VLADIMIR GALEANA

Re­volu­ción so­cial

Capital Mexico - - PORTADA - Vladimir Galeana

La lle­ga­da de An­dres Ma­nuel Ló­pez Obra­dor a la pre­si­den­cia de la Re­pu­bli­ca mar­ca sin du­da un an­tes y un des­pués en la his­to­ria del sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano ac­tual, que ha si­do pro­duc­to de la eta­pa co­no­ci­da co­mo la Re­volu­ción Me­xi­ca­na, y que se ha man­te­ni­do vi­gen­te a pe­sar de que en tres oca­sio­nes el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal, he­re­de­ro ideo­ló­gi­co del mo­vi­mien­to so­cial más re­pre­sen­ta­ti­vo del Si­glo XX, ha te­ni­do que de­jar el po­der y su­mar­se a la lla­ma­da al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca ini­cia­da con el arri­bo de Vi­cen­te Fox Que­sa­da a la pre­si­den­cia de la Re­pu­bli­ca.

El fenómeno en que se con­vir­tió An­dres Ma­nuel

Ló­pez Obra­dor des­pués de dos fra­ca­sos en su in­ten­to por al­can­zar el po­der, ha­bla de una des­com­po­si­ción or­gá­ni­ca del Par­ti­do He­ge­mó­ni­co que du­ran­te mu­cho tiem­po se man­tu­vo en el po­der por­que tu­vie­ron la vir­tud de que pe­se al fuer­te enojo po­pu­lar su­pie­ron rein­ven­tar­se ca­da vez, an­te un elec­to­ra­do acos­tum­bra­do al go­bierno de los hom­bres sur­gi­dos de la or­ga­ni­za­ción so­cial que se asu­mió co­mo he­re­de­ra de los pos­tu­la­dos del mo­vi­mien­to so­cial de 1910. Pa­ra de­cir­lo de otra for­ma, la lle­ga­da de An­dres Ma­nuel Ló­pez Obra­dor fue pro­duc­to de una nue­va re­volu­ción, pe­ro aho­ra de ín­do­le so­cial.

Y que bueno que el cam­bio de ré­gi­men lle­gó sin que se tu­vie­ra que de­rra­mar san­gre, por­que eso ha­bla de un tre­men­do has­tío de los me­xi­ca­nos por los ex­ce­sos co­me­ti­dos des­de el po­der, y que pro­pi­cia­ban ca­da seis años una nue­va ge­ne­ra­ción de ri­cos y po­ten­ta­dos que al ca­bo del tiem­po co­men­za­ron a po­ner en prác­ti­ca me­ca­nis­mos no tan so­lo pa­ra con­ser­var el po­der, sino pa­ra in­cre­men­tar.

Esos pri­vi­le­gios que tan­to las­ti­ma­ron a las cla­ses me­nes­te­ro­sas, de­jan­do el ca­mino lleno de re­sa­bios y en­cono.

Por se­gun­da vez la cla­se po­lí­ti­ca tri­co­lor tu­vo que en­tre­gar el po­der, con la pe­cu­lia­ri­dad de que quien aho­ra los se­pa­ró de la es­truc­tu­ra gu­ber­na­men­tal sur­gió de en­tre sus fi­las, y pe­se a que en oca­sio­nes se uti­li­zó el apa­ra­to del Es­ta­do Me­xi­cano pa­ra com­ba­tir su ac­ti­vis­mo, fi­nal­men­te en el ter­cer in­ten­to en­con­tró el ca­mino y el an­tí­do­to pa­ra evi­tar no tan so­lo la po­si­bi­li­dad de que se die­ra un nue­vo frau­de elec­to­ral, sino de que los dic­te­rios en su con­tra per­mea­ran en la con­cien­cia de los me­xi­ca­nos. An­dres Ma­nuel Ló­pez Obra­dor tu­vo no tan so­lo la osa­día de desafiar al sis­te­ma, sino de apa­bu­llar­lo.

Trein­ta mi­llo­nes de vo­tos le otor­gan la le­gi­ti­mi­dad su­fi­cien­te pa­ra in­ten­tar cam­bios re­le­van­tes en la prác­ti­ca po­lí­ti­ca de to­dos los días, pe­ro tam­bién pa­ra reorien­tar los in­tere­ses ideo­ló­gi­cos que son el sus­ten­to de la ope­ra­ción gu­ber­na­men­tal, y que los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res tri­co­lo­res ter­gi­ver­sa­ron pa­ra man­te­ner­se en las mie­les del po­der, y a la vez al­can­zar no­to­rie­dad y ri­que­za mal ha­bi­da. Pa­ra de­cir­lo más cla­ro, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no es un santo, pe­ro los priis­tas hi­cie­ron to­do por­que lo pa­re­cie­ra.

A mu­chos no les gus­ta­rá lo que aquí es­cri­bo, pe­ro quie­nes se sig­ni­fi­ca­ron co­mo los autores del triun­fo de An­dres Ma­nuel Ló­pez Obra­dor fue­ron los mis­mos que al­gu­na vez lo com­ba­tie­ron. Y no tu­vie­ron que ha­cer al­go nue­vo, sim­ple­men­te si­guie­ron con las mis­mas prác­ti­cas que pro­pi­cia­ron el sur­gi­mien­to de enor­mes for­tu­nas con­cen­tra­das en los em­pre­sa­rios del mo­men­to, y que fue­ron los de­po­si­ta­rios de las bon­da­des se­xe­na­les pa­ra los co­rrup­tos fun­cio­na­rios de al­to ni­vel, esos que por des­gra­cia nun­ca se­rán cas­ti­ga­dos por la im­pu­ni­dad pro­pia del mis­mo Sis­te­ma Po­lí­ti­co Me­xi­cano. La era AMLO ha co­men­za­do, pe­ro tie­ne mu­chos ge­nes del priis­mo an­qui­lo­sa­do. Oja­lá en­tien­da que la re­no­va­ción en prác­ti­ca y mo­do re­sul­ta pri­mor­dial pa­ra ser un buen go­ber­nan­te. Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.