Cul­tu­ra cí­vi­ca

Cambio - - OPINIÓN - POR AURÉLIEN GUILABERT* CAM­BIO *Fun­da­dor de Es­pa­cio Pro­gre­sis­ta, A. C. Ase­sor en es­tra­te­gias de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, in­ci­den­cia so­cial y coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal. @au­re­l_gt

Si bien en los dis­cur­sos del go­bierno en­tran­te se ha­bla de un cam­bio de pa­ra­dig­ma, na­da se­rá po­si­ble sin un cam­bio des­de las per­so­nas que con­for­man la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na. En tiem­pos de pro­pó­si­tos pa­ra Año Nue­vo, es in­tere­san­te re­fle­xio­nar acerca de la cul­tu­ra cí­vi­ca y de los com­pro­mi­sos que uno ha­ce o de­be­ría de ha­cer, des­de una vi­sión de in­te­rés ge­ne­ral e im­pac­to so­cial con mi­ras al buen fun­cio­na­mien­to y pro­gre­so de­mo­crá­ti­co.

Al res­pec­to, el Ins­ti­tu­to Elec­to­ral de la Ciu­dad de Mé­xi­co (IECM) pu­bli­có en no­viem­bre pa­sa­do el In­for­me so­bre cul­tu­ra cí­vi­ca en la Ciu­dad de Mé­xi­co, con el fin de ana­li­zar y po­ten­ciar la con­vi­ven­cia y la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Co­mo pri­mer ha­llaz­go preo­cu­pan­te, se­ña­la que so­la­men­te 44 % de las per­so­nas en­cues­ta­das con­si­de­ran que la de­mo­cra­cia es el me­jor de los re­gí­me­nes po­lí­ti­cos; es de­cir, me­nos de la mi­tad, cuan­do una de las ba­ses de la le­gi­ti­mi­dad de la de­mo­cra­cia es con­tar con la ma­yo­ría más uno. De he­cho, en­tre las mis­mas per­so­nas en­cues­ta­das 60 % pien­san que la Ciu­dad de Mé­xi­co no vi­ve una de­mo­cra­cia.

Se­gún el in­for­me, la desafec­ción por la de­mo­cra­cia re­sal­ta es­pe­cial­men­te la des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes por la co­rrup­ción. Sin em­bar­go, pre­va­le­ce un al­to ni­vel de des­co­no­ci­mien­to ciu­da­dano so­bre el fun­cio­na­mien­to y el pa­pel de los me­ca­nis­mos de re­pre­sen­ta­ción o de par­ti­ci­pa­ción.

Lo mis­mo ocu­rre en cuan­to al co­no­ci­mien­to del pro­pio es­ta­tu­to en ma­te­ria de de­re­chos de la ciu­dad a tra­vés de su cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca. Por ejem­plo, 9 de ca­da 10 no sa­ben cuán­tos dipu­tadas y dipu­tados com­po­nen el Con­gre­so ca­pi­ta­lino, y so­la­men­te 1 de ca­da 10 ha con­tac­ta­do a al­gu­nos de sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos.

Cuan­do hay par­ti­ci­pa­ción, se ex­pre­sa de ma­ne­ra in­di­vi­dua­lis­ta y ca­re­ce de vin­cu­la­ción so­cial fuer­te; es de­cir, es muy pun­tual y des­vin­cu­la­da de al­gún en­torno co­mu­ni­ta­rio per­ma­nen­te. Por ejem­plo, en­tre las ac­ti­vi­da­des con ma­yor par­ti­ci­pa­ción se en­cuen­tran do­nar di­ne­ro a la Cruz Ro­ja (49 %), ayu­dar a un des­co­no­ci­do (45 %) o do­nar ali­men­tos, me­di­ci­na o ro­pa en ca­so de desas­tre na­tu­ral (42 %). Pe­ro me­nos de un ter­cio no se ha or­ga­ni­za­do de ma­ne­ra co­mu­ni­ta­ria en ca­so de que un pro­ble­ma afec­te a sus co­no­ci­dos cer­ca­nos, y 56 % con­si­de­ra di­fí­cil or­ga­ni­zar­se con otros ciu­da­da­nos u otras ciu­da­da­nas en pro de cau­sas co­mu­nes. Ade­más, so­la­men­te en­tre el 5 y 7 % for­man par­te ac­ti­va­men­te de una aso­cia­ción o un co­lec­ti­vo, y 56 % pien­sa que su com­por­ta­mien­to so­cial no ayu­da ni per­ju­di­ca al pro­gre­so del país.

A partir de los da­tos re­co­pi­la­dos, el IECM pre­sen­ta la crea­ción del Ín­di­ce de Cul­tu­ra Po­lí­ti­ca De­mo­crá­ti­ca, pre­ci­san­do en esta oca­sión que 58 % de las per­so­nas en­cues­ta­das se en­cuen­tran en un ni­vel de “na­da” o “ba­ja” cul­tu­ra po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca en la Ciu­dad de Mé­xi­co, ca­pi­tal de la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

Es me­nes­ter no so­la­men­te en­ten­der las pro­ble­má­ti­cas, sino tam­bién bus­car e im­ple­men­tar so­lu­cio­nes que re­fren­den la no­ción y la sig­ni­fi­ca­ción de la pa­la­bra po­lí­ti­ca, ya que más del 85 % le atri­bu­ye una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va; re­gre­sar a los orí­ge­nes eti­mo­ló­gi­cos de la no­ción, con el pro­pó­si­to de que jun­tas y jun­tos ha­ga­mos una so­cie­dad in­clu­yen­te y solidaria.

Es ur­gen­te de­to­nar ac­cio­nes per­ti­nen­tes, di­ná­mi­cas y per­sua­si­vas, coor­di­na­das en­tre au­to­ri­da­des lo­ca­les, sec­tor pri­va­do y so­cie­dad ci­vil, con el fin de fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía y de­mos­trar sus be­ne­fi­cios pa­ra la de­mo­cra­cia, así co­mo pa­ra el bie­nes­tar so­cial. Es pe­li­gro­so pen­sar que la de­mo­cra­cia es so­la­men­te una ex­pre­sión elec­to­ral. La de­mo­cra­cia ne­ce­si­ta par­ti­ci­pa­ción, es­pí­ri­tu crí­ti­co y so­li­da­ri­dad de to­das y to­dos los que le dan vi­gen­cia y la vi­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.