Mi­kel cie­rra cam­pa­ña se­gu­ro y áci­do con­tra Shein­baum

Capital Estado de Mexico - - EL PODER - AL­BER­TO AYA­LA

La llu­via in­tem­pes­ti­va que caía so­bre la Mag­da­le­na Mix­hu­ca pa­re­cía re­tra­sar a los tri­co­lo­res. No eran afi­cio­na­dos de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na sino sim­pa­ti­zan­tes y mi­li­tan­tes del PRI, que de­ja­ban ver su múscu­lo po­lí­ti­co en la CDMX.

El ob­je­ti­vo era sen­ci­llo: lle­nar el Pa­la­cio de los De­por­tes pa­ra el cie­rre de cam­pa­ña del as­pi­ran­te a la Je­fa­tu­ra de Go­bierno, Mi­kel Arrio­la Pe­ña­lo­sa.

Los in­con­di­cio­na­les asis­tie­ron, prin­ci­pal­men­te la CROC, CTM, CNOP, pe­tro­le­ros y los ha­ri­ne­ros. No fal­ta­ron sim­pa­ti­zan­tes na­tos ni los “aca­rrea­dos”, a quie­nes des­de el Me­tro se les veía lle­gar. “A ver, los que vie­nen con Gio­van­ni, no se me se­pa­ren”, de­cía uno de los ope­ra­do­res.

Una ho­ra de lu­cha li­bre y me­dia de la So­no­ra Dinamita en­tre­tu­vie­ron a los 25 mil que aba­rro­ta­ron el do­mo de la Ciu­dad De­por­ti­va.

En­ton­ces sí, los es­te­la­res apa­re­cie­ron en el ring. “A sie­te me­ses na­die hu­bie­ra pen­sa­do que es­ta­ría­mos don­de es­ta­mos, a pun­to de sa­car a PRD y Mo­re­na”, pre­su­mía el pre­si­den­cia­ble Jo­sé An­to­nio Mea­de, más se­gu­ro que cuan­do ha­bla­ba de en­cues­tas a su fa­vor.

Su dis­cur­so ca­si des­ga­ñi­ta­do du­ró 10 mi­nu­tos, y en­ton­ces, an­te esos cien­tos de ban­de­ras blan­cas que on­dea­ban en­tre el pú­bli­co, apa­re­cía Arrio­la quien, con li­ge­ra mo­des­tia, ra­ti­fi­ca­ba las pa­la­bras de su an­te­ce­sor en el mi­cró­fono.

“Ha­ce seis me­ses, cuan­do arran­cá­ba­mos, muy po­cos creían en es­ta cam­pa­ña. Con­tá­ba­mos con seis por cien­to de las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les y aún es­tá­ba­mos en un le­jano ter­cer lu­gar.

“¿Y qué pa­só? Con us­te­des crea­mos la cam­pa­ña más exi­to­sa de la his­to­ria de la ciu­dad; es­ta­mos a ocho pun­tos de Mo­re­na”, pro­nun­cia­ba con ahín­co.

Y no po­dían fal­tar las crí­ti­cas a Shein­baum, inin­te­rrum­pi­das por cin­co mi­nu­tos y más du­ras que de cos­tum­bre: “Nun­ca te hi­cis­te el an­ti­po­ding, el pro­ble­ma no só­lo es tu con­su­mo sino a quién le com­pras la ma­rihua­na ; for­mas par­te de la ca­de­na cri­mi­nal que ha las­ti­ma­do a nues­tras fa­mi­lias”.

Ha­cia el fi­nal, un gru­po de jó­ve­nes con jer­seys del Co­le­gio de Ba­chi­lle­res 2 lu­cha­ba por acer­car­se a Mi­kel, a don­de lo­gra­ron lle­gar al con­cluir el ac­to, pa­ra que en­tre los vi­to­res y las ser­pen­ti­nas se co­lo­ca­ra uno de esas ca­mi­se­tas y can­ta­ra con ellos: “¡hue­lum!, ¡hue­lum! A la ca­chi ca­chi po­rra…”.

Pre­vio al dis­cur­so, los asis­ten­tes dis­fru­ta­ron de va­rias lu­chas y a la So­no­ra Dinamita.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.