So­mos una ame­na­za

Exis­ten más de 200 000 re­ser­vas na­tu­ra­les al­re­de­dor del mun­do –jun­tas su­man ca­si el 15 % de la su­per­fi­cie te­rres­tre–, zo­nas que fue­ron crea­das pa­ra que ani­ma­les y plan­tas pue­dan vi­vir sin que la ac­ción hu­ma­na las afec­te, aun­que ya co­rren pe­li­gro por nuest

Cambio - - MUNDO - Por Ja­mes Wat­son, Ja­mes allan, Ken­dall Jo­nes, Pablo ne­gret, ri­chard Fu­ller Y sean max­well de la uni­ver­si­dad de Queens­land*

Ha­ce 146 años, el Par­que Na­cio­nal de Ye­llows­to­ne, al no­roes­te de Es­ta­dos Uni­dos, se con­vir­tió en la pri­me­ra zo­na pro­te­gi­da del mun­do. Des­de en­ton­ces, paí­ses de to­do el pla­ne­ta han crea­do más de 200 000 re­ser­vas na­tu­ra­les. Jun­tas, su­man más de 20 mi­llo­nes de km2, ca­si el 15 % de la su­per­fi­cie te­rres­tre. Una zo­na ma­yor que Su­da­mé­ri­ca.

Los go­bier­nos han crea­do es­tas áreas pro­te­gi­das con el pro­pó­si­to de que ani­ma­les y plan­tas pue­dan vi­vir sin que la ac­ción hu­ma­na las afec­te, ya que, de otra ma­ne­ra, ha­brían aca­ba­do ex­tin­guién­do­se. Son lu­ga­res es­pe­cia­les, re­ga­los pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras y pa­ra to­das las for­mas de vi­da no hu­ma­nas del pla­ne­ta.

Pe­ro de acuer­do con un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Scien­ce, ca­si un ter­cio de es­tas zo­nas pro­te­gi­das (6 mi­llo­nes de km2) su­fre la pre­sión del ser hu­mano. Ca­rre­te­ras, mi­nas, ex­plo­ta­cio­nes in­dus­tria­les, gran­jas, mu­ni­ci­pios y ciu­da­des: to­das ellas ame­na­zan es­tas su­pues­tas zo­nas pro­te­gi­das.

Es­tá de­mos­tra­do que es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas son las cau­san­tes de la dis­mi­nu­ción y la ex­tin­ción de las es­pe­cies en to­do el mun­do. Es­ta in­ves­ti­ga­ción mues­tra lo fre­cuen­tes que son es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des den­tro de las zo­nas que es­tán di­se­ña­das con el fin de pro­te­ger la naturaleza.

Se ha he­cho una es­ti­ma­ción so­bre el al­can­ce y la in­ten­si­dad de la pre­sión hu­ma­na en fin­cas pro­te­gi­das. El aná­li­sis se ba­só en la “hue­lla hu­ma­na”, una me­di­da que com­bi­na los da­tos se­gún la cons­truc­ción, la agri­cul­tu­ra in­ten­si­va, los pas­tos, la den­si­dad de po­bla­ción, la ilu­mi­na­ción noc­tur­na, las ca­rre­te­ras, las lí­neas de fe­rro­ca­rril y los ca­na­les flu­via­les.

Sor­pren­den­te­men­te, ca­si tres cuar­tas par­tes de los paí­ses tie­nen, por lo me­nos, el 50 % de sus zo­nas pro­te­gi­das so­me­ti­das a una in­ten­sa pre­sión hu­ma­na, es de­cir, mo­di­fi­ca­das pa­ra ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, ca­rre­te­ras, ex­plo­ta­ción fo­res­tal o agri­cul­tu­ra. El pro­ble­ma es más gra­ve en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y el sur de Asia, don­de só­lo el 42 % de las zo­nas pro­te­gi­das es­tá li­bre de la ac­ción del hom­bre.

Una hue­lla gi­gan­te

Por to­do el pla­ne­ta en­con­tra­mos ejem­plos de in­fra­es­truc­tu­ras ma­si­vas que los humanos han cons­trui­do en los lí­mi­tes de las zo­nas pro­te­gi­das. Pro­yec­tos tan im­por­tan­tes co­mo la lí­nea de fe­rro­ca­rril en­tre los par­ques na­cio­na­les Tsa­vo Orien­tal y Tsa­vo Oc­ci­den­tal en Ke­nia, han pro­vo­ca­do que el ri­no­ce­ron­te negro orien­tal se con­vier­ta en una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción, e in­clu­so de pér­di­da de las me­le­nas de los leo­nes. La idea de aña­dir una au­to­pis­ta de seis ca­rri­les jun­to a la lí­nea de fe­rro­ca­rril ya es­tá en mar­cha.

Mu­chas zo­nas pro­te­gi­das de Amé­ri­ca, co­mo Sie­rra Ne­va­da de San­ta Mar­ta, en Co­lom­bia, y el Par­que Es­ta­dual Rio Negro Se­tor Sul, en Bra­sil, es­tán lu­chan­do con­tra la pre­sión de las ciu­da­des cer­ca­nas den­sa­men­te po­bla­das y con mu­cho tu­ris­mo. En Es­ta­dos Uni­dos, tan­to Yo­se­mi­te co­mo Ye­llows­to­ne se ven afec­ta­dos por las com­ple­jas in­fra­es­truc­tu­ras tu­rís­ti­cas que se es­tán cons­tru­yen­do cer­ca de sus lí­mi­tes.

En paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo Aus­tra­lia, el pa­no­ra­ma es de­sola­dor. Un buen ejem­plo de ello es el Par­que Na­cio­nal de Ba­rrow Is­land, en Aus­tra­lia Oc­ci­den­tal, don­de ma­mí­fe­ros co­mo el ua­la­bí lie­bre, la ra­ta can­gu­ro, el ban­di­cut do­ra­do y el ua­la­bí de las ro­cas de flan­cos ne­gros es­tán en pe­li­gro de

ex­tin­ción y, sin em­bar­go, se es­tán lle­van­do a ca­bo gran­des pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con el gas y el pe­tró­leo.

A pe­sar de es­tar san­cio­na­dos por el go­bierno, los pro­yec­tos fi­nan­cia­dos in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo los de Tsa­vo y Ba­rrow son muy co­mu­nes. Las zo­nas pro­te­gi­das se en­fren­tan tam­bién al im­pac­to de las ac­ti­vi­da­des ile­ga­les. En el Par­que Na­cio­nal de Bu­kit Ba­ri­san Se­la­tan, en Su­ma­tra, de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción el ti­gre de Su­ma­tra, el oran­gu­tán y el ri­no­ce­ron­te. Aho­ra, ade­más, se ha con­ver­ti­do en el ho­gar de 100 000 per­so­nas que se han ins­ta­la­do allí y han con­ver­ti­do un 15 % del par­que en plan­ta­cio­nes de ca­fé.

Pro­me­sas cum­pli­das

Las zo­nas pro­te­gi­das res­pal­dan nues­tro es­fuer­zo por con­ser­var la naturaleza. Ac­tual­men­te, 111 paí­ses han al­can­za­do el ob­je­ti­vo glo­bal de te­ner un 17 % de zo­na pro­te­gi­da, es­ta­ble­ci­do por el Plan Es­tra­té­gi­co pa­ra Sal­va­guar­dar la Bio­di­ver­si­dad de las Na­cio­nes Uni­das. Pe­ro si no te­ne­mos en cuen­ta las su­pues­tas zo­nas pro­te­gi­das que su­fren la ac­ti­vi­dad hu­ma­na, ha­bría 74 de esos 111 paí­ses que no al­can­za­rían el ob­je­ti­vo. Ade­más, la pro­tec­ción de al­gu­nos ti­pos de há­bi­tat más es­pe­cí­fi­cos, co­mo los man­gla­res y los bos­ques tem­pla­dos, se re­du­ci­ría un 70 % si te­ne­mos en cuen­ta la enor­me can­ti­dad de zo­nas que su­fren es­ta pre­sión.

Los go­bier­nos de to­do el pla­ne­ta pi­den que sus zo­nas pro­te­gi­das pre­ser­ven la naturaleza, aun­que al mis­mo tiem­po se aprue­ban pro­yec­tos den­tro de los lí­mi­tes de es­tas zo­nas o se fa­lla en la pre­ven­ción de da­ños. Es­te es, pro­ba­ble­men­te, uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos por los que la bio­di­ver­si­dad si­gue dis­mi­nu­yen­do, a pe­sar del gran au­men­to de las zo­nas pro­te­gi­das.

Los re­sul­ta­dos no au­gu­ran un fi­nal fe­liz, y ofre­cen una visión cla­ra so­bre la si­tua­ción de las zo­nas pro­te­gi­das en el mun­do. Si no so­mos ca­pa­ces de ali­viar la pre­sión en ellas, el des­tino de la naturaleza ca­da vez es­ta­rá más su­pe­di­ta­do a unas con­di­cio­nes de con­ser­va­ción de­fi­cien­tes y po­co efi­ca­ces, que es­ta­rán su­je­tas a de­ba­te po­lí­ti­co y que se­rán di­fí­ci­les de aplicar a gran es­ca­la. No po­de­mos per­mi­tir­nos fra­ca­sar.

Sa­be­mos a cien­cia cier­ta que las zo­nas pro­te­gi­das son efec­ti­vas. Bien fi­nan­cia­das, de­bi­da­men­te ges­tio­na­das y co­rrec­ta­men­te ubi­ca­das, son ca­pa­ces de aca­bar con las ame­na­zas que pro­vo­can la ex­tin­ción de las es­pe­cies. Ha lle­ga­do el mo­men­to de que la po­bla­ción ha­ga que los go­bier­nos sean cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de la con­ser­va­ción glo­bal y lle­ven a ca­bo una eva­lua­ción com­ple­ta y ho­nes­ta de la si­tua­ción real de las zo­nas pro­te­gi­das.

la pro­tec­ción de al­gu­nos ti­pos de há­bi­tat más es­pe­cí­fi­cos, co­mo los man­gla­res y los bos­ques tem­pla­dos, se re­du­ci­ría un 70 % si te­ne­mos en cuen­ta la enor­me can­ti­dad de zo­nas que su­fren ac­ti­vi­dad hu­ma­na

sor­pren­den­te­men­te, ca­si tres cuar­tas par­tes de los paí­ses tie­nen, por lo me­nos, el 50 % de sus zo­nas pro­te­gi­das so­me­ti­das a una in­ten­sa pre­sión hu­ma­na, es de­cir, mo­di­fi­ca­das pa­ra ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, ca­rre­te­ras, ex­plo­ta­ción fo­res­tal o agri­cul­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.