Adiós lon­ji­tas

Con el pa­so del tiempo, me di cuen­ta de que ya no pue­do en­trar­le a la vi­ta­mi­na T co­mo ha­ce cin­co años. El tiempo no per­do­na, por ello con­sul­té a dos per­so­nas que me die­ron una se­rie de tips pa­ra aho­ra sí cum­plir el que qui­zá sea el pro­pó­si­to que más per­so

Cambio - - PANORAMA - Por ro­ger Ve­la

Una de las co­sas que más me mo­les­ta es ver mis re­cuer­dos de Facebook. Ca­da que apa­re­cen en mi bio­gra­fía fotos de años an­te­rio­res me enojo por ver lo del­ga­do que era. Creo que no soy el único, pues a va­rios de mis ami­gos y ami­gas les pa­sa lo mis­mo. Sen­ti­mos que to­do tiempo pa­sa­do fue me­jor y año­ra­mos nues­tros años en la uni­ver­si­dad, cuan­do po­día­mos co­mer lo que qui­sié­ra­mos sin en­gor­dar. Aho­ra cual­quier ali­men­to de­li­cio­so que con­ten­ga una bue­na do­sis de car­bohi­dra­tos nos cau­sa cul­pa y, acep­té­mos­lo, esa cul­pa nos ha­ce dis­fru­tar ca­da vez me­nos los ali­men­tos; ya sea por es­té­ti­ca o por salud siem­pre hay un arre­pen­ti­mien­to des­pués de in­ge­rir­los. ¿Es jus­to vivir así? No lo creo. Es­toy can­sa­do de pa­de­cer mi co­mi­da, así que aun­que nun­ca ha­go pro­pó­si­tos de Año Nue­vo, el si­guien­te in­ten­ta­ré uno de los más co­mu­nes: ba­jar de pe­so.

El pro­ble­ma o la ven­ta­ja que ten­go es que mi rit­mo de vi­da cam­bia cons­tan­te­men­te. Ca­da día es muy dis­tin­to al an­te­rior. No ten­go una ru­ti­na fi­ja, y eso pue­de afec­tar mi pla­nea­ción pa­ra ha­cer ejer­ci­cio. Pue­do pa­sar to­da la ma­dru­ga­da es­cri­bien­do un re­por­ta­je, dor­mir a las 8 de la ma­ña­na y des­per­tar­me has­ta las 3 de la tarde, y al si­guien­te día le­van­tar­me des­de las cin­co de la ma­ña­na con el fin de co­no­cer una his­to­ria en las afue­ras de la ciu­dad. A ve­ces des­can­so los lu­nes o los mar­tes y tra­ba­jo co­mo lo­co to­do el sá­ba­do o el do­min­go por la ma­ña­na pa­ra cum­plir con mis dead­li­nes. La rup­tu­ra de lo co­ti­diano es la cons­tan­te en la vi­da free­lan­ce, un es­ti­lo de vi­da que se pue­de re­su­mir en que pa­re­ce que es­toy de va­ca­cio­nes al mis­mo tiempo que ten­go el es­trés al mil por ho­ra por cum­plir con mis en­tre­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.