La au­to­pis­ta al averno…

Capital Hidalgo - - NACIONAL - Car­los Fe­rrey­ra Ca­rras­co car­lo­s_­fe­rrey­ra_­ca­rras­[email protected]­mail.com

En al­gu­na par­te la bi­blia afir­ma que an­tes pa­sa­rá un ca­me­llo por el ojo de una agu­ja, que un ri­co lle­gue al cie­lo. Se re­la­cio­na con el di­cho po­pu­lar de que el ca­mino al In­fierno es­tá lleno de bue­nas in­ten­cio­nes; yo rec­ti­fi­ca­ría: es­tá lleno de do­blo­nes… de oro.

Vie­ne a la men­te el pur­pu­ra­do Oné­si­mo Ce­pe­da que el mar­tes es­tu­vo en el Se­na­do pa­ra apo­yar a un ami­go de ape­lli­do Ha­ces, pas­tor mo­re­nis­ta de una coa­li­ción de sin­di­ca­tos que pre­ten­den bo­rrar del ma­pa a la le­gen­da­ria y ya in­ser­vi­ble CTM de Fi­del Ve­láz­quez.

Oné­si­mo, ex­hi­bi­cio­nis­ta y des­len­gua­do, pre­su­me ha­ber si­do so­cio de Car­los Slim y ga­na­do in­cuan­ti­fi­ca­bles can­ti­da­des de oro gra­cias a las ca­sas de bol­sa don­de mi­les de ciu­da­da­nos de a pie per­die­ron su pa­tri­mo­nio cuan­do se en­can­di­la­ron con los ren­di­mien­tos que nun­ca les die­ron. Un ro­bo abier­to.

Pa­ra es­car­nio y ver­güen­za de San Fran­cis­co de Asís, “el mí­ni­mo y dul­ce” pa­trono de los ani­ma­les a los que con­si­de­ra­ba obra de Dios, el cu­ra eca­te­pe­quen­se se hin­cha re­cor­dan­do sus tiem­pos de as­pi­ran­te a ma­ta­dor. La fies­ta bra­va, afi­ción y vi­cio has­ta la fe­cha, don­de pre­sen­cia la tor­tu­ra in­fa­me de los ani­ma­les des­de la ba­rre­ra, aba­jo, en los bur­la­de­ros por­que es ami­go, so­cio, del em­pre­sa­rio.

Re­ple­to de his­to­rias, el en­so­ta­na­do lo­gró que el pre­si­den­te Er­nes­to Ze­di­llo le cons­tru­ye­ra su ca­te­dral en San Bar­to­lo Eca­te­pec o Eca­te­pec de Mo­re­los, y asis­tie­ra a la inau­gu­ra­ción del gran cen­tro de reunión de los ca­tó­li­cos de la re­gión.

Con sim­ple­za, obra sin li­ci­ta­ción, sin in­for­ma­ción so­bre las to­ne­la­das de di­ne­ro que cos­tó y me­nos so­bre las par­ti­das que con­tri­bu­ye­ron a lo que se con­vir­tió en un ne­go­cio más del adi­ne­ra­do sa­cer­do­te.

Con enor­me fa­ci­li­dad pa­ra co­lar­se en las es­fe­ras de la al­ta so­cie­dad, se hi­zo ami­go y con­fi­den­te de una se­ño­ra de edad ma­du­ra, Ol­ga Az­cá­rra­ga, de la fa­mi­lia que to­dos sa­be­mos. De la ca­sa de la da­ma, Ze­pe­da arram­bló con una se­rie de pin­tu­ras de au­to­res eu­ro­peos prin­ci­pal­men­te, cu­yo va­lor fue ta­sa­do en cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res.

Cuan­do se vino el plei­to, Oné­si­mo, ho­nes­tí­si­mo, se de­fen­dió co­mo ga­to bo­ca­rri­ba. Ha­bló de una transac­ción eco­nó­mi­ca sin que se co­no­cie­ra el mon­to, pe­ro al pe­dír­se­le do­cu­men­tos que lo ava­la­ran, cam­bió pa­ra afir­mar que se tra­ta­ba de la re­cu­pe­ra­ción de un prés­ta­mo no li­qui­da­do por la se­ño­ra Az­cá­rra­ga.

To­tal, 130 mi­llo­nes de dó­la­res en efec­ti­vo y sin re­ci­bo de los que no in­for­mó su pro­ce­den­cia, ni el pa­go de im­pues­tos.

Oné­si­mo Ce­pe­da es­tu­vo el mar­tes en el Se­na­do don­de re­cor­dó su afi­ción a los to­ros y a los ne­go­cios ju­go­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.