CARLOS FE­RREY­RA CARRASCO

El pe­rio­dis­mo que vie­ne

Capital Estado de Mexico - - PORTADA - Carlos Fe­rrey­ra Carrasco

No me pa­re­ce que ocu­rra na­da nue­vo con los anun­cios de la cen­tra­li­za­ción in­for­ma­ti­va en ofi­ci­nas del ya in­mi­nen­te pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Si nos ate­ne­mos a la his­to­ria, ve­re­mos que des­de siem­pre los man­da­ta­rios in­ten­ta­ron po­ner a los me­dios a su ser­vi­cio. Em­pe­za­ron, re­cor­de­mos, cuan­do

Lá­za­ro Cár­de­nas creó la ofi­ci­na de pro­pa­gan­da ofi­cial.

Hu­bo de mé­to­dos a mé­to­dos. El clá­si­co y su­pe­ra­do ha­ce mu­cho po­nien­do la em­pre­sa en ma­nos de en­ri­que­ci­dos neo­pe­rio­dis­tas, la Pro­duc­to­ra e Im­por­ta­do­ra de Pa­pel

(PIPSA), que con cré­di­tos y la sus­pen­sión de en­tre­gas de pa­pel pa­ra los dia­rios, so­me­tía a to­dos los me­dios im­pre­sos.

Tam­bién se usa­ba a Ha­cien­da y al IMSS con­do­nan­do pa­gos y ol­vi­dan­do im­pues­tos no li­qui­da­dos.

Cuan­do Díaz Or­daz era el man­da­ta­rio en turno, don Fran­cis­co Ga­lin­do Ochoa era su pis­to­le­ro pe­rio­dís­ti­co, ta­rea que si­guió cum­plien­do fue­ra del cir­cui­to ofi­cial. Se reu­nía con co­lum­nis­tas es­pe­cial­men­te, les dic­ta­ba sus tex­tos o les da­ba la pau­ta pa­ra ele­var o de­rrum­bar a tal o cual hom­bre pú­bli­co.

Cé­le­bre co­mo je­fe de Pren­sa de la Pre­si­den­cia, Ma­nuel Alon­so ter­mi­nó apro­pián­do­se del dia­rio Uno­má­suno que Mi­guel de la Ma­drid ex­pro­pió –ca­so igual al de Ex­cél­sior, pe­ro sin tan­to ba­ru­llo.

Su an­te­ce­sor, José Ló­pez Por­ti­llo, pro­bó con va­rios vo­ce­ros que nun­ca le rin­die­ron bue­nas cuen­tas, por lo que tu­vo que mi­rar atrás y con­cluir su pe­rio­do con don Pan­cho Ga­lin­do, cu­ya me­jor ac­tua­ción fue cuan­do an­te un co­men­ta­rio de Luis Eche­ve­rría, na­da gra­to pa­ra el go­bierno, pu­bli­có aque­lla pá­gi­na com­ple­ta con la fra­se: ¿Tú tam­bién, Luis?

La ex­pre­sión pa­ro­dia­ba la de Cé­sar cuan­do es apu­ña­la­do por Bru­to.

Por cier­to el ma­ne­ja­dor de la pren­sa en tiem­pos de Eche­ve­rría fue Faus­to Za­pa­ta, quien mo­der­ni­zó los sis­te­mas, es­ta­ble­ció lí­neas de co­mu­ni­ca­ción per­ma­nen­te con los dia­rios ex­tran­je­ros y con­tra­tó co­mo au­xi­liar a Alon­so.

Hu­bo otros, me­dio­cres la ma­yo­ría y al­gu­nos lis­tos co­mo Carlos Sa­lo­món, cu­ya úni­ca mi­sión en la vi­da era la de en­ri­que­cer­se, lo que lo­gró am­plia­men­te. Se ini­ció en la vi­da pú­bli­ca co­mo se­cre­ta­rio de Elba Est­her, que lo co­lo­có en una de­le­ga­ción de la que sa­lió con una có­mo­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro su ma­yor glo­ria la en­con­tró en la Lo­te­ría Na­cio­nal.

Se re­ti­ró a tiem­po, tal co­mo hi­zo Héc­tor Morales, quien fue­ra je­fe de Pren­sa de Ze­di­llo en Edu­ca­ción y al asu­mir la Pre­si­den­cia, lo nom­bró en Me­la­te. Tam­bién se fue a dis­fru­tar de sus bien ga­na­dos aho­rros.

Morales for­ma­ba par­te del Chi­lo­rio

Po­wer, un gru­po si­na­loen­se de je­fes de Pren­sa, pe­ro esa es otra his­to­ria...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.