1

Cambio - - PANORAMA -

En el campo de la in­ge­nie­ría, las mu­je­res en Es­ta­dos Uni­dos ob­tu­vie­ron me­nos del 20 % de los doc­to­ra­dos en el 2014. En Mé­xi­co, el 89 % de in­ves­ti­ga­do­res de al­to ni­vel en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas son hom­bres.

Ta­les bre­chas no son el re­sul­ta­do de di­fe­ren­cias en la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Las ni­ñas ac­tual­men­te con­for­man más de la mi­tad de la po­bla­ción es­tu­dian­til su­per­do­ta­da de Es­ta­dos Uni­dos.

Si las ni­ñas po­seen la in­te­li­gen­cia ne­ce­sa­ria pa­ra te­ner éxi­to en ca­rre­ras STEM (acró­ni­mo en in­glés de cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas), ¿qué fac­to­res ex­pli­can por qué no se in­tere­san en las ca­rre­ras re­la­cio­na­das con es­tos cam­pos?

Hay dos cri­te­rios que des­alien­tan a las ni­ñas a es­tu­diar es­te ti­po de ca­rre­ras a tem­pra­na edad: es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos so­bre sus ha­bi­li­da­des in­te­lec­tua­les y es­te­reo­ti­pos so­bre las per­so­nas que tra­ba­jan en ca­rre­ras STEM que son ca­li­fi­ca­das co­mo “nerds.”

Co­mo in­ves­ti­ga­do­res que ana­li­zan los es­te­reo­ti­pos y otros fac­to­res psi­co­ló­gi­cos que po­drían des­viar a las ni­ñas de es­tu­diar ca­rre­ras re­la­cio­na­das con las ma­te­má­ti­cas y las cien­cias en ge­ne­ral, cree­mos que los pa­dres y los edu­ca­do­res pue­den ayu­dar a cam­biar las co­sas y ami­no­rar las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en lo re­fe­ren­te a ca­rre­ras STEM.

En­sé­ña­les una men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to

Ya des­de el pri­mer gra­do, las ni­ñas tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des que los ni­ños de aso­ciar su gé­ne­ro con las ha­bi­li­da­des in­te­lec­tua­les.

Te­nien­do en cuen­ta cuán ge­ne­ra­li­za­dos son es­tos es­te­reo­ti­pos, ¿có­mo pue­den pa­dres y pro­fe­so­res in­ter­ve­nir con el fin de pro­te­ger a las ni­ñas de la su­po­si­ción de que son me­nos ca­pa­ces in­te­lec­tual­men­te –por tan­to, me­nos idó­neas pa­ra es­tu­diar ca­rre­ras STEM– que los ni­ños?

Una po­si­ble es­tra­te­gia es con­ven­cer a las ni­ñas de que sus ha­bi­li­da­des aca­dé­mi­cas pue­den desa­rro­llar­se.

Los es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos se ba­san en la su­po­si­ción de que las ni­ñas ca­re­cen de la ca­pa­ci­dad in­na­ta ne­ce­sa­ria pa­ra el éxi­to. Al en­fa­ti­zar có­mo las ha­bi­li­da­des cam­bian y se desa­rro­llan en la me­di­da que pa­sa el tiempo, desafia­mos esta con­vic­ción.

Al pro­mo­ver un con­cep­to de cre­ci­mien­to, es esen­cial trans­mi­tir el es­fuer­zo y la ca­pa­ci­dad de crear es­tra­te­gias, y que esta es una ver­dad pa­ra to­dos, no só­lo pa­ra las ni­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.