5

Cambio - - PANORAMA -

Cuan­do los ni­ños se ima­gi­nan a sí mis­mos rea­li­zan­do tra­ba­jos di­fe­ren­tes en el fu­tu­ro, po­drían pre­gun­tar­se si tie­nen al­go en co­mún con las per­so­nas que desem­pe­ñan esos tra­ba­jos. Un des­ajus­te en­tre el con­cep­to que tie­ne un ni­ño y su im­pre­sión so­bre los in­di­vi­duos de de­ter­mi­na­da es­fe­ra pue­de ha­cer que esta ca­rre­ra no le pa­rez­ca atrac­ti­va.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, la for­ma en que los me­dios des­cri­ben a las per­so­nas que es­tu­dia­ron ca­rre­ras STEM es a me­nu­do es­tre­cha y per­pe­túa fal­sos es­te­reo­ti­pos, co­mo que los cien­tí­fi­cos son ex­cén­tri­cos, nerds o geeky (ob­se­si­vos de las compu­tado­res y des­vin­cu­la­dos de la reali­dad).

Del mis­mo mo­do, el tra­ba­jo de los cien­tí­fi­cos se asu­me co­mo so­li­ta­rio y ais­lan­te; tam­bién se con­si­de­ra que per­si­guen ob­je­ti­vos ego­cén­tri­cos, co­mo sa­tis­fa­cer su pro­pia cu­rio­si­dad, y que pro­cu­rar el bien ajeno no es­tá en­tre sus ob­je­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.