El show del me­dio tiem­po (I)

Cambio - - OPINIÓN - Por ro­ge­lio Se­go­viano* *Periodista es­pe­cia­li­za­do en cul­tu­ra. @ro­ger­se­go­viano

Des­de que la NFL reali­zó la pri­me­ra edi­ción del Su­per Bowl en enero de 1967, en el es­ta­dio Los Án­ge­les Me­mo­rial Co­li­seum, don­de los Em­pa­ca­do­res de Green Bay se im­pu­sie­ron a los Je­fes de Kan­sas City, se ha he­cho una tra­di­ción que du­ran­te el me­dio tiem­po del par­ti­do ha­ya un es­pec­tácu­lo que no só­lo en­tre­ten­ga a los es­pec­ta­do­res y te­le­vi­den­tes, sino que tam­bién ayu­de a cal­mar los ner­vios y áni­mos de los aman­tes del fut­bol ame­ri­cano.

En ese pri­mer Su­per Bowl se pre­sen­tó la ban­da sin­fó­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, que es­tu­vo acom­pa­ña­da del trom­pe­tis­ta Al Jum­bo Hirt. A par­tir de en­ton­ces el en­tre­tiem­po de los jue­gos han si­do ame­ni­za­dos por or­ques­tas lo­ca­les y ban­das uni­ver­si­ta­rias o de gue­rra, con el plus de al­gún mú­si­co o can­tan­te de jazz, en­tre los que po­dría en­con­trar­se el pro­pio Jum­bo Hirt, el per­cu­sio­nis­ta Lio­nel Ham­pton, el sa­xo­fo­nis­ta Woody Her­man o la ex­tra­or­di­na­ria in­tér­pre­te Ella Fitzgerald, quien cau­ti­vó a pro­pios y ex­tra­ños en el Su­per Bowl VI, rea­li­za­do en el es­ta­dio Tu­la­ne, de la ciu­dad de Nue­va Or­leans.

Con el tiem­po, y gra­cias a la fuer­za de las trans­mi­sio­nes te­le­vi­si­vas, se rea­li­za­ron al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes en es­tos es­pec­tácu­los. Las ban­das es­tu­dian­ti­les y el jazz se sus­ti­tu­ye­ron por nú­me­ros mu­si­ca­les más vi­sua­les, mo­der­nos y atrac­ti­vos pa­ra los te­le­vi­den­tes, co­mo los que ofre­cía la com­pa­ñía Up With Peo­ple (co­no­ci­da en mu­chos paí­ses de habla his­pa­na co­mo Vi­va la Gen­te), la cual se pre­sen­tó en va­rias edi­cio­nes.

In­clu­so, en una oca­sión, cuan­do el Su­per Bowl XXI se reali­zó en el es­ta­dio Ro­se Bowl, en Pa­sa­de­na, Ca­li­for­nia, en enero de 1987, el show del me­dio tiem­po es­tu­vo con­for­ma­do por las bo­tar­gas del par­que de di­ver­sio­nes Dis­ney­land jun­to con los ve­te­ra­nos ac­to­res Geor­ge Burns y Mic­key Roo­ney.

Unos años más tar­de, en 1991, los pro­duc­to­res del es­pec­tácu­lo bus­ca­ron la ma­ne­ra de in­ter­na­cio­na­li­zar­lo y lla­ma­ron al gru­po ju­ve­nil de mo­da en mu­chas par­tes del mun­do: New Kids on the Block. A pe­sar de que con ellos el play­back fue más que evi­den­te y que tam­bién se hi­cie­ron acom­pa­ñar por las bo­tar­gas de Dis­ney, los ni­ve­les de au­dien­cia subie­ron de ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te. Ya no ha­bía du­da, ese era el ca­mino que ha­bía que se­guir. Sin em­bar­go, el que pa­ra mu­chos fue el gran par­tea­guas en es­tos even­tos lle­ga­ría el 31 de enero de 1993 –nue­va­men­te en el Ro­se Bowl–, con la pre­sen­ta­ción de Mi­chael Jack­son, quien reali­zó un im­pre­sio­nan­te es­pec­tácu­lo de luz y so­ni­do que has­ta la fe­cha se si­gue co­men­tan­do y es con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res en la his­to­ria de la NFL.

A par­tir de en­ton­ces –con el pa­tro­ci­nio y apo­yo en la pro­duc­ción de la com­pa­ñía re­fres­que­ra Pep­si–, ha ha­bi­do una ava­lan­cha de gru­pos y ce­le­bri­da­des de pri­mer ni­vel, en­tre las que se en­cuen­tran Ma­don­na, U2, Ro­lling Sto­nes, The Who, Ae­ros­mith, Paul Mc­cart­ney, Prin­ce, Phil Co­llins, Brit­ney Spears, Black Eyed Peas, Tom Petty and the Heart­brea­kers, Bru­ce Springs­teen, Be­yon­ce, Bruno Mars, Glo­ria Es­te­fan, Sting, Ja­net Jack­son, Jus­tin Tim­ber­la­ke, Dia­na Ross, Cold­play, Katy Perry, Red Hot Chi­li Pep­pers y Lady Ga­ga, só­lo por men­cio­nar al­gu­nos nom­bres.

Es tal la im­por­tan­cia que ha to­ma­do el es­pec­tácu­lo del me­dio tiem­po del Su­per Bowl en nues­tros días, que sa­ber quién o quié­nes lo ame­ni­za­rán re­sul­ta ca­si tan im­por­tan­te co­mo co­no­cer el nom­bre de los equi­pos que dispu­tarán el tro­feo Vin­ce Lom­bar­di.

El pró­xi­mo do­min­go 3 de fe­bre­ro se rea­li­za­rá la edi­ción LIII del par­ti­do más es­pe­ra­do de la tem­po­ra­da de la NFL, y el show del me­dio tiem­po co­rre­rá a car­go del gru­po Ma­roon 5, pe­ro bien po­dría con­ver­tir­se en uno de los más po­lé­mi­cos de la his­to­ria pues, por prin­ci­pio de cuen­tas, ellos no eran la pri­me­ra op­ción pa­ra es­tar ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.