Un rit­mo mul­ti­cul­tu­ral

Sur­gió en Ja­mai­ca, pe­ro la mú­si­ca, co­mo las per­so­nas, via­ja por to­do el mun­do sin per­te­ne­cer­le a na­die. El ska se con­vir­tió en un rit­mo de las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das y con­tie­ne men­sa­jes so­cia­les que ex­hi­ben sus con­tex­tos

Cambio - - PANORAMA - POR RO­GER VE­LA

El 8 de agos­to de 1992, a las 8:30 de la no­che, el no­res­te de Lon­dres fue sa­cu­di­do por un sis­mo de 4.5 gra­dos Rich­ter. El sal­do fue de va­rios bal­co­nes agrie­ta­dos, ven­ta­nas ro­tas y mu­chas per­so­nas asus­ta­das que fue­ron des­alo­ja­das de sus de­par­ta­men­tos. El epi­cen­tro del te­rre­mo­to es­tu­vo el par­que Fins­bury, don­de se en­con­tra­ban más de 75 000 per­so­nas bai­lan­do “One step be­yond”, uno de los him­nos del ska in­ter­pre­ta­do por Mad­ness. La lo­cu­ra fue tal y la gen­te bai­ló tan­to con esa can­ción que las vi­bra­cio­nes de la tie­rra se sin­tie­ron a cien­tos de me­tros a la re­don­da. Las au­to­ri­da­des atri­bu­ye­ron el tem­blor a la ac­tua­ción de la ban­da in­gle­sa.

Lo ocu­rri­do ese día mos­tró al mun­do la po­ten­cia del ska y el po­der de su men­sa­je, que en sus 60 años de vi­da siem­pre ha ape­la­do a la uni­dad ra­cial, al an­ti­fas­cis­mo, al res­pe­to a la di­ver­si­dad y a la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. ¿Pe­ro có­mo em­pe­zó to­do?

A fi­na­les de la dé­ca­da de los años 50, los mú­si­cos de Ja­mai­ca co­men­za­ron a crear can­cio­nes in­fluen­cia­dos por el rhythm & blues es­ta­dou­ni­den­se y el jazz, mez­cla­dos con rit­mos au­tóc­to­nos ca­ri­be­ños co­mo el men­to y el caly­pso. Esa mez­cla de rit­mos le fue dan­do for­ma al ska.

En 1961, du­ran­te unas se­sio­nes de gra­ba­ción, Prin­ce Bus­ter –au­tor de la can­ción que pro­vo­có el sis­mo en Lon­dres 31 años des­pués– le pi­dió al gui­ta­rris­ta Jah Jerry que acen­tua­ra el rit­mo en los tiem­pos 2 y 4 al con­tra­rio del rhythm & blues y ¡boom!: el so­ni­do los atra­pó. No lo sa­bían en ese en­ton­ces pe­ro aca­ba­ban de de­fi­nir un rit­mo que con­quis­ta­ría al mun­do.

Al año si­guien­te Ja­mai­ca lo­gró su in­de­pen­den­cia del Reino Uni­do. Mien­tras el ai­re de li­ber­tad se res­pi­ra­ba en la is­la, el ska em­be­le­sa­ba los oí­dos de la ju­ven­tud. El nue­vo so­ni­do era muy po­pu­lar en­tre las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das, sus me­lo­días se con­ver­tían en el sound­track de los gue­tos y ca­da vez ga­na­ban más adep­tos. Lue­go de al­gu­nos años, el ska se vol­vió más sensual y pa­rió al rocks­teady, y es­te, al reg­gae.

Ja­mai­ca era una tie­rra pro­lí­fi­ca en su mú­si­ca pe­ro no en su eco­no­mía, por ello mu­chos jó­ve­nes mi­gra­ron a bus­car un me­jor fu­tu­ro en el Reino Uni­do. Se lle­va­ron sus vi­ni­les en las ma­le­tas y el ska cru­zó el Atlán­ti­co.

DEL OTRO LA­DO DEL CHAR­CO

Cuan­do el rit­mo lle­gó a Lon­dres a me­dia­dos de los 70 se en­con­tró con al­tas ci­fras de des­em­pleo, re­pre­sión gu­ber­na­men­tal, fal­ta de opor­tu­ni­da­des, pre­ca­rie­dad la­bo­ral y bas­tan­tes con­flic­tos ra­cia­les. Pron­to los mi­gran­tes ja­mai­qui­nos y los jó­ve­nes de ba­rrios po­pu­la­res de Lon­dres y otras ciu­da­des no­ta­ron que eran muy pa­re­ci­dos; que a pe­sar de que su co­lor de piel era dis­tin­to, sus pro­ble­mas eran si­mi­la­res.

Fue así co­mo em­pe­za­ron a for­mar ban­das de ska con un men­sa­je más so­cial que ex­hi­bie­ra su con­tex­to. Blan­cos y ne­gros can­tan­do a la uni­dad con un rit­mo más rá­pi­do y cru­do. Atrás ha­bía que­da­do Kings­ton, la ciu­dad que vio na­cer la pri­me­ra ola del ska. Aho­ra, en Lon­dres, sur­gía una se­gun­da ola que bus­ca­ba her­ma­nar a las ra­zas y lu­char con­tra los ata­ques ra­cis­tas.

Así na­ció el mo­vi­mien­to 2 To­ne –dos to­nos– en re­fe­ren­cia a la unión de am­bas ra­zas; sus sím­bo­los ca­rac­te­rís­ti­co fue­ron los cua­dros blan­cos y ne­gros in­ter­ca­la­dos que se si­guen usan­do has­ta nues­tros días en som­bre­ros, ca­mi­sas y mu­ñe­que­ras. Los mú­si­cos y los se­gui­do­res del rit­mo mez­cla­ban su ves­ti­men­ta con am­bos co­lo­res. Tra­jes ne­gros con sa­cos de tres bo­to­nes con cor­ba­tas blan­cas o al re­vés, o cal­ce­ti­nes blan­cos que con­tras­ta­ban con za­pa­tos ne­gros; era su for­ma de de­cir “es­ta­mos uni­dos”.

Co­mo par­te del 2 To­ne sur­gie­ron ban­das em­ble­má­ti­cas co­mo The Spe­cials, Bad Man­ners, The Se­lec­ter y los pro­pios Mad­ness. En sus le­tras re­fle­ja­ban la si­tua­ción po­lí­ti­ca que se vi­vía en la is­la eu­ro­pea y de­ja­ban cla­ra su pos­tu­ra po­lí­ti­ca. Por ejem-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.