Un per­so­na­je a la me­di­da

Joaquín Co­sío ex­plo­ra en Bel­ze­buth un te­rreno po­co ex­plo­ra­do y di­fí­cil en el ci­ne me­xi­cano: una cin­ta de te­rror, po­se­sio­nes y exor­cis­mos

Cambio - - CINE & SERIES - POR JA­VIER PÉ­REZ

Bel­ze­buth es una pe­lí­cu­la de te­rror di­ri­gi­da por Emi­lio Por­tes. Ubi­ca­da en la fron­te­ra nor­te de Mé­xi­co, en Me­xi­ca­li, la his­to­ria si­gue al po­li­cía Em­ma­nuel Rit­ter, quien in­ves­ti­ga una se­rie de crí­me­nes vio­len­tos cuyas víc­ti­mas son ni­ños pe­que­ños. A Rit­ter es­tos su­ce­sos le afectan par­ti­cu­lar­men­te, pues su hi­jo, que fa­lle­ció en los cu­ne­ros de un hos­pi­tal años atrás en cir­cuns­tan­cias más o me­nos si­mi­la­res, ten­dría la edad de los chi­cos ase­si­na­dos.

La naturaleza de es­tos he­chos pro­vo­ca que Ivan Fran­co (Ta­te Elling­ton), agen­te del FBI es­pe­cia­li­za­do en asun­tos pa­ra­nor­ma­les, lle­gue a ayu­dar a Rit­ter a pe­sar de su re­ti­cen­cia, pues to­do in­di­ca que el ex­sa­cer­do­te di­si­den­te Va­si­lio Ca­net­ti (To­bin Bell de la sa­ga de El juego del mie­do), al que per­si­gue, es­tá in­vo­lu­cra­do.

A Joaquín Co­sío, quien in­ter­pre­ta a Rit­ter, le in­tere­só el pro­yec­to por­que re­pre­sen­ta­ba la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en un te­rreno po­co ex­plo­ra­do y di­fí­cil en el ci­ne me­xi­cano: una cin­ta de te­rror so­bre po­se­sio­nes y exor­cis­mos. “Po­de­mos ha­blar de emo­cio­nes, y un ac­tor pue­de tra­ba­jar so­bre las si­tua­cio­nes que le plan­tea un per­so­na­je, pe­ro una po­se­sión de­mo­nia­ca, ¿de qué ma­ne­ra tra­ba­jar­la? Y más en el sen­ti­do que bus­ca Emi­lio y que a mí me gus­ta, es de­cir, que se sien­ta lo más real po­si­ble. Mi pre­ten­sión ar­tís­ti­ca es con­se­guir un gra­do de ho­nes­ti­dad en mi tra­ba­jo ac­to­ral, es de­cir, cons­truir cir­cuns­tan­cias que te pue­dan con­ven­cer. Me atra­jo mu­chí­si­mo có­mo se ha­ce, có­mo se tra­ba­ja una pe­lí­cu­la don­de el enemigo es un fe­nó­meno pa­ra­nor­mal”.

El guion, que Emi­lio Por­tes tra­ba­jó con Luis Carlos Fuen­tes, pro­ve­yó a Joaquín de los ele­men­tos que ne­ce­si­ta­ba pa­ra cons­truir su per­so­na­je. “En reali­dad lo que pue­de tra­du­cir­se co­mo una po­se­sión es sim­ple­men­te una fuer­za, un gra­do de vio­len­cia ex­tre­ma y de odio ha­cia los de­más. Es de al­gu­na ma­ne­ra co­mo yo pu­de ate­rri­zar y ma­te­ria­li­zar al­go tan sub­je­ti­vo, tan in­ma­te­rial co­mo es­tar po­seí­do”. De he­cho, Joaquín ni si­quie­ra qui­so ver vi­deos que se pue­den encontrar en You­tu­be. “El ca­mino no es­tá en ha­cer una imi­ta­ción, sino en encontrar den­tro de mí los ele­men­tos. Lo de­más es un guion muy bien cons­trui­do”.

La pe­lí­cu­la se fil­mó en la ciu­dad fron­te­ri­za de Me­xi­ca­li y el de­sier­to ale­da­ño. Eso no re­pre­sen­tó un pro­ble­ma pa­ra Joaquín, quien vi­vió allí en al­gún mo­men­to de su vi­da. “El ca­lor no era to­da­vía tan ex­tre­mo co­mo sue­le ser, en­ton­ces la fil­ma­ción su­ce­dió bas­tan­te bien: no­ches fres­cas, días ca­lien­tes pe­ro to­le­ra­bles”.

Lo que le pa­re­ció ar­duo fue la fil­ma­ción de la se­cuen­cia cli­má­ti­ca de la pe­lí­cu­la, que ocu­rre al in­te­rior de un nar­co­tú­nel, que hi­cie­ron en los Es­tu­dios Chu­ru­bus­co. “Era muy as­fi­xian­te. Uti­li­za­mos ele­men­tos co­mo es­tas lu­ces de ben­ga­la o de au­xi­lio, no se ha­ble de que ca­da vez que lle­ga­ba al set te­nían que em­ba­dur­nar­me en to­das par­tes de sangre ci­ne­ma­to­grá­fi­ca he­cha de me­la­za, azú­car y agua, y en­ca­de­nar­me. Fue­ron se­ma­nas muy es­for­za­das, de mu­cho tra­ba­jo”.

El per­so­na­je del po­li­cía Em­ma­nuel Rit­ter tie­ne mu­chos cam­bios du­ran­te la trama, pues tran­si­ta de un hom­bre co­mún y co­rrien­te a al­guien que pa­de­ció una ex­pe­rien­cia es­pan­to­sa y te­rri­ble. “Es un hom­bre mar­ca­do por la des­gra­cia, y en es­te ca­so las cir­cuns­tan­cias van de­fi­nien­do su es­ta­do de áni­mo y su ca­rác­ter. Hay una hue­lla de­fi­ni­ti­va, que es con la que em­pie­za la pe­lí­cu­la, y eso de­ter­mi­na el si­guien­te Rit­ter, y ese si­guien­te Rit­ter anun­cia al otro y al otro”.

A Joaquín Co­sío, co­no­ci­do y re­co­no­ci­do a par­tir de sus per­so­na­jes de El Mas­ca-

ri­ta de Ma­tan­do ca­bos (tra­ba­ja en la se­gun­da par­te) y del Co­chi­lo­co en El in­fierno, le pa­re­ce im­pres­cin­di­ble que un per­so­na­je le ofrez­ca un desafío dra­má­ti­co, que ten­ga ac­ción y trans­for­ma­ción. “Es lo úni­co que lo jus­ti­fi­ca”. Re­cuer­da que cuan­do em­pe­zó su ca­rre­ra en el ci­ne, ha­ce me­nos de 20 años, los pro­duc­to­res lo lla­ma­ban pa­ra re­pre­sen­tar el ma­lo, el vio­la­dor, el ju­di­cial, el po­li­cía. “La ma­yo­ría de los pro­yec­tos que me lle­ga­ban en aquel mo­men­to no te­nían na­da de com­pro­mi­so emo­cio­nal o de re­to dra­má­ti­co. En aque­llos tiem­pos yo ha­cía tea­tro y po­día vi­vir bien, tran­qui­lo, y pu­de de­cir que no, has­ta que em­pe­za­ron a apa­re­cer pro­yec­tos don­de ya ha­bía un per­so­na­je con mi ima­gen, con mi com­ple­xión, con eso que pue­do su­ge­rir, pe­ro con am­bi­güe­dad y com­ple­ji­dad en el tra­ba­jo de in­ter­pre­ta­ción”.

Otro ele­men­to que le pa­re­ce fun­da­men­tal a Joaquín, quien tam­bién ha desa­rro­lla­do una ca­rre­ra co­mo es­cri­tor des­de su ado­les­cen­cia (se aca­ba de re­edi­tar su poe­ma­rio Ba­la por mí el cor­de­ro que me ol­vi­da) es el de los diá­lo­gos. “En el diá­lo­go es­tá el per­so­na­je, y cuan­do sim­ple­men­te hay mo­no­sí­la­bos o in­ter­cam­bios de ma­las pa­la­bras o co­lo­quia­li­dad, des­con­fío rá­pi­da­men­te”.

Pa­ra él, que aca­ba de pre­sen­tar la cuar­ta tem­po­ra­da de la se­rie Nar­cos, de Net­flix, en la que in­ter­pre­ta a don Ne­to, “las se­ries pre­sen­tan otro for­ma­to y otro ti­po de na­rra­ción, mu­cho más cer­ca­na al ci­ne, y bus­can jus­ta­men­te tras­cen­der los for­ma­tos tra­di­cio­na­les de his­to­rias sen­ci­llas, sim­ples. Hay un po­co más de con­flic­to y los per­so­na­jes co­bran im­por­tan­cia”.

Joaquín ha te­ni­do pre­sen­cia cons­tan­te en ci­ne, tea­tro y te­le­vi­sión, tan­to en Mé­xi­co co­mo en el ex­tran­je­ro. Y con­si­de­ra que la épo­ca de pro­duc­ción bo­yan­te en to­das esas pla­ta­for­mas sí re­pre­sen­ta un buen mo­men­to pa­ra los ac­to­res. “Sin ser de­ma­sia­do es­tric­tos en el sen­ti­do de qué ofer­tas hay, hay mu­cho tra­ba­jo. Aun­que tam­bién es cier­to que las con­di­cio­nes han cam­bia­do, los suel­dos han dis­mi­nui­do y las ofer­tas ya no son tan co­rrec­tas. Hay un de­tri­men­to de los sa­la­rios, pe­ro esa ten­den­cia a pa­gar me­nos y exi­gir más de al­gu­na ma­ne­ra es glo­bal. Tam­bién el ci­ne de al­gu­na ma­ne­ra lo tie­ne; por for­tu­na hay mu­chas pro­duc­to­ras se­rias y cohe­ren­tes que ofre­cen un buen tra­ba­jo”.

En cuan­to a si ha­ber tra­ba­ja­do en una se­rie de Net­flix le da ma­yor pro­yec­ción mun­dial, di­ce que no lo sa­be. “No creo que me va­yan a ha­blar de Bul­ga­ria o de Ru­ma­nia, pe­ro por lo pron­to te per­mi­te ser co­no­ci­do. En Es­ta­dos Uni­dos me lla­man con fre­cuen­cia, y me han lla­ma­do a pro­yec­tos in­creí­bles en los que no he que­da­do por mi in­glés pé­si­mo. Pe­ro cier­ta­men­te Nar­cos nos abre las puer­tas al mun­do en­te­ro. Oja­lá nos ge­ne­re pro­pues­tas de tra­ba­jo”.

A Joaquín, ac­tuar lo ha­ce sen­tir­se jo­ven. “Es un im­pul­so or­gá­ni­co. Yo ne­ce­si­to ac­tuar, en­ton­ces lo asu­mo. Yo soy un ac­tor de pro­vin­cia y ge­ne­ral­men­te los ac­to­res que vi­ven en pro­vin­cia, en cir­cuns­tan­cias un tan­to ad­ver­sas pa­ra la crea­ción, he­mos ac­tua­do to­da nues­tra vi­da por­que lo ne­ce­si­ta­mos. Y en mi ca­so, me nu­tre y me es in­dis­pen­sa­ble”.

En un país tan las­ti­ma­do y tan ve­ja­do co­mo Mé­xi­co, di­ce Joaquín, “don­de dia­ria­men­te te hu­mi­llan, don­de es­ta­mos ex­pues­tos a ve­ja­cio­nes de la au­to­ri­dad, co­mo aho­ri­ta que nos aca­ba de cor­tar la luz la CFE, los ac­to­res da­mos un pe­que­ño bál­sa­mo, una pe­que­ña opor­tu­ni­dad de di­ver­tir­te, reír­te y go­zar. No en­tra­ría­mos en la dis­cu­sión so­bre si el ar­te trans­for­ma o no, si el ci­ne pue­de cam­biar, creo que lo ha­ce y co­la­bo­ra en ha­cer re­fle­xio­nar, en mos­trar reali­da­des, pe­ro so­bre to­do, en en­tre­te­ner. Y hay en­tre­te­ni­mien­tos que pa­san rápido y otros que se que­dan a con­ver­sar contigo o a di­ver­tir­te un po­co más. A mí me in­tere­san es­te ti­po de en­tre­te­ni­mien­tos”.

En lo que res­pec­ta a la cues­tión cul­tu­ral en el go­bierno ac­tual, Joaquín di­ce que no es muy op­ti­mis­ta. “Las aguas que mue­ven la vo­lun­tad po­lí­ti­ca se mue­ven mu­chí­si­mo y obe­de­cen a tor­men­tas y co­rrien­tes que ni sa­be­mos. O sea, son vo­lu­bles, o sea que el in­te­rés por la cul­tu­ra va a va­riar. Hay una ex­tra­ña mio­pía de los po­lí­ti­cos en re­la­ción con la cul­tu­ra, les ha­ce da­ño, no la com­pren­den del to­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.