#Es­dis­cri­mi­na­ción

Acép­ta­lo, tie­nes un yo dis­cri­mi­na­to­rio bien arrai­ga­do en el sub­cons­cien­te, pe­ro ese de­mo­nio no es só­lo tu­yo, tam­bién es de quie­nes te ro­dean

Cambio - - PANORAMA - POR GIO­VAN­NA FRANZONI

Nues­tro país tie­ne dos ca­ras. Una que car­ga con la reali­dad de 60 % de la po­bla­ción, en don­de la ca­nas­ta bá­si­ca o la edu­ca­ción re­sul­tan un re­to, más que un de­re­cho. Del otro la­do no­so­tros, la cla­se me­dia y al­ta que lo­gró apro­piar­se de la ri­que­za eco­nó­mi­ca, y que lu­cha cons­tan­te­men­te por con­ser­var, a co­mo dé lu­gar, los pri­vi­le­gios que genera esa de­sigual­dad.

Mé­xi­co es en­ton­ces tan­to los pies des­cal­zos del ni­ño que ven­de chi­cles afue­ra de un res­tau­ran­te, co­mo la fa­mi­lia que sa­le del mis­mo des­pués de dar­se un atra­cón de co­mi­da con to­do y su res­pec­ti­va fo­to en Ins­ta­gram.

Si bien el con­tras­te de por sí ya pe­sa, la dis­cri­mi­na­ción arrai­ga­da en nues­tra cul­tu­ra se acen­túa en es­ce­na­rios co­mo es­tos, en don­de ya es na­tu­ral pa­ra to­dos usar la ca­re­ta de in­di­fe­ren­cia por­que así nos han en­se­ña­do, por­que po­bre­men­te asu­mi­mos que la fal­ta de re­cur­sos no los ha­ce dig­nos de nues­tra aten­ción, aun­que sí nos da la opor­tu­ni­dad de com­pa­rar­nos, de es­pon­jar­nos con nue­vos pre­jui­cios, de va­na­glo­riar­nos con su des­gra­cia, de ha­cer no­to­ria la se­pa­ra­ción con el fin de de­mos­trar nues­tra su­pe­rio­ri­dad, de se­gar de ta­ja­da las opor­tu­ni­da­des que no­so­tros go­za­mos.

La dis­cri­mi­na­ción es un ve­neno que nues­tra cul­tu­ra nos ha ido do­si­fi­can­do con cu­cha­ra gran­de, y si bien el cla­sis­mo es la pun­ta más vi­si­ble del ice­berg, es­con­de mu­chos ti­pos de se­gre­ga­ción so­cial que pen­den úni­ca­men­te de lo que nos han he­cho pen­sar que es­tá mal.

Pa­ra que te des una idea, se­gún la Encuesta na­cio­nal de dis­cri­mi­na­ción rea­li­za­da por el Ine­gi, Co­na­pred, Co­nacyt y UNAM, cin­co de ca­da diez per­so­nas en Mé­xi­co afir­man que han si­do dis­cri­mi­na­das por su apa­rien­cia fí­si­ca, gé­ne­ro, si­tua­ción eco­nó­mi­ca, orien­ta­ción se­xual, al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad o creen­cia re­li­gio­sa.

Mis­mo es­tu­dio arro­ja que el 56.5 % de los ca­sos de dis­cri­mi­na­ción se de­ben a la apa­rien­cia, un 27.7 % a la ma­ne­ra de ha­blar, 21.7 % por el lu­gar al que per­te­ne­ce la per­so­na, y 19 % fue­ron re­cha­za­dos por su cla­se so­cial.

Es­ta­dís­ti­cas que en­ca­jan con hash­tags co­mo #Es­de­po­bre, #Es­dein­dios, #Fe­mi­na­zis o cual­quier otro de sus de­ri­va­dos me­mé­ti­cos que flu­yen den­tro de nues­tros ti­me­li­nes con mu­cha na­tu­ra­li­dad, co­mo los de­mo­nios de la dis­cri­mi­na­ción en nues­tro in­cons­cien­te. De­mo­nios que han si­do ali­men­ta­dos por tu abue­la ho­mo­fó­bi­ca, tu pa- dre ra­cis­ta, tu ami­go cla­sis­ta, tu no­vio ma­chis­ta o cual­quie­ra de los in­fluen­cers que si­gues y vi­ven aven­tan­do chis­tes de mal gus­to por­que son los que ge­ne­ran más RT.

Y ni tuer­zas los ojos o mue­vas la ca­be­za de un la­do a otro tra­tan­do de con­ven­cer­te de que lo que aca­bas de leer no ha­ce clic con­ti­go, tus fa­mi­lia­res o ami­gos. Por más que nos cues­te acep­tar­lo, den­tro de nues­tros círcu­los so­cia­les más cer­ca­nos es don­de co­mien­za a desa­rro­llar­se esa in­sen­si­bi­li­dad ha­cia lo des­co­no­ci­do o ajeno a no­so­tros.

Se­gui­mos arras­tran­do ideas cua­dra­das, que pe­san, que no nos per­mi­ten avan­zar ha­cia un desa­rro­llo que apunte ha­cia el sen­ti­do de co­mu­ni­dad; ha­cia don­de no se juz­gue a una per­so­na co­mo en­fer­ma men­tal por su pre­fe­ren­cia se­xual, un es­pa­cio en don­de las mu­je­res po­da­mos go­zar las mis­mas opor­tu­ni­da­des que los hom­bres, don­de el tono de piel no se use co­mo un dis­tin­ti­vo pa­ra sa­ber có­mo tra­tar a al­guien y, so­bre to­do, en un país en el que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca no pe­se más que la hu­ma­na.

Sin em­bar­go, pa­ra avan­zar ha­cia allá, el pri­mer pa­so es re­co­no­cer que en nues­tro sub­cons­cien­te exis­te un yo os­cu­ro al que le gus­ta dis­cri­mi­nar, el cual du­ran­te mu­chos años se ha ali­men­ta­do de la pu­bli­ci­dad as­pi­ra­cio­nal, la do­ble mo­ral y un mon­tón de otros jui­cios de va­lor que nos se­gre­gan.

Es así, en­fren­tan­do a ese ser des­pre­cia­ble que hay den­tro de no­so­tros y los de­más, que po­co a po­co co­men­za­re­mos a mol­dear otro ti­po de pen­sa­mien­to, otra for­ma de abor­dar nues­tra cul­tu­ra y las co­mu­ni­da­des que la ro­dean.

No ti­tu­bees la pró­xi­ma vez que tu me­jor ami­go com­par­ta un me­me que ha­ga dis­tin­ción de cla­ses o que tú tía le ha­ga je­tas a una pa­re­ja de les­bia­nas en la ca­lle. Si co­men­za­mos a aplas­tar la dis­cri­mi­na­ción con la vo­lun­tad –una que bus­ca un fu­tu­ro to­le­ran­te–, diez de ca­da diez me­xi­ca­nos go­za­rán de in­clu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.