Aque­llos tiem­pos…

Capital Mexico - - NACIONAL -

Ten­go la cer­te­za de que el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor año­ra aque­llos tiem­pos, los días en los que el par­ti­do, co­mo don Por­fi­rio el vie­jo, bueno el más vie­jo, el dic­ta­dor, era el po­der uní­vo­co, la de­ci­sión ab­so­lu­ta y la sa­bi­du­ría to­tal.

Co­mo hoy, el par­ti­do tri­co­lor te­nía el man­do so­bre las le­gis­la­tu­ras na­cio­nal y de los es­ta­dos; im­po­nía su man­do en el sec­tor ju­di­cial y una or­den del man­da­ta­rio en turno era in­dis­cu­ti­ble, sa­bia y sin lu­gar a du­da acer­ta­da.

Pe­ro con la di­fe­ren­cia que ya sea por de­ma­go­gia o por con­ve­nien­cia, se guar­da­ban cier­tas for­mas y aun­que no ha­bía con­sul­tas pú­bli­cas, se rea­li­za­ban son­deos “en los sec­to­res” in­te­gra­dos por el po­pu­lar que agru­pa­ba a las cla­ses so­cia­les sin dis­tin­go, el obre­ro que fun­cio­na­ba co­mo con­trol so­bre es­te gru­po y el cam­pe­sino, del que se de­cía que no era útil pa­ra pro­du­cir, pe­ro muy va­lio­so pa­ra vo­tar.

El par­ti­do de la re­vo­lu­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da sin­te­ti­za­ba a to­dos los gru­pos de in­te­rés y po­dría afir­mar­se que, sin pre­ci­sar ideo­lo­gías, lo mis­mo ca­bían allí los irre­den­tos iz­quier­do­sos no mar­xis­tas, que los cen­tris­tas –esa con­cen­tra­ción de me­die­ros des­com­pro­me­ti­da—y los de­re­chis­tas in­clu­si­ve afi­lia­dos a sec­tas re­li­gio­sas o igle­sias re­co­no­ci­das.

Sin ta­les con­tro­les ha­bía si­do di­fí­cil que en el país se hu­bie­sen po­di­do abrir las ca­rre­te­ras que por des­gra­cia los ca­mio­ne­ros, po­de­ro­sos po­lí­ti­cos, sus­ti­tu­ye­ron a los fe­rro­ca­rri­les, he­ren­cia por­fi­ris­ta que lo­gró la ca­si to­tal co­mu­ni­ca­ción en el país con acen­to en la mo­vi­li­za­ción de los gru­pos so­cia­les me­nos fa­vo­re­ci­dos.

Una con­sul­ta y an­te el po­der de las pe­tro­le­ras y el te­mor al po­si­ble des­em­pleo por la su­pues­ta fal­ta de ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de esa ri­que­za, hu­bie­se da­do al tras­te con la na­cio­na­li­za­ción igual que po­dría ha­ber su­ce­di­do en la ex­pro­pia­ción de la elec­tri­ci­dad.

La par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar era evi­den­te, al con­vo­car pa­ra con­tri­buir a la in­dem­ni­za­ción de las pe­tro­le­ras, se re­gis­tra­ron ca­sos en los que la gen­te acu­dió con su ga­lli­ni­ta, su puer­qui­to o cua­les­quie­ra otras pro­pie­da­des que les sig­ni­fi­ca­ba un sa­cri­fi­cio su en­tre­ga, pe­ro pen­sa­ron y te­nían ra­zón, que va­lía la pe­na.

Los tiem­pos cam­bian y hoy, sea­mos jus­tos, quie­nes se ape­lo­to­nan al­re­de­dor del nue­vo Tla­toa­ni, lo ha­cen con el fin de ob­te­ner be­ne­fi­cios sin me­di­da. Sa­la­rios re­du­ci­dos, sí, pe­ro gas­tos y apo­yos a gra­nel. Así, los dipu­tados des­ca­ra­da­men­te y sin que les tiem­ble la voz, anun­cian su per­cep­ción de fin de año: 235 mil pe­sos apar­te de sus emo­lu­men­tos ins­ti­tu­cio­na­les.

Esos, los que es­tán a la vis­ta, pe­ro ¿y los de­más?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.