Sue­cia, el ver­da­de­ro exa­men de J. C. Oso­rio

Capital Estado de Mexico - - ESTADIO - Ma. Fer­nan­da Sánchez

Un ma­gis­tral triun­fo so­bre la me­tó­di­ca se­lec­ción ale­ma­na de Joa­chim Löw le de­vol­vió el cré­di­to al “Pre­di­ca­dor”, que aun­que sue­ne a ri­sa, pa­re­ce que en los úl­ti­mos me­ses guar­dó sus ar­mas pa­ra con­fun­dir al ri­val, o al me­nos eso nos gus­ta pen­sar. Es­ta “es­tra­te­gia” la re­afir­mó an­te los co­rea­nos. Si bien am­bos par­ti­dos se ca­rac­te­ri­za­ron por la pre­sión al­ta y un ma­ne­jo im­pe­ca­ble del ba­lón a ras de pas­to, lo cier­to es que con­tra Co­rea se ob­ser­va­ron fa­len­cias que con­tra Sue­cia no po­de­mos per­mi­tir­nos, ya que pue­den cos­tar­nos el bo­le­to.

Oso­rio re­co­no­ció que se co­me­tie­ron fa­llas por “no re­sol­ver en el ori­gen y lle­gar has­ta la con­se­cuen­cia”, y es que con­for­me pa­sa­ron los mi­nu­tos, so­bre to­do an­te Co­rea, ca­ye­ron en im­pre­ci­sio­nes y erro­res en las sa­li­das, al me­nos dos de Andrés Guar­da­do y al­gu­nas otras de Ed­son Ál­va­rez, que desem­bo­ca­ron en ju­ga­das que de­ja­ron a los asiá­ti­cos mano a mano con Gui­ller­mo Ochoa.

Sue­cia, equi­po que irá a ma­tar o mo­rir pa­ra con­se­guir su pa­se, pro­vo­ca­rá un due­lo de al­ta ten­sión, pe­ro Mé­xi­co se en­fren­ta­rá a su ri­val más fuer­te: él mis­mo. Na­da más pe­li­gro­so pa­ra Juan Car­los Oso­rio y sus mu­cha­chos que un par­ti­do, prác­ti­ca­men­te, de eli­mi­na­ción di­rec­ta, ins­tan­cia de la cual no se tie­nen bue­nos re­cuer­dos, y es que aun­que que­ra­mos de­jar atrás las go­lea­das con­tra Ale­ma­nia en Con­fe­de­ra­cio­nes, y Chi­le en Co­pa Amé­ri­ca, és­tas de­ben es­tar más pre­sen­tes que nun­ca, co­mo apren­di­za­je, cla­ro es­tá. El exa­men de Oso­rio no fue Ale­ma­nia, el ver­da­de­ro exa­men es Sue­cia; a pre­sión, con ju­ga­do­res aper­ci­bi­dos y con una reali­dad: de 23 fut­bo­lis­tas, só­lo 13 o 14 son fun­cio­na­les de acuer­do con la re­gu­la­ri­dad mos­tra­da, y en­tre ellos no cuen­ta con su­plen­tes na­tu­ra­les de Héc­tor Mo­reno ni Héc­tor He­rre­ra pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de las tar­je­tas.

¿Có­mo en­gran­de­cer­se? De­jan­do de ser as­pi­ran­te re­sol­vien­do ca­ren­cias en ins­tan­cias cla­ves pa­ra con­ver­tir­se en au­tén­ti­cos ac­to­res del Mun­dial. Mu­chas ve­ces los par­ti­dos no se ga­nan con lo que has en­tre­na­do, sino con la ca­be­za, es ahí don­de el fut­bo­lis­ta me­xi­cano de­be­rá gra­duar­se. ¿Pre­sión? De­ma­sia­da. Si Mé­xi­co no ter­mi­na de ce­rrar los par­ti­dos an­tes de los mi­nu­tos fi­na­les, pue­de caer en des­gra­cia, y esa his­to­ria ya la vi­vi­mos. De na­da ser­vi­rán las his­tó­ri­cas ra­chas ro­tas co­mo vi­si­tan­te en la Eli­mi­na­to­ria, o el gol­pe en la me­sa fren­te a Ale­ma­nia. Es aho­ra o nun­ca pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción y pa­ra el pro­pio Oso­rio. No se tra­ta de ca­llar bo­cas ni de de­mos­trar quién te­nía ra­zón, o si las ro­ta­cio­nes fue­ron es­tra­te­gia o no, se tra­ta de tras­cen­der. Ter­mi­nar co­mo lí­der de gru­po, y ser el me­jor equi­po de la pri­me­ra fa­se del Mun­dial se­ría el pri­mer pa­so pa­ra con­ti­nuar con el ob­je­ti­vo: el quin­to par­ti­do, o quizá más allá, siem­pre des­de el ori­gen y no des­de la con­se­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.