El buen ejem­plo

Campeche Hoy - - DEPORTES -

Me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción ver en un ca­pí­tu­lo de la sex­ta tem­po­ra­da de El Señor de Los Cie­los a va­rios lu­cha­do­res de la AAA co­mo La Par­ka, Psy­cho Clown, Mur­der Clown y Te­xano Jr, en­tre otros, pues su par­ti­ci­pa­ción en esa se­rie de nar­cos no tie­ne nin­gún sen­ti­do, sal­vo que ver­da­de­ra­men­te los gla­dia­do­res ha­yan te­ni­do al­gu­na re­la­ción con esos afa­ma­dos per­so­na­jes.

Ya sé que mu­chos di­rán que es fic­ción, pe­ro ni los di­rec­ti­vos de la Tres Ve­ces Es­te­lar ni los lu­cha­do­res par­ti­ci­pan­tes se pu­sie­ron a pen­sar en los millones de ni­ños que los ven co­mo ído­los y a los que les pue­de pa­re­cer muy “nor­mal” uti­li­zar ar­mas o con­ver­tir­se en ami­gos de ma­fio­sos co­mo lo de­ja­ron ver en su in­ter­ve­ción, en la que sal­van al her­mano de Ama­do Ca­rri­llo, El Señor de Los Cie­los, del ata­que de una ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes co­lom­bia­nos li­de­ra­da por El Ca­bo.

Si ya de por sí la vio­len­cia se ha apo­de­ra­do de Mé­xi­co y mu­chos ni­ños y ado­les­cen­tes son cal­do de cul­ti­vo para los gru­pos del cri­men or­ga­ni­za­do, es in­con­ce­bi­ble que sus ído­los se pres­ten para es­te ti­po de es­ce­nas; por más que quie­ran ga­nar fa­ma y di­ne­ro, a eso aquí y en Chi­na se lla­ma ha­cer apo­lo­gía del de­li­to.

QUEBRADORA A TV AZ­TE­CA

Pa­san­do a otra co­sa, no en­tien­do por qué El Hi­jo de Oc­ta­gón se tar­dó tan­to tiem­po en re­ve­lar lo que pa­só tras su inex­pli­ca­ble sa­li­da del Exatlón, don­de pin­ta­ba para ser el ga­na­dor. Aho­ra se ha­bla de que tie­ne de­man­da­do al pro­gra­ma y a TV Az­te­ca, quie­nes su­pues­ta­men­te se aga­rra­ron de una su­pues­ta de­man­da que les in­ter­pu­so la AAA por ex­plo­tar la ima­gen de un per­so­na­je del que di­cen ellos tie­nen­los de­re­chos, para no pa­gar­le.

El hi­jo de El Amo de Los Ocho

Án­gu­los tam­bién se le fue a la yu­gu­lar al pro­duc­tor de di­cho pro­gra­ma, Da­vid Li­món, al que ta­chó de des­ho­nes­to y trai­cio­ne­ro.

Sin­ce­ra­men­te yo creo que el lu­cha­dor te­nía que ha­ber he­cho las co­sas en ca­lien­te y no es­pe­rar tan­to tiem­po para con­tar su ver­dad, aun­que los abo­ga­dos que tie­ne su apá en la aso­cia­ción de lu­cha­do­res que creó po­drían sa­car­lo avan­te, pues no hay que ol­vi­dar que son los mis­mos que le ga­na­ron a la AAA la de­man­da por los de­re­chos del nom­bre de Oc­ta­gón. Nos lee­mos en la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.