UNA ES­TU­DIAN­TE DE LA UNAM RE­LA­TA EL ACO­SO QUE SU­FRIÓ POR PAR­TE DE SU MAES­TRA

Pro­to­co­los uni­ver­si­ta­rios no al­can­zan pa­ra de­fen­der­la

Capital Mexico - - PORTADA - MON­SE­RRAT MÉN­DEZ

El­vi­ra con­si­de­ra que el gé­ne­ro es una cons­truc­ción so­cial. Ella se vis­te de for­ma an­dró­gi­na y eso le tra­jo di­fe­ren­cias con sus pa­dres. A los 17 años com­par­tió con su maes­tra de ma­te­má­ti­cas de ter­cer se­mes­tre esa ideo­lo­gía de gé­ne­ro y la tur­bu­len­cia fa­mi­liar que atra­ve­sa­ba.

Sin em­bar­go, la res­pues­ta no fue la es­pe­ra­da: la do­cen­te po­nía a te­ma, en cla­se y en pri­va­do, la se­xua­li­dad de la jo­ven y le pe­día que ad­mi­tie­ra que era les­bia­na.

Los co­men­ta­rios subie­ron de ni­vel al gra­do de rom­per su es­pa­cio vi­tal, in­ten­tar to­car­le una pier­na en un apa­ren­te jue­go y de­cir­le “si fue­ras hom­bre me ca­sa­ría con­ti­go”. El­vi­ra re­cuer­da esos co­men­ta­rios que la in­co­mo­da­ron. Una ma­ña­na fría la maes­tra le di­jo si no se le an­to­ja­ba es­tar ba­jo las sá­ba­nas, “des­nu­da”, con su pa­re­ja.

Por mu­chas se­ma­nas la jo­ven du­dó de su se­xua­li­dad. Te­mía asis­tir a cla­se por­que el aco­so con­ti­nua­ría, pe­ro desea­ba com­pla­cer a su do­cen­te en to­do. Es­ta si­tua­ción preo­cu­pó mu­cho a su fa­mi­lia. Su ma­dre no­tó cam­bios: no co­mía, dor­mía mu­cho, así que to­mó car­tas en el asun­to.

Em­pu­ja­da por el apo­yo de sus com­pa­ñe­ros de gru­po, El­vi­ra es­cri­bió una car­ta don­de se de­nun­cia­ba que la maes­tra se di­ri­gía a ellos con apo­do y usa­ba la cla­se pa­ra ha­blar de sus “ac­tos” al­truis­tas. Al fi­nal de la que­ja se lee que el gru­po es­ta­ba “alar­ma­do de­bi­do al aco­so que es­tá su­frien­do una com­pa­ñe­ra”.

Pe­se a que El­vi­ra te­nía mie­do a las re­pre­sa­lias que sus ami­gos po­drían su­frir, en­ten­dió que era una víc­ti­ma. La car­ta fue en­tre­ga­da a la di­rec­ción por otra maes­tra. La ma­dre de El­vi­ra asis­tió al plan­tel pa­ra ha­blar con la aco­sa­do­ra sin con­cre­tar na­da y des­pués fue a la di­rec­ción pa­ra so­li­ci­tar una reunión con la en­ton­ces ti­tu­lar del plan­tel.

La ma­ña­na si­guien­te le mar­ca­ron pa­ra de­cir­le que se pre­sen­ta­ra a las 10:00 en la di­rec­ción. La in­ten­ción era de­nun­ciar que su hi­ja era aco­sa­da por una do­cen­te. Al lle- gar a la ofi­ci­na en­con­tra­ron, ade­más del en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral y un abo­ga­do, a la maes­tra aco­sa­do­ra y un com­pa­ñe­ro con quien El­vi­ra ha­bía te­ni­do un des­en­cuen­tro.

De in­me­dia­to, se pro­ce­dió a ha­cer una me­dia­ción por un con­flic­to en­tre es­tu­dian­tes. La ma­má de El­vi­ra di­jo que ese no era el te­ma. Ni el se­cre­ta­rio ge­ne­ral ni el abo­ga­do –re­la­tan El­vi­ra y su ma­dre– pa­ra­ron la con­fron­ta­ción en­tre la víc­ti­ma y su agre­so­ra. El se­cre­ta­rio pi­dió a la jo­ven de­cla­rar qué le ha­cía su maes­tra.

De acuer­do con el Pro­to­co­lo pa­ra la Aten­ción de Ca­sos de Vio­len­cia de Ge­ne­ro de la UNAM, pue­de ser la víc­ti­ma o un ter­ce­ro quien pon­ga la de­nun­cia; si es me­nor de edad se si­gue de ofi­cio.

El­vi­ra fue so­me­ti­da, sin su con­sen­ti­mien­to, sin con­sul­tar­la o ex­pli­car­le el pro­ce­so, a la me­dia­ción. No le to­ma­ron una de­cla­ra­ción pre­via –co­mo el pro­to­co­lo lo in­di­ca–, la se­sión fue en “ca­lien­te”. Ade­más, des­co­no­cía que su agre­so­ra es­ta­ría en la mis­ma ha­bi­ta­ción. Tem­bla­ba sin pa­rar, no po­día res­pi­rar en esa ha­bi­ta­ción que veía tan pe­que­ña, es­ta­ba ma­rea­da, no po­día ha­blar al­to. Re­cuer­da la mi­ra­da de inocen­cia en la do­cen­te agre­so­ra y co­mo to­do lo que le con­fió era ex­pues­to en aque­lla ofi­ci­na.

Ade­más fue obli­ga­da a ex­po­ner, fren­te a su agre­so­ra, lo que pa­só. No se apli­có el pro­to­co­lo, me­nos se con­tem­pló la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

CA­PI­TAL ME­DIA bus­có a la maes­tra se­ña­la­da pa­ra con­sul­tar­la so­bre el ca­so. En un pri­mer mo­men­to ac­ce­dió a una en­tre­vis­ta só­lo fren­te a per­so­nal de la UNAM, por lo que pi­dió tiem­po pa­ra con­sul­tar­los. Al in­ten­tar co­mu­ni­car­nos nue­va­men­te con ella, es­ta blo­queó los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de Fa­ce­book y por te­lé­fono. En el pri­me­ro con­tac­to y sin cues­tio­nar­la so­bre su se­xua­li­dad, di­jo no ser les­bia­na y que pro­fe­sa­ba la re­li­gión cris­tia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.