El bai­le sin lí­mi­tes

La dan­za clá­si­ca ins­pi­ra a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pa­ra que ven­zan las ba­rre­ras men­ta­les y se de­jen lle­var al rit­mo de la mú­si­ca

Cambio - - CULTURA - POR FABIOLA SÁN­CHEZ / AP

Una ba­la per­di­da que le atra­ve­só la es­pal­da y se alo­jó en su es­tó­ma­go aca­bó una ma­dru­ga­da de fin de año con los sue­ños de Iraly Yá­nez. Aho­ra, ocho años des­pués del ac­ci­den­te, es­ta jo­ven bai­la­ri­na ve­ne­zo­la­na ha lo­gra­do vol­ver a las ta­blas y re­to­mar su ca­rre­ra con ayu­da de una si­lla de rue­das.

De­jan­do a un la­do los te­mo­res que le im­pe­dían mo­ver­se por su dis­ca­pa­ci­dad, Iraly, de 34 años, se unió ha­ce tres me­ses a la com­pa­ñía AM Dan­za Com­pa­ñía de Ha­bi­li­da­des Mix­tas, in­te­gra­da por me­dio cen­te­nar de bai­la­ri­nes que bus­can re­to­mar sus an­he­los a pe­sar de ver­se afec­ta­dos por dis­tin­tos pa­de­ci­mien­tos, co­mo pa­rá­li­sis ce­re­bral, sín­dro­me de Down, cua­dri­ple­jia, ce­gue­ra y sor­de­ra.

Iraly y sus com­pa­ñe­ros pre­sen­ta­ron en di­ciem­bre pa­sa­do, en una de las sa­las del com­ple­jo capitalino Te­re­sa Ca­rre­ño, el ta­ller mon­ta­je de dan­za con­tem­po­rá­nea Ubun­tu, en el que bai­la­ri­nes pro­fe­sio­na­les se unie­ron a per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, de­mos­tran­do que no hay fron­te­ras pa­ra el bai­le. De es­te mo­do, bai­la­ri­nes for­ma­les rea­li­zan co­reo­gra­fías le­van­tan­do mu­le­tas en se­ñal de li­be­ra­ción de la dis­ca­pa­ci­dad, y per­so­nas co­mo Iraly, con li­mi­ta­cio­nes de mo­vi­li­dad en sus pier­nas, sa­len de su si­lla con la ayu­da de un bai­la­rín que las le­van­ta con el ob­je­ti­vo de que ha­gan fi­gu­ras en el ai­re, vuel­ta de carnero y pa­ra­das de ma­nos.

Du­ran­te una ho­ra, las li­mi­ta­cio­nes de los bai­la­ri­nes dis­ca­pa­ci­ta­dos se esfuman en una nie­bla que ad­quie­re, gra­cias a las lu­ces del tea­tro, di­ver­sos ma­ti­ces de ama­ri­llos, azu­les, ver­des y fuc­sia, dán­do­le a la es­ce­na un ca­rác­ter oní­ri­co que atra­pa a los es­pec­ta­do­res y desata lá­gri­mas de emoción en­tre al­gu­nos.

“Pa­ra bai­lar lo que se ne­ce­si­ta es te­ner las ga­nas”, afir­ma Ale­xan­der Ma­driz, di­rec­tor de AM Dan­za. “Bai­lar es eso, dis­fru­tar lo que ha­gas con tus po­si­bi­li­da­des, con tu cuer­po, con tu sen­ti­mien­to”.

Se­gún es­te bai­la­rín de 47 años, tras dos dé­ca­das de di­ri­gir a bai­la­ri­nes con dis­ca­pa­ci­dad lo­gró re­con­ci­liar­se con la dan­za gra­cias ellos, y des­cri­bió que hay otras ma­ne­ras de mo­ver­se y que “no to­do tie­ne que ser las lí­neas per­fec­tas de los bai­les clá­si­cos con­tem­po­rá­neos”.

Y así, el di­rec­tor de AM Dan­za ha lo­gra­do crear un mo­vi­mien­to au­tóc­tono de bai­le que in­clu­ye ha­bi­li­da­des mix­tas pa­ra ayu­dar a per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das co­mo Iraly a lle­nar­se de bríos con el fin de su­pe­rar las nu­me­ro­sas ba­rre­ras que im­pli­ca vi­vir en Ve­ne­zue­la, don­de no exis­ten ca­si an­de­nes ni au­to­bu­ses con ram­pas pa­ra per­so­nas en si­llas de rue­das, ni sis­te­mas de aten­ción es­pe­cial pa­ra so­bre­lle­var la hi­per­in­fla­ción y la cre­cien­te es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ci­nas que gol­pea al país su­r­ame­ri­cano.

La bai­la­ri­na y pro­duc­to­ra de AM Dan­za, Fabiola Ze­re­ga, que ha­ce 23 años que­dó en si­lla de rue­das tras su­frir un ac­ci­den­te de trán­si­to, ase­gu­ra que en el bai­le en­con­tró el an­tí­do­to con qué en­fren­tar a una ciu­dad co­mo Ca­ra­cas, don­de es­ca­sean las fa­ci­li­da­des pa­ra los dis­ca­pa­ci­ta­dos. “Gra­cias a la dan­za he po­di­do desa­rro­llar el múscu­lo tam­bién men­tal y ver que a tra­vés del mo­vi­mien­to pue­do li­brar obs­tácu­los o ven­cer­los”, agre­gó.

Des­de una pe­que­ña y pol­vo­rien­ta ace­ra don­de sue­le pa­sar has­ta tres ho­ras ba­jo el sol o la llu­via es­pe­ran­do el úni­co au­to­bús con pla­ta­for­ma pa­ra si­llas de rue­das que pa­sa al día por su hu­mil­de ba­rria­da de la ca­rre­te­ra vie­ja de Gua­re­nas, al es­te de Ca­ra­cas, Iraly pa­re­ce no ami­la­nar­se an­te la si­tua­ción ad­ver­sa que en­fren­ta a dia­rio: con una son­ri­sa que re­co­rre su ros­tro del­ga­do de un ex­tre­mo a otro, ad­mi­te con emoción que AM Dan­za le per­mi­tió re­con­ci­liar­se con la vi­da y “vo­lar por los ai­res”.

El re­na­cer de Iraly fue se­gui­do de cer­ca por su ve­cino Dik­son Ro­sa­les y su es­po­sa Car­men de Ro­sa­les, quie­nes tras el ac­ci­den­te se con­vir­tie­ron en sus pro­tec­to­res y la sue­len ayu­dar a dia­rio a ba­jar y su­bir por las es­ca­le­ras del edi­fi­cio don­de re­si­de. Ro­sa­les re­la­tó que tras in­gre­sar a la com­pa­ñía de bai­le, Iraly lo­gró su­pe­rar sus de­pre­sio­nes, y aho­ra se “preo­cu­pa más por ella mis­ma”.

La bai­la­ri­na ase­gu­ra que atrás que­da­ron los te­rri­bles mo­men­tos que vi­vió la ma­dru­ga­da del 31 de di­ciem­bre de 2010, cuan­do se en­con­tra­ba en la en­tra­da de su edi­fi­cio y la ba­la per­di­da de al­guien que es­ta­ba pro­ban­do un ar­ma le frac­tu­ró dos vér­te­bras y la de­jó in­vá­li­da pa­ra el res­to de su vi­da.

Aho­ra sue­ña con re­gre­sar a AM Dan­za, con el pro­pó­si­to de con­ti­nuar la ca­rre­ra de bai­la­ri­na que sus­pen­dió por ocho años tras el ac­ci­den­te, y re­to­mó en sep­tiem­bre pa­sa­do.

“Es­ta es mi opor­tu­ni­dad –di­ce–. No pue­do se­guir per­mi­tien­do de que las co­sas ex­ter­nas me si­gan afec­tan­do de al­gu­na ma­ne­ra. La lu­cha es en to­do”.

Des­de la co­ci­na de su mo­des­to apar­ta­men­to, Iraly ob­ser­va en la puer­ta de su ne­ve­ra blan­ca tres di­bu­jos de bai­la­ri­nas que le hi­zo su sobrina, de diez años, pa­ra ce­le­brar la dan­za, la pa­sión que las une a las dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.