Ma­nuel Bartlett, de­fi­ni­ción de ré­gi­men priis­ta de AMLO

Capital Estado de Mexico - - NACIONAL - Car­los Ramírez

En una reunión con pe­rio­dis­tas, el em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se, Jef­frey Da­vi­dow, res­pon­dió una pre­gun­ta que cir­cu­la­ba en el am­bien­te al co­men­zar el se­xe­nio de Fox: ¿te­nía Ma­nuel Bartlett Díaz, en­ton­ces se­na­dor priis­ta, pro­ble­mas en EU por el ca­so del ase­si­na­to del agen­te de la DEA En­ri­que Ca­ma­re­na Sa­la­zar en 1985, cuan­do Bartlett era se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción? La pre­gun­ta con­cre­ta fue:

–¿Pue­de en­trar Bartlett a EU o tie­ne al­gu­na prohi­bi­ción?

El em­ba­ja­dor res­pon­dió:

–El se­ñor Bartlett Díaz pue­de in­gre­sar sin res­tric­cio­nes a EU.

Y guar­dó si­len­cio un par de se­gun­dos, y agre­gó:

–Sa­lir, quién sa­be.

Aho­ra den­tro de la pro­pia coa­li­ción lo­pe­zo­bra­do­ris­ta han sa­li­do los enojos por tal dis­tin­ción y han re­cor­da­do el pa­pel de Bartlett co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Fe­de­ral Elec­to­ral en ju­lio de 1988 en el con­teo in­te­rrum­pi­do de los vo­tos pre­si­den­cia­les.

Pe­ro Bartlett fue más que el res­pon­sa­ble de la caí­da del sis­te­ma de con­teo de vo­tos en 1988. Es­tu­vo en el PRI y en Go­ber­na­ción de 1967 a 1976 en áreas que tu­vie­ron vin­cu­la­ción po­lí­ti­ca con el 68 y el hal­co­na­zo de 1971. En 1979 se su­mó a Mi­guel de la Ma­drid: ase­sor po­lí­ti­co, ope­ra­dor de la pre­cam­pa­ña, se­cre­ta­rio general del PRI en 1982 pa­ra con­tro­lar di­si­den­cias con­tra el tec­nó­cra­ta De la Ma­drid y se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción en di­ciem­bre de 1982.

En Go­ber­na­ción fun­cio­nó co­mo la al­da­ba priis­ta del ré­gi­men: en 1986 le to­có ma­ne­jar la elec­ción frau­du­len­ta de go­ber­na­dor en Chihuahua a fa­vor del PRI y su prin­ci­pal alia­da fue la maes­tra El­ba Est­her Gor­di­llo; por eso co­mo se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción no se atre­vió a to­car al sindicato ma­gis­te­rial. Bartlett ope­ró la elec­ción de Sa­li­nas en 1988 y se que­dó con los se­cre­tos del sis­te­ma de cómpu­to; por eso el pre­si­den­te Sa­li­nas le dio Edu­ca­ción y des­pués co­mi­sio­nó na­da me­nos que a su su­per­ase­sor Jo­seph-Ma­rie Cór­do­ba Mon­to­ya pa­ra que ma­ne­ja­ra su des­ta­pe co­mo can­di­da­to a go­ber­na­dor de Pue­bla.

De 1983 a 1985 Bartlett tu­vo el con­trol di­rec­to del apa­ra­to de es­pio­na­je gu­ber­na­men­tal en Go­ber­na­ción: In­ves­ti­ga­cio­nes Po­lí­ti­cas y So­cia­les y Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad. El director de la DFS fue Jo­sé An­to­nio Zo­rri­lla Pé­rez, un ac­ti­vo de Fer­nan­do Gu­tié­rrez Ba­rrios, aun­que en la po­li­cía po­lí­ti­ca se su­bor­di­nó a las ór­de­nes di­rec­tas de Bartlett.

Por tan­to, la des­com­po­si­ción de la

DFS fue tam­bién co­rres­pon­sa­bi­li­dad de Bartlett: re­pre­sión a di­si­den­tes, co­rrup­ción de lí­de­res so­cia­les, pro­tec­ción de la DFS a nar­co­tra­fi­can­tes, re­la­cio­nes con la CIA y el co­rri­mien­to de la DFS ha­cia la Sta­si de Ale­ma­nia co­mu­nis­ta y por tan­to de la KGB so­vié­ti­ca. Por la pro­tec­ción de la DFS al nar­co ase­si­na­ron al pe­rio­dis­ta Ma­nuel Buen­día, columnista de Ex­cél­sior, en 1984, y la DFS fue acu­sa­da del cri­men. Y en 1985 el em­ba­ja­dor John Ga­vin de­nun­ció que la DFS pro­te­gía a nar­cos.

Bartlett no só­lo re­pre­sen­ta la ima­gen del frau­de elec­to­ral de Es­ta­do en 1988, sino tam­bién de la se­gu­ri­dad po­lí­ti­ca del ré­gi­men priis­ta en 1983-1985. Y su pa­pel co­mo el po­li­cía po­lí­ti­co del neo­li­be­ra­lis­mo de­la­ma­dri­dis­ta-sa­li­nis­ta 1979-1993. En 2006 Bartlett rom­pió con el PRI, pi­dió el vo­to útil por Ló­pez Obra­dor y en 2012 és­te lo pre­mió con la se­na­du­ría plu­ri por el PT.

Si hay un per­so­na­je del vie­jo ré­gi­men si­nies­tro del PRI, en di­ciem­bre es­ta­rá en la CFE del nue­vo go­bierno de los re­di­mi­dos por Ló­pez Obra­dor.

Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La po­lí­ti­ca es el po­der, no jar­dín de ni­ños.

Si yo fue­ra Ma­quia­ve­lo: “El no ser odia­do por el pue­blo es uno de los re­me­dios más efi­ca­ces de que dis­po­ne un prín­ci­pe con­tra las con­ju­ra­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.