En Me­mo­ria de Ma­rie Jo

Capital Estado de Mexico - - LOCAL - Gui­ller­mo Gar­du­ño

Ma­rie Jo: La te­rre­nal, la de la be­lle­za im­pre­sio­nan­te, la que su­po ba­jar de su nu­be a Oc­ta­vio Paz ha de­ja­do es­te mun­do, qui­zá pa­ra en­con­trar­se con él o pa­ra dis­fru­tar de la exis­ten­cia, en otro te­rreno y re­co­brar, por fin el de­por­te que siem­pre qui­so, ser te­nis­ta, mis­mo que ejer­ció an­tes de co­no­cer al poe­ta y de ser la ins­pi­ra­do­ra de la poe­sía tras­cen­den­tal, ¿y por qué no?, de dar­le la tras­cen­den­cia que siem­pre bus­có es­te es­cri­tor.

La de la son­ri­sa en­can­ta­do­ra, de­jó de di­bu­jar­la el día de ayer, una son­ri­sa pa­re­ci­da de al­gún mo­do con la de Sop­hia Lo­ren, la actriz ita­lia­na, qui­zá por las di­men­sio­nes de su bo­ca y la den­ta­du­ra per­fec­ta que am­bas po­seen y que se con­vir­tió en el ca­so de Ma­rie Jo una es­pe­cie de lla­ve pa­ra abrir las puer­tas de los si­tios más se­cre­tos de la vi­da.

La ter­ce­ra mu­jer que tu­vo Oc­ta­vio, la pri­me­ra es­po­sa, su amor lo­co-ju­ve­nil, fue la eté­rea Ele­na Ga­rro, la que siem­pre vi­vió en­tre las nu­bes, la que nun­ca se adap­tó a lo que te­nía a su al­re­de­dor, es por eso que creó su pro­pio mun­do al es­cri­bir dos ejem­plos de lo le­jano a la reali­dad: La cul­pa es de los Tlax­cal­te­cas, re­la­to vi­go­ro­so; y la cum­bre de la no­ve­lís­ti­ca me­xi­ca­na: Los re­cuer­dos del por­ve­nir, que no le pide na­da a Pe­dro Pá­ra­mo ni a Cien años de so­le­dad.

La se­gun­da mu­jer Bo­na Ti­ber­te­lli de Pi­sis, la pin­to­ra que tra­jo de ca­be­za a mu­chos au­to­res su­rrea­lis­tas a fi­na­les de 1948, que sir­vió de ba­se pa­ra que Paz pu­die­ra en­gen­drar: La lla­ma do­ble, en

1963, don­de ma­ne­ja a la per­fec­ción el des­cu­bri­mien­to del amor y de las acciones que trae con­si­go.

Ma­rie-Jo­sé Tra­mi­ni, la de las pier­nas lar­gas, la de la fi­gu­ra grá­cil y la de la son­ri­sa y ca­be­lle­ra es­plen­do­ro­sa, fue la que con­vir­tió a es­te es­cri­tor en un au­tor te­rre­nal y que lo­gra­ra pa­sar de la con­tem­pla­ción de la be­lle­za a hun­dir­se en ella, pa­ra des­cu­brir que es hu­mano y que las mu­je­res an­te­rio­res, só­lo fue­ron sue­ños y por lo mis­mo, pa­sa­je­ros y ca­si no re­cor­da­bles.

Des­can­se en paz la que co­no­ció a fon­do a Oc­ta­vio Paz y lo con­so­li­dó co­mo un gran poe­ta, quien con el pa­so del tiem­po con­so­li­dó su queha­cer co­mo tal. ¡Sa­lud Ma­rie-Jo don­de quie­ra que es­tés!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.