Una ba­ta­lla en Gue­rre­ro

Capital Coahuila - - PORTADA - VLA­DI­MIR GA­LEA­NA

La es­tu­pi­dez es pro­pia de quie­nes no sa­ben aqui­la­tar la im­por­tan­cia del ejer­ci­cio po­lí­ti­co, ese al que Je­sús Re­yes He­ro­les se re­fe­ría co­mo ““el ar­te de las re­la­cio­nes hu­ma­nas”, y com­ple­men­ta­ba se­ña­lan­do que “la ar­mo­nía po­lí­ti­ca es uno de sus más caros va­lo­res”. El vier­nes pa­sa­do el Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor via­jó a una de las par­tes más em­po­bre­ci­das del país, la Re­gión de la Mon­ta­ña Gue­rre­ren­se, y par­ti­cu­lar­men­te a Tla­pa de Co­mon­fort, don­de se en­con­tró con el Go­ber­na­dor Hec­tor As­tu­di­llo

El Go­ber­na­dor Gue­rre­ren­se se ha dis­tin­gui­do siem­pre por su tra­to afa­ble y su in­ten­so tra­ba­jo en fa­vor de los hom­bres y mu­je­res de los lu­ga­res más em­po­bre­ci­das de Gue­rre­ro, sin des­cui­dar los po­los tu­rís­ti­cos que ge­ne­ran uti­li­da­des que be­ne­fi­cian a to­das las co­mu­ni­da­des de los se­ten­ta y cin­co mu­ni­ci­pios del es­ta­do, y cu­ya ma­yo­ría pre­sen­ta un es­ce­na­rio ru­ral. Hay que se­ña­lar que Gue­rre­ro es uno de los cua­tro es­ta­dos con ma­yor atra­so so­cial, pro­duc­to de la de­fi­cien­te edu­ca­ción bá­si­ca que im­par­ten los maes­tros aglu­ti­na­dos en la sec­ción XXII del Sin­di­ca­to Ma­gis­te­rial, esos que aho­ra son glo­ri­fi­ca­dos por el pro­pio Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca..

Ló­pez Obra­dor acu­dió a Tla­pa de Co­mon­fort, en la Re­gión de la Mon­ta­ña de Gue­rre­ro, uno de los lu­ga­res más em­po­bre­ci­dos del país, y quien se en­car­gó de or­ga­ni­zar el even­to fue el De­le­ga­do Ge­ne­ral del Go­bierno Fe­de­ral, y des­de lue­go que des­de aho­ra el can­di­da­to del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal a la Gu­ber­na­tu­ra, Pa­blo Al­mi­car San­do­val, quien com­pi­tie­ra en la pa­sa­da elec­ción con­tra el aho­ra Go­ber­na­dor Héc­tor As­tu­di­llo, ob­te­nien­do una es­tre­pi­to­sa de­rro­ta, y des­de lue­go que sí de al­go as­pi­ra es a ven­gar esa de­rro­ta a la que con­si­de­ra una ofen­sa per­so­nal.

Pa­blo Al­mi­car San­do­val vi­sua­li­zo que la vi­si­ta del Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca era el mo­men­to de co­brar afren­tas pa­sa­das y pu­so ma­nos a la obra or­ga­ni­zan­do un fes­ti­val de re­chi­flas y re­cha­zo con­tra el Go­ber­na­dor, y tam­bién pen­só que era la opor­tu­ni­dad del lu­ci­mien­to per­so­nal y que el Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca ob­ser­va­ra la for­ma en que los ha­bi­tan­tes de La Mon­ta­ña pro­pi­na­ban ma­ni­fes­ta­cio­nes de re­cha­zo al Go­ber­na­dor. Con lo que nun­ca con­tó el se­ñor Al­mi­car San­do­val fue con la reac­ción del Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca, quien pi­dió a los asis­ten­tes res­pe­to pa­ra Héc­tor As­tu­di­lo.

Con la de­cen­cia que lo ca­rac­te­ri­za, y con la pul­cri­tud de lo que tie­ne que ser el ejer­ci­cio po­lí­ti­co, As­tu­di­llo dio una mues­tra de ma­du­rez al se­ña­lar al Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca que Gue­rre­ro no se­rá pro­ble­ma pa­ra su go­bierno, sino siem­pre so­lu­ción. Y la reite­ró que co­mo go­ber­na­dor fue uno de los pri­me­ros en re­co­no­cer su triun­fo en las ur­nas a la vez que le de­seo el ma­yor de los éxi­tos. Tam­bién pe­di­ría a tra­vés de la red so­cial que es ne­ce­sa­rio evi­tar que los se­gui­do­res de Mo­re­na ha­gan de sus even­tos un tor­neo de in­sul­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes.

Pa­blo Al­mi­car San­do­val co­me­tió una gra­ve equi­vo­ca­ción al pre­pa­rar una en­ce­rro­na pa­ra el go­ber­nan­te Gue­rre­ren­se tra­tan­do de evi­den­ciar un re­cha­zo inexis­ten­te. Pa­ra ser De­le­ga­do Ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción se re­quie­re mu­cha ma­du­rez y ho­nes­ti­dad, y lo úni­co que de­mos­tró el se­ñor Al­mi­car es una bru­tal fal­ta de res­pe­to a quien re­pre­sen­ta a las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do Li­bre y So­be­rano de Gue­rre­ro. Bien de­bie­ra pen­sar el Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca en se­guir man­te­nien­do el apo­yo a un su­je­to vil y am­bi­cio­so, que en lu­gar de bus­car la unión de los Gue­rre­ren­ses pien­sa que la se­pa­ra­ción lo ha­rá el si­guien­te go­ber­nan­te. Nun­ca la po­la­ri­za­ción es el me­jor ca­mino pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca. Oja­lá lo en­tien­dan Al­mi­car y el pro­pio Pre­si­den­te. Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.