No soy güe­ri­ta

Cambio - - OPINIÓN - POR ELI­ZA­BETH SANTANA* @Ro­da­da2pun­to0

Me gus­tan los mer­ca­dos de Mé­xi­co, dis­fru­to su fol­clor, co­lo­res y aro­mas, y me si­go rien­do cuan­do me di­cen “güe­ri­ta”, al me­nos lo ha­go ha­cia mis aden­tros, no me gus­ta­ría que crean que me es­toy burlando del “mar­chan­te”; sim­ple­men­te es que me pre­gun­tó: ¿güe­ri­ta de dón­de? Soy mes­ti­za y me gus­ta mi co­lor de piel, me iden­ti­fi­co con él, y no, no usa­ría ma­qui­lla­je pa­ra acla­rar mi tono de piel.

En la es­ca­la de las seis ma­ni­tas de What­sapp o de emo­jis en las re­des so­cia­les uso la cuar­ta. Me da ri­sa ob­ser­var có­mo ca­da quien se asu­me de una for­ma dis­tin­ta, in­clu­so exis­te un co­le­ga que en vez de preo­cu­par­se por el gé­ne­ro de las pa­la­bras pre­fie­re que en sus posteos que­pan to­dos los “co­lo­res” de piel. Tal vez has­ta aquí el te­ma pa­re­cie­ra inofen­si­vo o bur­do, pe­ro de­trás hay fac­to­res aso­cia­dos al ra­cis­mo.

In­clu­so res­pec­to a la úl­ti­ma Encuesta na­cio­nal so­bre dis­cri­mi­na­ción (Ena­dis) 2017, el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Ine­gi) di­jo que los pue­blos in­dí­ge­nas y las et­nias afrodescendientes se en­fren­tan his­tó­ri­ca­men­te a des­ven­ta­jas que li­mi­tan su ac­ce­so a opor­tu­ni­da­des y el pleno ejer­ci­cio de de­re­chos fun­da­men­ta­les de­bi­do al ra­cis­mo, pues los re­sul­ta­dos re­ve­la­ron que la to­na­li­dad de piel se re­la­cio­na con nues­tro pues­to de tra­ba­jo.

Bá­si­ca­men­te el tono de piel es un mo­ti­vo pa­ra ser dis­cri­mi­na­da o dis­cri­mi­na­do. En con­tras­te, y de acuer­do con la mis­ma encuesta, si su­má­ra­mos to­das las di­fe­ren­tes to­na­li­da­des de piel mo­re­na, re­sul­ta que más del 88 % de los ha­bi­tan­tes de Mé­xi­co so­mos mo­re­nas y mo­re­nos. ¿En­ton­ces? Creo que mu­cha de la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la pu­bli­ci­dad, que día con día con­tri­bu­yen a re­afir­mar es­te­reo­ti­pos de to­do ti­po.

La piel es el ór­gano más gran­de de nues­tro cuer­po, ¿no me­re­ce un pa­pel más digno, un cui­da­do más amo­ro­so en vez de ma­qui­lla­je que acla­re el tono de piel? ¿Có­mo des­arrai­gar des­de no­so­tros mis­mos el pre­jui­cio a la gen­te mo­re­na o a la ve­ne­ra­ción de la gen­te “güe­ri­ta”? O me­jor di­cho, ¿có­mo des­di­bu­jar nues­tras to­na­li­da­des de piel en el sen­ti­do de no sig­ni­fi­car más o me­nos se­gún el co­lor de ella?

Con­si­de­ran­do que es­te nú­me­ro de CAM­BIO es­tá en­fo­ca­do en la pa­ci­fi­ca­ción, los de­re­chos ci­vi­les, la no vio­len­cia ni el odio ni el ra­cis­mo, po­dría de­cir que no soy “güe­ri­ta”, y mu­cha de la gen­te con la que con­vi­vo tam­po­co; sin em­bar­go, hay gen­te que sí, pe­ro has­ta aho­ra y en mi ex­pe­rien­cia en­tre ci­clis­tas, la úni­ca di­fe­ren­cia que per­ci­bi­mos en la pig­men­ta­ción de nues­tra piel es que si no usas blo­quea­dor so­lar te ar­de­rá di­fe­ren­te.

*Periodista. Au­to­ra de Ro­da­da 2.0, mar­ca que ce­le­bra la in­clu­sión de la bi­ci co­mo es­ti­lo de vi­da en to­das sus mo­da­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.