Exi­ge ma­dre in­ves­ti­gar fe­mi­ni­ci­dio de su hi­ja

Capital Estado de Mexico - - NACIONAL - PA­TRI­CIA GUILLÉN

Des­pués de más de dos años y me­dio no hay de­te­ni­dos, pe­ro sí hay tes­ti­gos que vie­ron cuan­do la te­nían so­me­ti­da a gol­pes y la subie­ron a su de­par­ta­men­to a la fuer­za en­tre los dos, el maes­tro y uno de sus com­pa­ñe­ros”

Des­pués de dos años de la muer­te de Ma­ría de Je­sús Jai­me Za­mu­dio, una jo­ven que es­tu­dia­ba la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría en Pe­tro­quí­mi­ca en el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal (IPN) y quien fa­lle­cie­ra el 24 de enero de 2016 por caer de un edi­fi­cio de cin­co pi­sos, su ma­má, Eli­deth Ye­se­nia Za­mu­dio, in­sis­te a las au­to­ri­da­des de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia in­ves­ti­gar el ca­so de su hi­ja co­mo un fe­mi­ni­ci­dio y no co­mo ho­mi­ci­dio do­lo­so.

Eli­deth Ye­se­nia Za­mu­dio di­jo que ade­más de “la fal­ta de jus­ti­cia” han si­do cons­tan­tes las ame­na­zas y des­ca­li­fi­ca­cio­nes en con­tra de su hi­ja, con tal de no con­ti­nuar con la in­ves­ti­ga­ción del ca­so.

“Ma­ri só­lo que­ría es­tu­diar y rea­li­zar sus sue­ños, to­da la fa­mi­lia la apo­yá­ba­mos. Pe­ro nun­ca pen­sa­mos que co­rre­ría pe­li­gro. No es po­si­ble vi­vir en un am­bien­te tan in­se­gu­ro, por­que un día an­tes de que su­ce­die­ra to­do la ha­bían asal­ta­do con pis­to­la y ella pu­so la de­nun­cia. Ma­ri sa­bía an­dar por la ciu­dad, usa­ba el Me­tro, el trans­por­te pú­bli­co, y aun­que siem­pre te­nía sus­tos, de eso no pa­sa­ba, ella sa­bía cui­dar­se; por eso nun­ca ima­gi­na­mos que su ase­sino fue­ra uno de sus maes­tros o al­guno de sus com­pa­ñe­ros los cóm­pli­ces. En un ini­cio las au­to­ri­da­des di­je­ron que fue un sui­ci­dio, pe­ro las in­ves­ti­ga­cio­nes di­cen que no es así, es­to fue un fe­mi­ni­ci­dio”, ad­vier­te la ma­dre de la víc­ti­ma.

De acuer­do con la ave­ri­gua­ción pre­via FBJ/BJ-1/T2/370/16-01, ACUM FBJ/BJ-1/T2/370/16-01 R1 de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el he­cho ocu­rrió el 15 de enero cuan­do Ma­ri, su maes­tro y al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de es­cue­la fue­ron a un ka­rao­ke y des­pués en el tra­yec­to Ma­ri ya no qui­so es­tar con ellos, por lo que fue­ron a de­jar­la a su ca­sa, a un de­par­ta­men­to que ren­ta­ba con otras com­pa­ñe­ras, ubi­ca­do en la co­lo­nia Ti­co­mán.

Se­gún la ma­dre, en el de­par­ta­men­to fue en­ce­rra­da en una ha­bi­ta­ción y lue­go co­men­za­ron a for­ce­jear con ella su maes­tro iden­ti­fi­ca­do co­mo Ju­lio Ruiz y su com­pa­ñe­ro Ga­briel Gal­ván.

“Des­pués de más de dos años y me­dio no hay de­te­ni­dos, pe­ro sí hay tes­ti­gos que vie­ron cuan­do la te­nían so­me­ti­da a gol­pes y la subie­ron a su de­par­ta­men­to a la fuer­za en­tre los dos, el maes­tro y su com­pa­ñe­ro. Ma­ri in­ten­tó es­ca­par, pe­ro una ve­ci­na des­de la ven­ta­na lo­gró ver que ellos la em­pu­ja­ron, ella se su­je­tó de uno de ellos y lo ras­gu­ñó tra­tan­do de aga­rrar­se pa­ra no caer. Pe­ro fue inevi­ta­ble la caí­da, gi­ró en el ai­re tra­tan­do de so­bre­vi­vir a la caí­da de más de 12 me­tros, pe­ro se frac­tu­ró una pier­na, su ca­be­ci­ta cho­có con­tra el con­cre­to, san­gró por los oí­dos y la na­riz. Y lo peor es que las au­to­ri­da­des no que­rían ni dar­me su ex­pe­dien­te, tu­ve que me­ter una que­ja a la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos pa­ra que me lo die­ran”, di­jo Ye­se­nia.

Eli­deth Ye­se­nia Za­mu­dio Ma­má de Ma­ría de Je­sús Jai­me Za­mu­dio

Se­gún tes­ti­gos, un pro­fe­sor y un es­tu­dian­te del IPN es­tán in­vo­lu­cra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.