Tec­no­lo­gía pa­ra una nue­va era

Ca­da año hay un nue­vo mo­de­lo de ce­lu­lar, o una pan­ta­lla con me­jor re­so­lu­ción. Qué me di­ces de los asis­ten­tes vir­tua­les co­mo Ale­xa o Si­ri. Pa­re­ce que vi­vi­mos en una épo­ca fu­tu­ris­ta, pe­ro la ver­dad es que ape­nas va­mos co­men­zan­do, y se­rá en los pró­xi­mos años

Cambio - - PANORAMA - TEX­TO y FOTOS CAR­LOS TOMASINI

Pues 2019 se­rá el fi­nal de la dé­ca­da (sí, ofi­cial­men­te aca­ba en 2020 “por­que van de 10 en 10”, aun­que es más chi­do pen­sar que es­ta­mos a pun­to de vivir “los fa­bu­lo­sos 20” del si­glo XXI), por lo que se pue­de es­ta­ble­cer que tec­no­lo­gías co­mo la reali­dad vir­tual o la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial lle­ga­rán a su ma­du­rez.

Por eso nos gustaría que lo que vie­ne fue­ra en be­ne­fi­cio de las per­so­nas, y que desa­rro­llos co­mo los ro­bots o pe­li­gros co­mo los ci­be­ra­ta­ques no nos aga­rren des­pre­ve­ni­dos.

Pe­ro va­mos por par­tes: pri­me­ro, ana­li­ce­mos qué es lo que ocu­rre; des­pués ve­re­mos có­mo desea­mos que su­ce­da. Es co­mo ha­cer una car­ta a San­ta Claus si­guien­do un con­se­jo co­mún de los pa­dres: “Pi­de lo que ver­da­de­ra­men­te quie­ras y ne­ce­si­tes”.

La nue­va ‘fie­bre del oro’

En los pró­xi­mos me­ses vi­vi­re­mos un cam­bio de era. Jeff Clar­ke, vi­ce­pre­si­den­te de Pro­duc­tos y Ope­ra­cio­nes de DELLEMC, es­cri­bió ha­ce unos días en un ar­tícu­lo que en la pró­xi­ma dé­ca­da se ter­mi­na­rá de de­fi­nir la nue­va re­la­ción en­tre hu­ma­nos y má­qui­nas, lo que cam­bia­rá pa­ra siem­pre la for­ma en la que vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos.

Así, en los ho­ga­res em­pe­za­rán a ser más co­mu­nes asis­ten­tes vir­tua­les co­mo Ale­xa o Goo­gle Ho­me; es­to au­men­ta­rá el nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a la red, co­mo los fo­cos, las bo­ci­nas o los re­pro­duc­to­res de mú­si­ca y vi­deo.

Y de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les pa­ra la vi­da diaria ni ha­bla­mos, ya que los ce­lu­la­res y las ta­blets son ya ele­men­tos de uso co­mún, aun­que ha­ce unos días Sam­sung mos­tró lo que po­dría ser el fu­tu­ro de es­tas tec­no­lo­gías: un hí­bri­do que, gra­cias a los desa­rro­llos de las nue­vas pan­ta­llas flexibles, po­drá do­blar­se y des­do­blar­se con el ob­je­ti­vo de te­ner am­bos apa­ra­tos en uno y usar­los se­gún la ne­ce­si­dad del mo­men­to.

Es­tos dis­po­si­ti­vos mó­vi­les tam­bién po­drán co­no­cer­te muy bien (más que tu pareja, tu ga­to o tu ma­má, pues), ya que mo­ni­to­rean cuán­tos pa­sos das, cuán­to duer­mes, qué lu­ga­res fre­cuen­tas y has­ta cuán­tas calorías con­su­mes o cuál es el rit­mo al que la­te tu co­ra­zón, y no se di­ga de con quién pla­ti­cas o qué fotos com­par­tes, ade­más de con quién ligas o a qué ho­ra tra­ba­jas y qué ru­ta sue­les to­mar de re­gre­so a ca­sa.

To­do es­to ge­ne­ra in­for­ma­ción so­bre las per­so­nas, así que esos da­tos, au­na­dos a los que ya de por sí com­par­ti­mos en las re­des so­cia­les des­de ha­ce años, con­for­man una gi­gan­tes­ca ma­ra­ña de da­ta que se­rá útil pa­ra las em­pre­sas, go­bier­nos y to­do ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes que deseen vender al­go, con­ven­cer a un gru­po de per­so­nas so­bre una idea par­ti­cu­lar o cap­tar au­dien­cias que an­tes no te­nían.

“La mi­na de oro de los da­tos pro­vo­ca­rá la pró­xi­ma ‘fie­bre del oro’ en las in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gía. Las or­ga­ni­za­cio­nes han es­ta­do acu­mu­lan­do big da­ta du­ran­te años. De he­cho, se es­ti­ma que, ha­cia el 2020, el vo­lu­men de da­tos al­can­za­rá los 44 tri­llo­nes de gi­gaby­tes (44 zet­taby­tes). Son mu­chos da­tos. Pron­to, por fin los pon­drán a tra­ba­jar, a me­di­da que la trans­for­ma­ción di­gi­tal to­me for­ma”, es­cri­be Clar­ke.

Es de­cir, los da­tos se­rán aho­ra una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra los em­pren­de­do­res vi­sio­na­rios que se­pan qué ha­cer con ellos. Las nue­vas em­pre­sas exi­to­sas de tec­no­lo­gías se­rán las que ex­plo­ten me­jor el uso de la da­ta que aho­ra flo­ta en el ai­re (o, más bien, en la nu­be), lo cual se po­ten­cia­rá con el uso de desa­rro­llos co­mo el block­chain, que cam­bia­rán lo que se pue­de ha­cer con la in­for­ma­ción.

Más allá de las crip­to­mo­ne­das, al­go que tam­bién im­pul­sa­rá el block­chain es “la iden­ti­dad di­gi­tal” de las per­so­nas; es­to es: en vez de uti­li­zar tu fir­ma, tu fo­to o tu hue­lla en un do­cu­men­to pa­ra iden­ti­fi­car­te, aho­ra bas­ta­rá con in­gre­sar un nú­me­ro en al­gu­na apli­ca­ción del smartp­ho­ne con el fin de de-

mos­trar que eres tú; así co­mo hoy pue­des pa­gar con tu tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to sin ne­ce­si­dad de te­ner­la fí­si­ca­men­te.

“Em­pe­za­mos a ne­ce­si­tar que to­do mun­do ten­ga una per­so­na­li­dad di­gi­tal pa­ra que pue­da transac­cio­nar en la red y pa­ra que nos des­pi­da­mos de lo fí­si­co, co­mo el pa­pel”, ex­pli­ca Jo­sé Fon­se­ca, vi­ce­pre­si­den­te co­mer­cial de KIO Net­works.

Así, por ejem­plo, po­drías fir­mar un con­tra­to con tu per­so­na­li­dad di­gi­tal y se po­dría can­ce­lar o mo­di­fi­car au­to­má­ti­ca­men­te; o al so­li­ci­tar un em­pleo bas­ta­ría con ver tus da­tos en ese per­fil.

Por otra par­te, así co­mo si hoy bus­cas en Ama­zon unos au­dí­fo­nos y du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas te sal­drían cien­tos de anun­cios de au­dí­fo­nos de to­do ti­po en cual­quier si­tio que na­ve­gues o en tu ban­de­ja de correos, el ma­ne­jo de da­tos con los re­cur­sos dis­po­ni­bles hoy te guia­rán con el pro­pó­si­to de que “se­pas” qué oír en Spo­tify o qué ver en Net­flix, así co­mo qué za­pa­tos usar o a qué lu­ga­res via­jar. Es­te re­cur­so es tan po­de­ro­so que ya te pue­de “su­ge­rir” por quién vo­tar, a qué po­lí­ti­co creer­le y qué con­tac­to pien­sa igual que tú en las re­des so­cia­les.

En los 90, cuan­do cre­ció el In­ter­net, se de­cía que aho­ra la hu­ma­ni­dad ten­dría ac­ce­so a to­da la in­for­ma­ción del pla­ne­ta, pe­ro en los años 20 del si­glo XXI se con­so­li­da­rá la ten­den­cia de la seg­men­ta­ción.

Los ro­bots

Otra tec­no­lo­gía que al­can­za­rá su ma­du­rez en el fi­nal de esta dé­ca­da es la de otros vie­jos co­no­ci­dos de la hu­ma­ni­dad: los ro­bots.

Es­tos “per­so­na­jes” aho­ra tie­nen nue­vas ha­bi­li­da­des que, gra­cias a desa­rro­llos co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o el In­ter­net de las co­sas, los ha­cen más po­ten­tes en to­das sus ver­sio­nes, des­de las que con­tes­tan una que­ja de Uber a tra­vés de la app has­ta los gran­des bra­zos au­to­má­ti­cos que fa­bri­can avio­nes.

La ma­yor ame­na­za de es­tos ro­bots pa­ra la hu­ma­ni­dad no es que se apo­de­ren del mun­do co­mo en las pe­lí­cu­las, sino de los em­pleos de las per­so­nas. Sin em­bar­go, Es­ben Øs­ter­gaard, fun­da­dor de la empresa Uni­ver­sal Ro­bots, afir­ma que los ro­bots no lle­ga­ron pa­ra eso.

“Los ro­bots no son una ame­na­za, sino una opor­tu­ni­dad. Los ro­bots ha­cen que el tra­ba­jo de las per­so­nas sea más va­lio­so, al igual que to­das las nue­vas he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles en los di­fe­ren­tes ti­pos de in­dus­trias”

De esta for­ma, los ro­bots de­be­rían tra­ba­jar de ma­ne­ra co­la­bo­ra­ti­va con las per­so­nas y, a su vez, los hu­ma­nos ten­drían más tiempo pa­ra de­di­car­se a otras co­sas, co­mo desa­rro­llos más crea­ti­vos, ya que las má­qui­nas ha­rán el tra­ba­jo más re­pe­ti­ti­vo y au­to­má­ti­co.

La se­gu­ri­dad

To­do lo an­te­rior tam­bién obli­ga a po­ner la vis­ta en al­go que mu­chos han pa­sa­do por al­to: la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca.

Has­ta hoy, los ata­ques ci­ber­né­ti­cos han si­do so­la­men­te pe­que­ñas mues­tras de lo que po­dría lle­gar a pa­sar si al­guien des­cu­bre un pun­to vul­ne­ra­ble que pue­da ha­cer mu­cho da­ño, así co­mo al­guien lo en­con­tró en los avio­nes co­mer­cia­les y los ras­ca­cie­los el 11 de sep­tiem­bre de 2001 y que cam­bia­ron pa­ra siem­pre la for­ma de via­jar y de ver el mun­do.

En no­viem­bre pa­sa­do, en una con­fe­ren­cia del con­gre­so Ora­cle Open­world 2018, el ex se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad In­ter­na de Es­ta­dos Uni­dos, Jeh John­son, di­jo que el ci­be­res­pa­cio se­rá el nue­vo campo de ba­ta­lla, por lo que la de­fen­sa en ese pun­to es­tra­té­gi­co de­be ser una prio­ri­dad a ni­vel in­ter­na­cio­nal; es de­cir, el pró­xi­mo “11 de sep­tiem­bre” po­dría ge­ne­rar­se en In­ter­net, y en un pla­ne­ta en el que aho­ra hay más per­so­nas, ob­je­tos y pro­ce­sos co­nec­ta­dos; el re­sul­ta­do po­dría ser de­vas­ta­dor a ni­vel glo­bal.

De acuer­do con las pre­dic­cio­nes Kas­persky Lab, empresa es­pe­cia­li­za­da en ci­ber­se-

“Los ro­bots no son una ame­na­za, sino una opor­tu­ni­dad. Los ro­bots ha­cen que el tra­ba­jo de las per­so­nas sea más va­lio­so, al igual que to­das las nue­vas he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles en los di­fe­ren­tes ti­pos de in­dus­trias”

Es­ben Øs­ter­gaard fun­da­dor de la empresa Uni­ver­sal Ro­bots

gu­ri­dad, en 2019 los ci­ber­de­lin­cuen­tes ten­drán co­mo ob­je­ti­vo a per­so­nas es­pe­cí­fi­cas en em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras con el ob­je­ti­vo de que les trans­fie­ran gran­des su­mas de di­ne­ro, de­bi­do a que la fu­ga de in­for­ma­ción que exis­te hoy en las com­pa­ñías fa­ci­li­ta que se ha­gan pa­sar co­mo per­so­nas que co­no­cen. Por ejem­plo, si te lle­ga un mail de al­guien “de Sis­te­mas” que te di­ce que ne­ce­si­ta el de tu co­rreo pa­ra ha­cer al­gún cam­bio, de­bes ve­ri­fi­car que sea real, a pe­sar de que la di­rec­ción pa­rez­ca ser de tu empresa y use palabras que so­la­men­te se uti­li­zan en tu tra­ba­jo.

Kas­persky Lab tam­bién ad­vier­te que las apli­ca­cio­nes mó­vi­les em­pre­sa­ria­les, así co­mo las pe­que­ñas em­pre­sas que pres­tan ser­vi­cios fi­nan­cie­ros es­pe­cia­li­za­dos pa­ra los ban­cos, po­drían ser los blan­cos pre­di­lec­tos de los ci­ber­de­lin­cuen­tes du­ran­te los pró­xi­mos me­ses.

Los de­seos

Aho­ra sí, ¿cuá­les son nues­tros bue­nos de­seos? De en­tra­da, que las per­so­nas com­pren­dan que es­te nue­vo mun­do co­nec­ta­do, ade­más de ven­ta­jas, tam­bién tie­ne ries­gos, por lo que hay que ge­ne­rar una nue­va cul­tu­ra de se­gu­ri­dad pa­ra quie­nes usan la tec­no­lo­gía to­dos los días. Si hoy son po­cos los que per­mi­ten que sus hi­jos sal­gan so­los a la ca­lle, ¿por qué sí les per­mi­ten na­ve­gar so­los en in­ter­net sin su­per­vi­sión?

La bue­na no­ti­cia es que hoy lle­ga una nue­va ge­ne­ra­ción, la Z (los na­ci­dos des­pués de 1995), y que ya es­tá in­te­grán­do­se al mercado la­bo­ral, lo cual, jun­to con las otras cua­tro ge­ne­ra­cio­nes que exis­ten hoy en ese ám­bi­to, crea­rán una am­plia ga­ma de ex­pe­rien­cias en la vi­da y la tec­no­lo­gía.

El 100% de la ge­ne­ra­ción Z ha uti­li­za­do tec­no­lo­gía des­de la cu­na, por lo que com­pren­den mu­cho me­jor los con­cep­tos bá­si­cos de la co­di­fi­ca­ción del soft­wa­re y es­pe­ran que só­lo la me­jor tec­no­lo­gía for­me par­te de su ex­pe­rien­cia la­bo­ral y de vi­da.

Uno de nues­tros de­seos pa­ra 2019 es que se for­men me­jor es­tos nue­vos pro­fe­sio­na­les, quie­nes ya no ne­ce­si­ta­rán ir a una ofi­ci­na con el ob­je­ti­vo de tra­ba­jar, con­vi­vi­rán me­jor con la au­to­ma­ti­za­ción de una fá­bri­ca y ten­drán ma­yor con­cien­cia de los ries­gos de In­ter­net, por lo que den­tro de unos años sus hi­jos se­gu­ra­men­te no es­ta­rán pe­ga­dos a la ta­blet mien­tras ellos jue­gan Candy Crush en su ce­lu­lar en­tre ca­da co­rreo que con­tes­ten.

Tam­bién se­rán ne­ce­sa­rias nue­vas pro­fe­sio­nes en el mercado la­bo­ral, por lo que en las uni­ver­si­da­des se de­be­rá en­se­ñar ha­bi­li­da­des in­no­va­do­ras, co­mo el co­rrec­to aná­li­sis y ma­ne­jo de da­tos, el cui­da­do de la ci­ber­se­gu­ri­dad de una empresa o un país, el me­jor apro­ve­cha­mien­to de los ro­bots y el desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la au­to­ma­ti­za­ción.

Por eso, nues­tro de­seo es que se ten­gan las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que se pue­dan for­mar esos pro­fe­sio­na­les en Mé­xi­co y que, si se pue­de, el país sea una po­ten­cia en esa ma­te­ria. Hay opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo, so­la­men­te que hay que apro­ve­char­la… ¡y rá­pi­do!

Tam­bién desea­mos que la ten­den­cia de la seg­men­ta­ción no se trans­for­me en en­fren­ta­mien­to de ideas, sino en di­ver­si­fi­ca­ción de ma­ne­ras de ver la vi­da. El mun­do de por sí es­tá de­ma­sia­do di­vi­di­do co­mo pa­ra aho­ra par­tir­lo más de acuer­do con nues­tras afi­ni­da­des de Facebook e Ins­ta­gram.

La di­ver­si­dad de ideas y la su­ma de ellas siem­pre se­rá más pro­ve­cho­sa en el desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad, y la tec­no­lo­gía pue­de ser una gran he­rra­mien­ta si desea­mos lo­grar­lo.

Las per­so­nas de­ben apren­der a con­vi­vir y apro­ve­char la tec­no­lo­gía, ade­más de uti­li­zar­la pa­ra nue­vos fi­nes, y ahí es­tá el re­to que tie­ne en sus ma­nos la ge­ne­ra­ción Z, la cual desea­mos (y ne­ce­si­ta­mos) que se in­te­gre de ma­ne­ra rá­pi­da a la vi­da la­bo­ral.

Que ten­gan un muy fe­liz y tec­no­ló­gi­co año.

La bue­na no­ti­cia es que hoy lle­ga una nue­va ge­ne­ra­ción, la Z y jun­to con las otras cua­tro ge­ne­ra­cio­nes que exis­ten hoy en ese ám­bi­to, crea­rán una am­plia ga­ma de ex­pe­rien­cias en la vi­da y la tec­no­lo­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.