po­lí­ti­cas de sub­si­dios, que han im­pe­di­do que se in­cen­ti­ve el aho­rro, la re­uti­li­za­ción y el uso ade­cua­do. Por ejem­plo, un do­cu­men­to de Car­to­crí­ti­ca se­ña­la que la in­dus­tria mi­ne­ra tie­ne el de­re­cho de ex­traer ca­si 437 mi­llo­nes de m3 de agua en un año, una can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra cubrir las ne­ce­si­da­des de to­da la po­bla­ción de los es­ta­dos de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, Co­li­ma, Cam­pe­che y Na­ya­rit en el mis­mo pe­rio­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.