Lo me­jor es­tá por ve­nir

El 2018 fue un año lleno de tra­ba­jo pa­ra Ma­no­lo Ca­ro: di­ri­gió la obra Straight, ade­más de la exi­to­sa se­rie La ca­sa de las flo­res de Net­flix, y re­cién es­tre­nó la pe­lí­cu­la Per­fec­tos des­co­no­ci­dos; aho­ra quie­re to­mar dis­tan­cia con el fin de pro­yec­tar su fu­tur

Cambio - - CINE & SERIES - POR JA­VIER PÉ­REZ

Ma­no­lo Ca­ro es­tá acos­tum­bra­do a ge­ne­rar sus pro­yec­tos, ya sea en ci­ne, tea­tro o te­le­vi­sión. Por eso re­sul­ta ex­tra­ño ver­lo co­mo di­rec­tor del re­ma­ke de Per­fec­tos des­co­no­ci­dos, co­me­dia que es­tre­nó el pa­sa­do 25 de di­ciem­bre y que se ba­sa en un fil­me ita­liano de 2016 di­ri­gi­do por Pao­lo Ge­no­ve­se, el cual se ver­sio­na en mu­chos paí­ses. El año pa­sa­do, de he­cho, vi­mos en el cir­cui­to co­mer­cial me­xi­cano la ver­sión del es­pa­ñol Alex de la Igle­sia.

A Ma­no­lo lo in­vi­ta­ron a ver la pe­lí­cu­la en di­ciem­bre del año pa­sa­do en una pro­yec­ción pri­va­da. Cuan­do ter­mi­nó, pen­só en voz al­ta: “me hu­bie­ra en­can­ta­do ha­ber es­cri­to es­te guion o ser par­te de esta pe­lí­cu­la”. Sa­lió de va­ca­cio­nes y a su re­gre­so es­ta­ba programado el es­treno de La ca­sa de las flo­res, que fi­nal­men­te se re­tra­só has­ta agos­to. Ma­no­lo ten­dría unos me­ses li­bres, pe­ro en­ton­ces lo lla­ma­ron por­que ha­bían comprado los de­re­chos de la pe­lí­cu­la y lo in­vi­ta­ron a di­ri­gir­la.

“Sa­bía que era al­go que no po­día re­cha­zar. Nun­ca me ha­bía plan­tea­do ha­cer un re­ma­ke, pe­ro las co­sas se die­ron. A partir de ahí me pu­se a adap­tar, a bus­car a los ac­to­res, a ge­ne­rar el pro­yec­to. Lle­gó a mi vi­da en el mo­men­to co­rrec­to”.

De he­cho, Ma­no­lo no sa­be si vol­ve­rá a fil­mar un re­ma­ke. “No sé si me ape­te­ce. Ten­dría que ocu­rrir de esta mis­ma ma­ne­ra: muy or­gá­ni­ca, muy ge­nui­na, don­de to­do pa­re­cía dar­se con­se­cu­ti­va­men­te. Mu­cha gen­te me ha cri­ti­ca­do di­cién­do­me que se me aca­bó la crea­ti­vi­dad, pe­ro lo veo com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te: al ser una ce­le­bra­ción a los guio­nis­tas, a las ideas, a un fe­nó­meno que ocu­rre en tan­tos paí­ses, me lo to­mé muy bien, muy tran­qui­lo”.

Los sie­te ac­to­res ele­gi­dos pa­ra con­for­mar al gru­po de ami­gos que se reúne en una ce­na en una no­che de eclipse de re­pen­te se en­cuen­tran en un jue­go en el que los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res de ca­da uno se de­jan a me­dia me­sa, y los men­sa­jes que lle­guen a esa ho­ra se de­ben leer y las lla­ma­das po­ner en al­ta­voz, te­nían que ser “los me­jo­res que pu­die­ran es­tar. Y no era una cues­tión de ego, sino una ma­ne­ra de res­pe­tar el pro­yec­to”.

Bruno Bi­chir y Ce­ci­lia Suá­rez, Ma­nuel Gar­cía Rul­fo y Ana Clau­dia Ta­lan­cón, Mi­guel Ro­dar­te y Ma­ria­na Treviño in­ter­pre­tan a las tres pa­re­jas que con­vi­ven y es­pe­ran que el per­so­na­je del es­pa­ñol Franky Mar­tín lle­gue con su nue­va no­via, pe­ro apa­re­ce so­lo.

“Pa­re­cie­ra que cuan­do uno va creciendo va de­jan­do el gé­ne­ro a un la­do por­que hay una sen­sa­ción de que es un gé­ne­ro menor, en­ton­ces mu­chos gran­des ac­to­res se ale­jan de la co­me­dia, cuan­do es un gé­ne­ro que ade­más de ser muy no­ble, es muy di­ver­ti­do y muy com­pli­ca­do de ha­cer y tie­ne unos re­tos muy particulares. Yo creo que es­te gru­po de ac­to­res se sen­tía muy có­mo­do ha­cien­do una co­me­dia. La pri­me­ra vez que se sen­ta­ron a la me­sa a leer jun­to con­mi­go ya es­ta­ba la mi­tad del tra­ba­jo he­cho, ya ha­bía esa co­sa co­mo de amis­tad, de com­pli­ci­dad”.

Per­fec­tos des­co­no­ci­dos ocu­rre en una so­la lo­ca­ción, en un es­pa­cio muy ce­rra­do y en tiempo ca­si real, por lo que la in­ter­ac­ción en­tre los ac­to­res y los diá­lo­gos son fun­da­men­ta­les. “Es una pe­lí­cu­la de aguan­te por­que no hay pa­ra dón­de ha­cer­se, no hay ma­ne­ra de in­ven­tar y de­cir me voy a mo­ver y me voy a sa­lir del de­par­ta­men­to, voy a cor­tar a tal se­cuen­cia. No. Son ellos sie­te ahí, uno fren­te al otro. Co­mo di­ce Ma­ria­na Treviño: no ha­bía más que pa­sar­la bien por­que lo único que nos vi­mos fue­ron las ca­ras unos a otros”.

A Ma­no­lo la na­rra­ti­va lo re­mi­tió a la di­ná­mi­ca y al es­pa­cio tea­tra­les. “Tie­nes que po­ner la cá­ma­ra de una for­ma en don­de no cai­ga el rit­mo y se man­ten­ga de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa por­que si no, po­dría abu­rrir. Ima­gí­na­te es­tar una ho­ra y me­dia vien­do la mis­ma sa­la. En­ton­ces lo que hi­ce fue re­pa­sar mu­cho pe­lí­cu­las co­mo Un dios sal­va­je, de Po­lans­ki, en la que to­do ocu­rre en una sa­la, y ver có­mo hay que mo­ver la cá­ma­ra y có­mo tie­ne que ser un per­so­na­je más, por­que si no, caes en el mis­mo plano y en­ton­ces me­jor la hu­bie­ra mon­ta­do en el Tea­tro de los In­sur­gen­tes y me hu­bie­ra qui­ta­do de tan­tos pro­ble­mas”.

En es­te año, Ma­no­lo es­tre­nó co­mo di­rec­tor la obra de tea­tro Straight, la exi­to­sa se­rie La ca­sa de las flo­res, que ten­drá con­ti­nua­ción, y la pe­lí­cu­la Per­fec­tos des­co­no­ci­dos. “Ha si­do in­ten­so, la ver­dad. Es mo­men­to de to­mar dis­tan­cia y ver lo que ha su­ce­di­do. No sé si es­tre­nar en un mis­mo año tea­tro, ci­ne y te­le­vi­sión se va a vol­ver a dar en mi ca­rre­ra, no sé si mi cuer­po aguan­te es­te rit­mo, pe­ro es­toy agra­de­ci­do de que ha­ya ocu­rri­do, lo ha­ya dis­fru­ta­do y ha­ya te­ni­do la en­te­re­za, la fuer­za pa­ra vi­vir­lo. Pe­ro es tiempo de evaluar ha­cia dón­de quie­ro ir, por­que no quie­ro con­ver­tir­me en una má­qui­na que sa­ca pro­yec­tos por sa­car pro­yec­tos”.

Le in­tere­sa ex­plo­rar el dra­ma, por­que gé­ne­ros co­mo la co­me­dia y la ac­ción le son muy aje­nos. “Yo creo que el des­can­so y la dis­tan­cia van a ha­cer que me cai­ga co­mo una pie­za de aje­drez la pró­xi­ma idea”. Con­si­de­ra que las ho­ras que ha pa­sa­do en los sets y en los es­ce­na­rio se em­pie­zan a no­tar. “Arran­qué esta ca­rre­ra co­mo un ca­ba­llo des­bo­ca­do, pues no sa­bía mu­cho de ella. Soy ar­qui­tec­to, no era un rea­li­za­dor. En­ten­der­me a mí pro­fe­sio­nal­men­te con el pa­so de los años, con los pro­yec­tos, ter­mi­na sien­do una mo­ti­va­ción pa­ra lo que vie­ne más ade­lan­te”.

Y tie­ne muy cla­ro que sus pro­pues­tas no van a cam­biar la men­ta­li­dad de na­die, aun­que sí se sien­te res­pon­sa­ble. “[Es la ] res­pon­sa­bi­li­dad de al­zar ban­de­ra y to­car te­mas, en mi ca­so, que mu­chas ve­ces no tie­nen la vi­si­bi­li­dad que de­be­rían o que es­tán lle­nos de ta­búes y cli­chés. Pa­ra mí es­te tra­ba­jo sir­ve pa­ra nor­ma­li­zar y pa­ra dar­le a la gen­te en­tre­te­ni­mien­to. Y si al fi­nal del día hay un de­jo de re­fle­xión y de dar­nos cuen­ta que to­dos so­mos par­te de esta so­cie­dad y que en esta so­cie­dad ca­ben mil ma­ne­ras de ser y que lo que im­por­ta es ser fe­liz, creo que ahí va­mos de ga­ne”.

Ma­no­lo, co­mo mu­chos ci­neas­tas en ac­ti­vo en la ac­tua­li­dad, ha he­cho pro­yec­tos pa­ra ci­ne y pla­ta­for­mas co­mo Net­flix. Así que con­si­de­ra que un fe­nó­meno co­mo el ocu­rri­do con la pe­lí­cu­la Ro­ma, de Al­fon­so Cua­rón, es un ejem­plo de que ha­brá que adap­tar­se a nue­vos for­ma­tos. “Van a cam­biar las ven­ta­nas de ex­hi­bi­ción y se ten­drán que com­pa­gi­nar es­tas dos ideo­lo­gías, de po­der ver pe­lí­cu­las tan ma­ra­vi­llo­sas co­mo Ro­ma en la pan­ta­lla gran­de o a tra­vés de las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. El pú­bli­co de­ci­di­rá de qué ma­ne­ra quie­re se­guir con­su­mien­do. Va­mos a pa­sar por es­te ar­co co­mo su­ce­dió con el tea­tro, que ha­ce dos dé­ca­das era un me­dio de ni­cho o has­ta de lu­jo, y que po­co a po­co se ha vuel­to más ac­ce­si­ble, y hay en car­te­le­ra co­sas in­creí­bles y pa­ra to­do ti­po de au­dien­cia. Con el ci­ne va­mos a en­con­trar pe­lí­cu­las que que­re­mos ver en una bu­ta­ca y pe­lí­cu­las que ve­re­mos en ca­sa, y es­tá bien por­que los tiem­pos cam­bian”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.