“Ra­su­rar” el sis­te­ma ju­di­cial

Capital Hidalgo - - PORTADA - VLA­DI­MIR GA­LEA­NA

Cuan­do un ami­go y com­pa­ñe­ro de Ge­ne­ra­ción 1973-1977 de la Fa­cul­tad de Le­yes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, que tra­ba­ja­ba en el sis­te­ma ju­di­cial de uno de los es­ta­dos más po­bres y her­mo­sos del país me se­ña­ló que an­te la po­si­bi­li­dad de que An­drés Ma­nuel López Obra­dor ga­na­ra la pre­si­den­cia de la Re­pu­bli­ca, él ini­cia­ría el trá­mi­te de su ju­bi­la­ción pa­ra evi­tar que su sa­la­rio le fue­ra dis­mi­nui­do, y por con­se­cuen­cia, dis­mi­nui­ría con­si­de­ra­ble­men­te la pen­sión men­sual que le to­ca­ría re­ci­bir.

Cuan­ta ra­zón te­nía, por­que aho­ra la ame­na­za de dis­mi­nu­ción de los sa­la­rios de quie­nes tra­ba­jan en el Po­der Ju­di­cial del país ten­drán que adap­tar­se a una se­ve­ra re­duc­ción de sus emo­lu­men­tos en el ca­so de que el pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca de­ci­da im­po­ner un de­cre­to en ese sen­ti­do, aun­que tam­bién ha­brá que ob­ser­var cua­les se­rian las reac­cio­nes de quie­nes se de­di­can a la im­par­ti­ción de la jus­ti­cia, y por con­se­cuen­cia la for­ma en que li­ti­ga­rían an­te sí mis­mos la de­ci­sión pre­si­den­cial.

Mien­tras tan­to An­drés Ma­nuel López Obra­dor se­ña­ló que el ser­vi­cio pú­bli­co no es pa­ra ha­cer di­ne­ro, sino pa­ra ser­vir a los ciu­da­da­nos, pe­ro que de to­das for­mas tie­nen li­ber­tad pa­ra in­con­for­mar­se, aun­que tam­bién acla­ró que si­gue cre­yen­do que hay co­rrup­ción cuan­do un fun­cio­na­rio pu­bli­co lle­ga a re­ci­bir has­ta seis­cien­tos mil pe­sos men­sua­les, alu­dien­do di­rec­ta­men­te a los mi­nis­tros de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción, quie­nes po­de­mos estar se­gu­ros bus­ca­rán no per­der sus pri­vi­le­gios.

Con el ra­zo­na­mien­to de que per­te­ne­cen a un po­der dis­tin­to, y que cuen­tan con ple­na au­to­no­mía pa­ra de­ter­mi­nar sus pro­pios emo­lu­men­tos por la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen de im­par­tir jus­ti­cia, y que no pue­de ha­ber in­va­sión de fa­cul­ta­des, se­gu­ra­men­te los mi­nis­tros de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción tra­ta­rán de no so­me­ter­se a los de­sig­nios del pre­si­den­te, o al me­nos ini­cia­rán pro­ce­di­mien­tos que ten­drán que re­sol­ver ellos mis­mos.

Esa cir­cuns­tan­cia po­dría re­sul­tar una de los dis­pa­ra­tes ju­rí­di­cos más im­por­tan­tes de la his­to­ria de es­te país, por­que ca­da uno de los Po­de­res de la Unión man­tie­ne su pro­pia di­ná­mi­ca en torno a las fa­cul­ta­des que les otor­ga la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, y aun­que en el pa­sa­do la cos­tum­bre po­lí­ti­ca sur­gi­da de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na su­pe­di­ta­ba a la Cor­te y al Le­gis­la­ti­vo a las in­di­ca­cio­nes del Eje­cu­ti­vo, los avan­ces de la de­mo­cra­cia han pro­pi­cia­do esa se­pa­ra­ción.

En lo per­so­nal siem­pre he cri­ti­ca­do de abe­rran­te que los mi­nis­tros de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción ten­gan sa­la­rios su­pe­rio­res a los seis­cien­tos mil pe­sos, y si com­pa­ra­mos es­ta can­ti­dad con el sa­la­rio mí­ni­mo, un sim­ple tra­ba­ja­dor ten­dría que es­pe­rar 20 años pa­ra ob­te­ner la mis­ma can­ti­dad sa­la­rial que un mi­nis­tro ga­na en trein­ta días.

Sin lu­gar a du­das esa es una de las ma­yo­res in­jus­ti­cias que po­dría co­me­ter el ór­gano en­car­ga­do de la im­par­ti­ción de jus­ti­cia. Abe­rran­te, ¿no? Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.