Ya no ne­ce­si­tas Dis­ney­land

Cambio - - PANORAMA -

Ya no re­que­ri­mos ha­cer fi­las ki­lo­mé­tri­cas con el fin de su­bir­nos a al­gún juego me­cá­ni­co, tam­po­co son in­dis­pen­sa­bles las bo­tar­gas pa­ra con­se­guir los au­tó­gra­fos de nues­tras caricaturas fa­vo­ri­tas, por­que los len­tes VR y los mon­ta­jes en cua­tro o tres di­men­sio­nes han su­pe­ra­do la reali­dad

Si to­do sa­le mal, si nos ne­ga­mos a creer que es­te mun­do se nos va con ca­da nue­vo em­pa­que desecha­ble o que el agua que des­per­di­cia­mos es la que mu­cha fal­ta nos ha­rá en unos años, en­ton­ces yo ten­go la es­pe­ran­za de que esa di­men­sión crea­da a par­tir de grá­fi­cos man­ten­drá vi­vo el re­cuer­do de lo que era ca­mi­nar en un par­que de di­ver­sio­nes ro­dea­do de ár­bo­les.

Y mi idea no es es­cu­char­me co­mo una fa­ta­lis­ta, al con­tra­rio. Creo que el In­ter­net y los avan­ces de la tec­no­lo­gía di­gi­tal le han da­do a nues­tra ge­ne­ra­ción (los mi­llen­nials) la opor­tu­ni­dad histórica de pre­sen­ciar la mi­gra­ción de nues­tra vi­da real a un es­pa­cio no tan­gi­ble que no nos asus­ta por su inexis­ten­cia sino que, al con­tra­rio, lo en­ten­de­mos co­mo un si­tio en el que po­de­mos rein­ven­tar­nos jun­to con las re­glas.

Así que no veo muy le­jano el he­cho de que a tra­vés de nue­vos for­ma­tos de en­tre­te­ni­mien­to, co­mo la reali­dad vir­tual, la for­ma en co­mo vi­vi­mos en al­gún mo­men­to de­pen­da de un vi­sor, co­ne­xión a In­ter­net y de tu re­ta­guar­dia sen­ta­da 24/7 en un si­llón.

Mien­tras tan­to, el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to ya co­men­zó a vol­tear los ojos ha­cia lo que pro­me­te ser el nue­vo Dis­ney­land de las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les, con la úni­ca di­fe­ren­cia de que con los par­ques en reali­dad vir­tual, au­men­ta­da o en 4D, pue­des po­sar con una Or­ca del do­ble de ta­ma­ño que Willy sin mo­jar­te o con­tri­buir al mal­tra­to ani­mal.

Ya no ne­ce­si­ta­mos ha­cer fi­las ki­lo­mé­tri­cas que or­ga­ni­zan en los fil­tros de se­gu­ri­dad con el fin de su­bir­nos a al­gún juego me­cá­ni­co, tam­po­co son in­dis­pen­sa­bles los y las ede­ca­nes dis­fra­za­dos de nues­tros per­so­na­jes de pe­lí­cu­la fa­vo­ri­tos, por­que los len­tes VR y los mon­ta­jes en cua­tro o tres di­men­sio­nes han su­pe­ra­do esa ver­dad a me­dias que se es­con­de tras los pre­cios ele­va­dos y los em­plea­dos so­brex­plo­ta­dos de esa ca­pi­tal de la ma­gia aban­de­ra­da por el ra­tón.

Pe­ro si eso no te bas­ta pa­ra cam­biar el plan con tus hi­jos o so­bri­nos es­te do­min­go, aquí hay otra ra­zón pa­ra que ter­mi­nes de con­ven­cer­te: es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des que na­cen del len­gua­je di­gi­tal les per­mi­ti­rán a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes leer el mun­do, lo que las ro­dea y lo que im­pli­ca desa­rro­llar­se de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Ese oa­sis que he­mos cons­trui­do con ba­se en ren­ders ca­da vez es más gran­de e im­por­tan­te pa­ra la hu­ma­ni­dad.

En MKV, ubi­ca­do en Pa­rís, ya exis­te un si­mu­la­dor de vue­lo que te ga­ran­ti­za sen­tir lo mis­mo que lo que sien­te un pá­ja­ro en las al­tu­ras a tra­vés del VR. So­real, en Chi­na, es uno de los par­ques de di­ver­sio­nes más fa­mo­sos del 4D que, al igual que Hou­se Of VR en To­ron­to, el eje que cu­ra el con­te­ni­do pa­ra en­tre­te­ner es el uso de nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les.

Acá en la Ciu­dad de Mé­xi­co, ha­ce ape­nas un par de me­ses, abrie­ron dos par­ques de di­ver­sio­nes que van en la mis­ma co­rrien­te: di­ver­tir con tec­no­lo­gía de pun­ta. Ins­pi­ra Park es uno de ellos, se en­cuen­tra ubi­ca­do en Po­lan­co, y se de­fi­ne co­mo el pri­mer par­que to­tal­men­te di­gi­tal en Mé­xi­co. Tam­bién es­tá Trick Eye, un Mu­seo que cuen­ta con si­mu­la­do­res en 3D y 4D con los que te pue­des trans­por­tar a la bo­ca de un ti­bu­rón o te per­mi­ten sur­fear en una pla­ya del Ca­ri­be.

Ya a gran­de es­ca­la, Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón son los paí­ses con par­ques de di­ver­sio­nes di­gi­ta­les que por más que quie­ras, aho­ri­ta nun­ca vas a lo­grar ima­gi­nar.

Si tu plan es lle­var a tu hi­jo, her­mano o so­brino fue­ra de Mé­xi­co, en­ton­ces es­tos son los paí­ses des­tino pa­ra di­ver­tir­los. Y re­cuer­da, ese Dis­ney­land que tan­to bri­lla en tus re­cuer­dos no es equi­pa­ra­ble a lo que sig­ni­fi­ca ex­pe­ri­men­tar có­mo se ve el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.