Jazz: la ban­da so­no­ra de la in­te­gra­ción

Mu­chos mú­si­cos usan su ta­len­to y su ar­te co­mo me­dios pa­ra ex­pre­sar la in­jus­ti­cia, el do­lor, la ira que sig­ni­fi­can la se­gre­ga­ción y el ra­cis­mo

Cambio - - PANORAMA - Por Se­bas­tián Se­rrano

Nue­va Or­leans era el en­cla­ve per­fec­to pa­ra que se ges­ta­ra el jazz. En un ini­cio co­lo­nia es­pa­ño­la; lue­go, en ma­nos de los fran­ce­ses, puer­to en con­tac­to cons­tan­te con el Ca­ri­be, las An­ti­llas y el Gol­fo de Mé­xi­co; era una mez­cla de cul­tu­ras y di­ver­si­dad.

Los do­min­gos, en su día de des­can­so, los es­cla­vos se reunían en Con­go Squa­re con el ob­je­ti­vo de to­car en los di­fe­ren­tes tam­bo­res los rit­mos de las re­gio­nes de Áfri­ca de don­de eran ori­gi­na­rios, así re­fres­ca­ban mi­tos, dan­zas e his­to­rias. Tan pron­to se abo­lió la es­cla­vi­tud en Es­ta­dos Uni­dos, en es­tos en­cuen­tros se em­pe­za­ron a uti­li­zar ins­tru­men­tos de vien­to de las ban­das mi­li­ta­res, co­mo el trom­bón, la cor­ne­ta y el cla­ri­ne­te, y se fue­ron con­for­man­do or­ques­ta más ani­ma­das pa­ra los bai­les y las fies­tas de los pue­blos.

El jazz se fue for­jan­do y en­ri­que­cien­do en los ca­mi­nos y las ca­rre­te­ras de los Es­ta­dos Uni­dos; di­vul­gan­do en los es­pec­tácu­los am­bu­lan­tes, ali­men­tan­do las fies­tas noc­tur­nas en can­ti­nas y ca­ba­rets.

Es­tas ban­das am­bu­lan­tes to­ma­ban me­lo­días po­pu­la­res, ba­la­das y mú­si­ca de sa­lón de ori­gen eu­ro­peo. Los in­tér­pre­tes no te­nían par­ti­tu­ras, ni sa­bían leer­las, así que se apren­dían las me­lo­días de oído y lue­go im­pro­vi­sa­ban con to­na­das ale­gres y suel­tas. Los prin­ci­pa­les ele­men­tos eran la im­pro­vi­sa­ción y la es­pon­ta­nei­dad, así co­mo el jue­go con la su­per­po­si­ción de di­fe­ren­tes rit­mos, lo que le da­ba in­ten­si­dad emo­cio­nal a su mú­si­ca.

Por lo ge­ne­ral, las can­cio­nes uti­li­za­ban una es­truc­tu­ra de diá­lo­go –de lla­ma­da y res­pues­ta, si­guien­do el es­ti­lo de los cam­pos de tra­ba­jo–, en don­de una voz guía (el cla­ri­ne­te) di­ri­gía los mo­vi­mien­tos y la mú­si­ca, y un co­ro (cor­ne­ta, trom­bón, tu­ba) le res­pon­día. Tam­bién la mú­si­ca es­ta­ba fuer­te­men­te ali­men­ta­da por el blues, ese la­men­to en­rai­za­do en la es­cla­vi­tud, que es una que­ja con­tra la se­gre­ga­ción y la in­jus­ti­cia. Ade­más es un exor­cis­mo con­tra la ma­la suer­te y el mal de amo­res; y un ac­to de ca­tar­sis, de re­be­lión an­te las im­po­si­cio­nes oc­ci­den­ta­les y los va­lo­res re­li­gio­sos de la au­to­ri­dad que los ha­bía so­me­ti­do. Aun­que tam­bién era una ex­cu­sa pa­ra bur­lar­se de la vi­da y ha­cer al­bu­res con con­no­ta­cio­nes se­xua­les.

Sur­can­do el Mis­sis­sip­pi en bar­cos de va­por, es­tas or­ques­tas iti­ne­ran­tes em­pe­za­ron a via­jar ha­cia las ciu­da­des del nor­te, más frías e in­dus­tria­li­za­das, en don­de ha­bía di­ne­ro y ne­ce­si­dad de di­ver­sión. Así em­pe­zó, to­can­do su cor­ne­ta, uno de los íco­nos más em­ble­má­ti­cos del jazz: Luis Arms­trong.

Una de las prin­ci­pa­les ciu­da­des na­cien­tes en don­de fue re­ci­bi­da la nue­va mú­si­ca pa­ra ani­mar los bai­les, los clu­bes noc­tur­nos y bur­de­les fue Chica­go, en una épo­ca en la que tam­bién lle­ga­ban in­mi­gran­tes que es­ca­pa­ban de las ham­bru­nas eu­ro­peas (ir­lan­de­ses, po­la­cos, ru­sos, ita­lia­nos, hún­ga­ros y ju­díos). Eran mi­no­rías que tam­bién es­ta­ban se­gre­ga­das y que apor­ta­ron nue­vos in­gre­dien­tes al na­cien­te jazz: otros ins­tru­men­tos co­mo la trom­pe­ta y el sa­xo­fón, así co­mo can­cio­nes tra­di­cio­na­les y po­pu­la­res eu­ro­peas, ade­re­za­das con ele­men­tos de mú­si­ca clá­si­ca.

En las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, se dio una in­ter­ac­ción di­ná­mi­ca y una fu­sión en­tre las tra­di­cio­nes mu­si­ca­les afri­ca­nas y eu­ro­peas. Los mú­si­cos ne­gros apren­dían y to­ca­ban las can­cio­nes po­pu­la­res eu­ro­peas con el fin de uti­li­zar me­lo­días más ape­te­ci­bles pa­ra el pú­bli­co con más di­ne­ro, y los mú­si­cos de ori­gen eu­ro­peo ab­sor­bie­ron los estilos afri­ca­nos más rít­mi­cos y con ma­yor swing. De es­te mo­do se for­jó el ADN mes­ti­zo del jazz; di­ver­so y múl­ti­ple. En­tre la tra­di­ción y la rup­tu­ra, se ge­ne­ró una mú­si­ca in­te­gra­da por to­das las cul­tu­ras y cla­ses so­cia­les.

El jazz fue la mú­si­ca que pu­so a bai­lar a gran par­te del mun­do en el pe­rio­do en­tre las dos gue­rras mun­dia­les, du­ran­te la dé­ca­da de 1920 gra­cias a los dis­cos y el fo­nó­gra­fo, que per­mi­tie­ron ex­pan­dir la mú­si­ca por Amé­ri­ca y Eu­ro­pa. Y du­ran­te la gran cri­sis eco­nó­mi­ca, por me­dio de la ra­dio que lle­vó a que se hi­cie­ra muy po­pu­lar, se po­día es­cu­char a las estrellas del mo­men­to en di­rec­to des­de cual­quier lu­gar, lo que per­mi­tió que el pú­bli­co se afi­cio­na­ra. Así se ge­ne­ró el es­ti­lo de jazz más po­pu­lar, el swing, al­re­de­dor del cual se or­ga­ni­za­ron or­ques­tas nu­me­ro­sas ani­ma­das por can­tan­tes, e in­clu­so un ti­po de bai­le que per­mi­tió po­pu­la­ri­zar la mú­si­ca y que lle­gó al pú­bli­co blan­co.

Se caen las estrellas

A fi­na­les de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a un la­do de Man­hat­tan, en pleno Nue­va York, flo­re­cie­ron los clu­bes de la ca­lle 52, am­pa­ra­dos por las lu­ces de neón que bri­lla­ban a un la­do y otro de la ca­lle. Se tra­ta­ba de es­pa­cios pe­que­ños ubi­ca­dos en los só­ta­nos de los edi­fi­cios de la­dri­llo, de­ma­sia­do pe­que­ños pa­ra al­ber­gar a gran­des or­ques­tas que ya no eran ren­ta­bles, en gran par­te de­bi­do a que ha­bían au­men­ta­do los im­pues­tos pa­ra pa­gar la gue­rra. Es­to lle­vó a que se crea­ran pe­que­ños com­bos com­pues­tos por dos ins­tru­men­tos lí­de­res, por lo ge­ne­ral el sa­xo­fón y la trom­pe­ta, acom­pa­ña­dos por una ba­te­ría que ha­cía cam­bio de rit­mo, y un ba­jo ca­mi­nan­te que era el en­car­ga­do de man­te­ner el tem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.