La ru­ta de Lan­ce (par­te II)

Cambio - - OPINIÓN - Por ro­ge­lio Se­go­viano* *Pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en cul­tu­ra. @ro­ger­se­go­viano

Di­cen los que sa­ben, que no hay na­da más ago­ta­dor que co­rrer una eta­pa en el Tour de Fran­cia. Ca­da Tour es­tá com­pues­to por más de 20 eta­pas, así que ga­nar uno es un mé­ri­to re­ser­va­do pa­ra los ti­ta­nes del deporte. Bueno, pues Lan­ce Arms­trong re­gre­só de un cán­cer tes­ti­cu­lar e hi­zo su­yos sie­te Tours de Fran­cia de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va. El tér­mino su­per­atle­ta era al­go que le que­da­ba cor­to y no re­pre­sen­ta­ba la ha­za­ña que lo­gró en­tre 1999 y 2005.

Du­ran­te el tiempo que se man­tu­vo en la ci­ma siem­pre se sos­pe­chó que al­go no an­da­ba bien, pe­ro to­do se que­dó en con­je­tu­ras. Quie­nes se atre­vían a le­van­tar la voz en con­tra de Lan­ce eran ta­cha­dos de en­vi­dio­sos. Ade­más, era un ti­po que se ha­bía con­ver­ti­do en ce­le­bri­dad in­ter­na­cio­nal: par­ti­ci­pa­ba en pe­lí­cu­las de Holly­wood, re­ci­bía pa­tro­ci­nios mi­llo­na­rios y te­nía una fun­da­ción pa­ra ayu­dar a las per­so­nas con cán­cer.

Sin em­bar­go, tras su re­ti­ro se acu­mu­la­ron va­rias his­to­rias negras en torno su­yo, so­bre to­do las re­fe­ren­tes al do­pa­je, a sus men­ti­ras y a su am­bi­ción por es­ca­lar ha­cia la glo­ria, sin im­por­tar las ca­be­zas que tu­vie­ra que pi­sar.

Un pa­sa­je de la pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca The pro­gram –rea­li­za­da en 2015 por Step­hen Frears–, lo des­cri­be tal cual du­ran­te una eta­pa del Tour de Fran­cia de 2003, don­de se co­rría la subida a Luz Ar­di­den (la com­pe­ten­cia era tan ce­rra­da, que de allí sal­dría el ga­na­dor): el ale­mán Jans Ull­rich era el lí­der y mar­cha­ba en la pun­ta. Arms­trong, el único que po­día arre­ba­tar­le la vic­to­ria, iba de­trás de él y su ros­tro re­fle­ja­ba el es­fuer­zo que ha­cía pa­ra sos­te­ner el pa­so. Fal­ta­ba po­co pa­ra la me­ta y Ull­rich res­pi­ra­ba ali­via­do, sa­bía que Arms­trong no lo al­can­za­ría (lo que el ale­mán no sa­bía era que el te­jano fin­gía de­bi­li­dad y es­ta­ba por ata­car­lo con to­do).

En un úl­ti­mo es­fuer­zo, Ull­rich lo­gró con­te­ner el em­ba­te. Mar­cha­ban rue­da con rue­da; se­ría un fi­nal de fo­to­gra­fía. En­ton­ces, un jo­ven es­pec­ta­dor se in­ter­pu­so en el ca­mino de am­bos. Ull­rich lo­gró es­qui­var­lo. Arms­trong se fue al sue­lo. La vic­to­ria se­ría pa­ra el ale­mán, sin em­bar­go, en un ac­to de ge­ne­ro­si­dad, de­por­ti­vis­mo y ca­ba­lle­ro­si­dad, se de­tu­vo y es­pe­ró a que su co­le­ga se le­van­ta­ra pa­ra con­ti­nuar jun­tos. Con el pro­pó­si­to de co­rres­pon­der el ges­to, Arms­trong de­bía ha­ber­le per­mi­ti­do en­trar pri­me­ro a la me­ta, pe­ro ata­có y ga­nó la eta­pa; hu­mi­lló a su ri­val y se co­ro­nó en el Tour de ese año.

An­te la acu­mu­la­ción y la con­tun­den­cia de las prue­bas, el ci­clis­ta acep­tó en un pro­gra­ma de TV que en to­dos los Tours de Fran­cia don­de ga­nó con­su­mió una sus­tan­cia prohi­bi­da co­no­ci­da co­mo EPO, que me­jo­ra­ba el ren­di­mien­to. Las con­se­cuen­cias no se hi­cie­ron es­pe­rar: le re­ti­ra­ron los sie­te tí­tu­los del Tour, lo obli­ga­ron a que de­vol­vie­ra una me­da­lla olím­pi­ca, per­dió sus pa­tro­ci­nios, pa­gó mi­llo­nes de dó­la­res en de­man­das y fue ca­li­fi­ca­do co­mo uno de los tram­po­sos más gran­des en la his­to­ria del deporte.

“Yo sé que soy cul­pa­ble y que hi­ce da­ño a mu­cha gen­te, pe­ro mi cas­ti­go fue mil ve­ces más gran­de que el cri­men que co­me­tí”, di­jo Arms­trong.

Tras el des­pres­ti­gio y las gran­des su­mas de di­ne­ro per­di­das, cual­quie­ra ima­gi­na­ría que Lan­ce Arms­trong es­ta­ría en la ban­ca­rro­ta y se su­mer­gi­ría en al­gu­na adic­ción, pe­ro en uno de esos gi­ros del des­tino, ha­ce po­co nos en­te­ra­mos de que, an­tes de per­der­lo to­do, su ase­sor financiero lo con­ven­ció de in­ver­tir una im­por­tan­te can­ti­dad de dó­la­res en una nue­va com­pa­ñía di­gi­tal que ofre­cía ser­vi­cio de trans­por­te a tra­vés de una apli­ca­ción en los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Hoy, esa empresa lla­ma­da Uber, de la que es uno de los prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas, le ge­ne­ra mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

Sin du­da, la de Lan­ce Arms­trong es una his­to­ria que me­re­ce ser con­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.