JES­SI­CA RO­SA­LES

Se re­sis­ten a sol­tar el “hue­so”

Capital Coahuila - - PORTADA - Jes­si­ca Ro­sa­les @jesy­ro­sa­les

Se aca­ba­ron los aviadores en las de­le­ga­cio­nes fe­de­ra­les em­pe­zan­do por mu­chos de sus ti­tu­la­res que, hay que de­cir­lo, se re­sis­ten a aban­do­nar el exor­bi­tan­te sa­la­rio que han re­ci­bi­do por va­rios años arro­pa­dos por la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral que en­ca­be­zó En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Y es que en Coahui­la 56 de 60 de­le­ga­dos fe­de­ra­les se nie­gan a pre­sen­tar su re­nun­cia y han de­ci­di­do ha­cer­lo di­fí­cil para el nue­vo go­bierno fe­de­ral, pues só­lo cua­tro de ellos cum­plie­ron con el pro­ce­so de ca­da se­xe­nio y sa­lir con dig­ni­dad.

Se tra­ta de Reginaldo de Luna Villarreal de SE­DA­TU, Se­bas­tián Ze­pe­da Con­tre­ras del ISSSTE, Fe­li­pe Án­ge­les González de Go­ber­na­ción y Sha­mir Fer­nán­dez Her­nán­dez de Se­de­sol.

¿Y qué hay de Sig­fri­do Ma­cías Pé­rez de Pro­fe­co?, ¿En­ri­que Ra­món Oroz­co Be­sent­hal del IMSS, Do­lo­res To­rres de la SEP o Chu­ma Mon­te­ma­yor de SCT? Si han he­cho un pé­si­mo tra­ba­jo co­mo para es­pe­rar a que los man­ten­gan en las de­pen­den­cias fe­de­ra­les, no só­lo ellos, mu­chos otros que lle­ga­ron a esas po­si­cio­nes por ser del PRI.

Ape­nas ha­ce un par de se­ma­nas la di­ri­gen­te na­cio­nal del tri­co­lor, Clau­dia Ruiz Mas­sieu cri­ti­có la fi­gu­ra del “sú­per de­le­ga­do” ase­gu­ran­do que An­drés Ma­nuel López Obra­dor y Mo­re­na pre­ten­dían crear sú­per can­di­da­tos. ¿Que car­go os­ten­ta­ba el hoy pre­si­den­te del PRI es­ta­tal, Ro­dri­go Fuen­tes, an­tes de to­mar las rien­das de su par­ti­do? Pues la Se­cre­ta­ria de De­sa­rro­llo So­cial a ni­vel es­ta­tal.

Y en el ca­so de los fe­de­ra­les ¿Apo­co los de­le­ga­dos fue­ron fun­cio­na­rios to­ma­dos de per­fi­les ciu­da­da­nos? Pues si Sig­fri­do se la pa­sa com­par­tien­do men­sa­jes po­lí­ti­cos y par­ti­dis­tas des­de sus cuen­tas ofi­cia­les en lu­gar de apro­ve­char­las para con­tri­buir en su tra­ba­jo y, mu­chos otros lo uti­li­za­ron co­mo par­te de un asun­to elec­to­ral.

Aho­ra re­sul­ta que los de­le­ga­dos priis­tas quie­ren ha­cer­le al re­bel­de y es­pe­ran que sea el aho­ra coor­di­na­dor es­ta­tal, Re­yes Flores Hur­ta­do, quien va­ya y los des­pi­da. Pues así se­rá. En en­tre­vis­ta, el “sú­per de­le­ga­do” ase­gu­ró que tie­nen has­ta el 31 de di­ciem­bre para se­pa­rar­se del car­go por lo que irá de ofi­ci­na en ofi­ci­na para ver to­dos los de­ta­lles del re­cor­te de per­so­nal.

Lo cier­to es que los nue­vos res­pon­sa­bles de es­ta ta­rea han to­ma­do el ca­so de for­ma pa­si­va, por­que tam­po­co cuen­tan con los per­fi­les ne­ce­sa­rios para ocu­par to­das las va­can­tes que les de­jó el re­sul­ta­do de la elec­ción fe­de­ral.

Los de­le­ga­dos se re­sis­ten a de­jar el in­gre­so que in­clu­so hoy su­pera al del pro­pio Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Por ejem­plo, la ma­yo­ría de los de­le­ga­dos fe­de­ra­les en el país, in­clui­dos los de Coahui­la, re­ci­ben un suel­do men­sual bru­to por arri­ba de los 100 mil pe­sos; sin em­bar­go, los ti­tu­la­res de de­pen­den­cias co­mo PGR, IMSS, Se­de­sol, Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, SCT, ISSSTE, SEP y Pro­de­con so­bre­pa­san es­ta can­ti­dad.

Los de­le­ga­dos de la PGR en Coahui­la, San Luis Po­to­sí, Chia­pas, So­no­ra, Ciudad de Mé­xi­co, Na­ya­rit, Yu­ca­tán y Za­ca­te­cas son los que re­ci­ben el sa­la­rio más alto, una per­cep­ción bru­ta de 178 mil pe­sos.

El IMSS es otra de las de­pen­den­cias que más cues­tan en sa­la­rio de de­le­ga­dos al pre­su­pues­to fe­de­ral, de 104 a 150 mil pe­sos men­sua­les. Coahui­la des­ta­ca tam­bién en es­te ru­bro con uno de los de­le­ga­dos más in­efi­cien­tes, con En­ri­que Ra­món Oroz­co Be­sent­hal.

¿Qué es­pe­ran para ir­se? Sin du­da fue un gol­pe du­ro para el par­ti­do que los pu­so ahí, pe­ro un gol­pe más do­lo­ro­so para los de­le­ga­dos fe­de­ra­les que to­da­vía no pue­den su­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.